• Enviar
  • Imprimir

Federación de Rusia/ Cáucaso septentrional: el CICR mantiene la ayuda en un entorno de seguridad precario

01-03-2011 Resumen de actividades N° 01/11

En un entorno de seguridad precario, el CICR sigue atendiendo las necesidades de los afectados por los conflictos pasados y la violencia actual en el Cáucaso septentrional.

El objetivo del CICR en el Cáucaso septentrional es doble: por una parte, ayudar a la población a recuperarse de los efectos de los conflictos de años atrás, especialmente en Chechenia e Ingushetia y, por otra, encontrar una solución apropiada al deterioro de la situación que se ha venido registrando en algunas zonas en los dos últimos años. “Cientos de familias de todas las condiciones sociales se han visto afectadas de uno u otro modo y presentan múltiples necesidades”, explicó Juan Luis Coderque Galligo, jefe de la delegación regional del CICR en Moscú. “El papel del CICR, como organización humanitaria neutral e independiente, es colaborar con las autoridades, la Cruz Roja de Rusia y otros asociados para aliviar el sufrimiento de estas familias, muchas de las cuales están encabezadas por mujeres”.

Con un presupuesto de 10,5 millones de francos suizos en 2011 para sus actividades en el Cáucaso septentrional, y una plantilla de 212 colaboradores en la región, el CICR:

  • financia iniciativas microeconómicas para ayudar a los más necesitados a recobrar la autosuficiencia económica; 

  • apoya un programa de visitas a domicilio de enfermeras dirigido por las secciones locales de la Sociedad de la Cruz Roja de Rusia;

  • continúa ocupándose de los casos de personas desaparecidas y promoviendo el bienestar de sus familias;

  • ofrece apoyo adicional a los afectados por la situación de seguridad actual

Para intervenir eficazmente en casos de emergencia, el CICR:

  • im parte formación al personal médico y pone a su disposición instalaciones sanitarias con material quirúrgico para casos de emergencia;

  • colabora con un programa de formación en primeros auxilios organizado por las secciones locales de la Cruz Roja de Rusia en el Cáucaso septentrional;

  • ayuda a las secciones a mejorar su preparación ante situaciones de emergencia.

Asimismo, el CICR continúa difundiendo el conocimiento del derecho internacional humanitario y los principios humanitarios entre las autoridades, las fuerzas armadas y de seguridad, y en escuelas y universidades.

Afrontar los efectos de los conflictos pasados

Los conflictos de años atrás en el Cáucaso septentrional siguen trastocando seriamente la vida de las personas desplazadas, los ancianos, las familias en las que la persona que proporcionaba el sustento desapareció o está detenida, las personas que viven en zonas plagadas de minas, o los discapacitados y las personas que sufrieron la amputación de algún miembro.

Ayudar a la población a recuperar la autosuficiencia

Para ayudar a los más necesitados a afrontar las dificultades, el CICR colabora en diversas iniciativas macroeconómicas. Gracias a un programa iniciado en 2005, mucha gente ha podido emprender pequeños negocios familiares en la agricultura, cría de ganado, artesanía, comercio u otros servicios. También han recibido formación profesional para desarrollar habilidades específicas. Desde su puesta en marcha, el programa ha contribuido a que más de 25.000 personas aumenten sus ingresos.

“Almacenar heno para la venta es un negocio rentable en la región, así que, cuando oí hablar de estas iniciativas microeconómicas solicité una segadora”, explica Adam, uno de los beneficiarios del programa. “Ahora gano unos 15.000 rublos al mes durante los seis meses que dura la tempo rada. Con este dinero mi familia puede vivir sin preocupaciones”.

Entre 2008 y 2010, el CICR apoyó cerca de 2.400 iniciativas microeconómicas, beneficiando a otras tantas familias de Chechenia e Ingushetia, y permitiéndoles incrementar sus ingresos en un 40 por ciento de media.

Ayuda a las personas que viven en zonas afectadas por las minas

Las minas continúan arruinando la vida de mucha gente en Chechenia. En la segunda mitad del año pasado, tres militares perdieron la vida, y otros cinco militares y cuatro civiles resultaron heridos por explosiones de minas. Además, como no se retiran las minas ni se señalizan las zonas peligrosas, mucha gente no puede ir a labrar sus tierras, renunciando así a una importante fuente de ingresos, especialmente en las zonas rurales. Los proyectos microeconómicos apoyados por el CICR les ofrecen alternativas para que puedan ganar dinero sin exponerse al riesgo de las minas. Hasta la fecha, se han puesto en marcha unos 140 proyectos en siete localidades del sur de Chechenia: Yandie, Boshie, Varandy, Dzhugurty, Benoy, Tsa-Vedeno y Vashindaroy. “Estos proyectos han ayudado a prevenir nuevos incidentes relacionados con las minas y ayudado a los habitantes a mejorar sus condiciones de vida”, afirmó un representante de las autoridades locales en la localidad de Dzhugurty, en el distrito de Kurchalov.

Abastecer de agua potable a las localidades más alejadas

El acceso al agua resulta bastante problemático en algunas zonas, especialmente en los distritos del sur de Chechenia, debido a los conflictos pasados y al deterioro de la infraestructura. Por eso, el CICR sigue ayudando a renovar las instalaciones de suministro de agua y saneamiento.

El verano pasado, el CICR, en colaboración con el organismo de obras hidráulicas checheno, emprendió un proyecto hidráulico en el poblado de Betti-Mohk, en el dist rito de Nozhay-Yurt. Además de proporcionar los materiales necesarios, construyó un depósito de agua de hormigón, y reparó y puso en funcionamiento dos tomas para la captación de agua de manantial. Fruto de esta iniciativa, 970 aldeas tienen ahora acceso al agua potable.

En octubre, el CICR donó dos kilómetros de tuberías de plástico y 21 accesorios para cañerías al poblado de Meskety para la construcción de un conducto de agua adicional que mejorará el abastecimiento a 800 personas en una parte de la localidad.

Ayudar a las personas con necesidades especiales

Para atender las necesidades de los ancianos que viven solos y de los familiares de los desaparecidos, que sufren la terrible angustia de no saber qué ha sido de sus seres queridos, el CICR apoya un programa de visitas a domicilio de enfermeras para ayudar a los ancianos y ofrecer apoyo psicológico a las familias de los desaparecidos. El programa está a cargo de las secciones locales de la Cruz Roja de Rusia en Chechenia, Ingushetia y Daguestán. Entre junio de 2010 y enero de 2011, se atendió a más de 1.060 ancianos que vivían solos y se les entregaron paquetes con alimentos y artículos de higiene. También se ofreció apoyo psicológico a las familias de unos 60 desaparecidos.

La cuestión de las personas desaparecidas sigue siendo un tema preocupante. Para afrontarla de manera adecuada y eficaz, se requieren voluntad política y una labor de coordinación. Por este motivo, el CICR sigue concienciando a la población sobre el sufrimiento de quienes siguen sin tener noticias de sus seres queridos y recordando a las autoridades federales y locales su obligación de darles una respuesta. Además, ha elaborado y presentado, en colaboración con la Asamblea Interparlamentaria de la Comunidad de Estados Independientes, una ley modelo sobre las personas desaparecidas.

Los niños afectados directa o indirectamente por el conf licto u otra situación de violencia, en particular los de las familias desplazadas, constituyen un grupo especialmente vulnerable. En la segunda mitad de 2010, más de 600 niños acudieron regularmente a siete centros de recreo en Chechenia e Ingushetia, y al centro de atención psicológica de Beslán, en Osetia del Norte, todos ellos dirigidos por las secciones locales de la Cruz Roja de Rusia con el apoyo del CICR. Además, el 8 y 9 de agosto, 32 maestros y representantes de consejos escolares asistieron a un seminario, organizado por el CICR en colaboración con el ministerio de educación y ciencia de la República de Chechenia, destinado a enseñar a los niños conductas seguras en zonas contaminadas por armas.

Ayudar a los familiares a mantenerse en contacto

El CICR financia las visitas de los familiares de detenidos de todas las repúblicas del Cáucaso septentrional a los centros de reclusión de la Federación de Rusia. Entre junio de 2010 y enero de 2011, alrededor de 240 detenidos recibieron la visita de sus familiares, y se entregaron más de 150 paquetes a aquellos cuyas familias no pudieron visitarles. Asimismo, el CICR puso a disposición de los presos del centro de detención de Estados Unidos en Guantánamo, en Cuba, un servicio de llamadas telefónicas para que pudieran hablar con sus familiares en el Cáucaso septentrional

Otras actividades llevadas a cabo por el CICR para restablecer el contacto entre familiares iban dirigidas a llamar la atención de las autoridades sobre los casos de las familias que perdieron el contacto con sus seres queridos a raíz de los conflictos de años atrás o de la actual situación de violencia.

Preparación para emergencias

Para mejorar la capacidad del personal sanitario de atender a los heridos en incidentes de seguridad, el CICR imparte formaci ón al personal de las unidades de cirugía y traumatología, y al de los servicios de urgencia. El 19 de octubre, especialistas de diversas repúblicas del Cáucaso septentrional asistieron a un curso de traumatología de urgencia organizado por el CICR en colaboración con la Academia Estatal de Medicina de Osetia del Norte. Cinco enfermeras de Chechenia participaron en un curso de certificación en el centro de formación de Rostov-on-Don.

Entre junio de 2010 y enero de 2011, el CICR proporcionó a los hospitales de Chechenia y Daguestán tres botiquines de emergencia, cada uno de los cuales contenía material suficiente para atender a por lo menos 25 heridos. En noviembre, seis hospitales de Chechenia recibieron una partida extraordinaria de medicamentos y consumibles para ampliar sus reservas.

El CICR también desea mejorar la capacidad de las secciones de la Cruz Roja de Rusia de intervenir en situaciones de emergencia, y apoya un programa de formación en primeros auxilios dirigido al gran público organizado por las secciones de la Cruz Roja de Rusia en Chechenia, Ingushetia, Kabardino-Balkaria y Osetia del Norte. Unas 2.400 personas recibieron formación entre junio de 2010 y enero de 2011.

Promover el cumplimiento del derecho

Difundir el conocimiento del derecho internacional humanitario y otras normas e instrumentos jurídicos entre las autoridades, las fuerzas armadas y de seguridad, y en las escuelas y universidades constituye un componente esencial de las actividades del CICR en el Cáucaso septentrional.

Se hace especial hincapié en informar a la policía y las fuerzas armadas encargadas de la seguridad interna sobre las normas aplicables. Entre junio de 2010 y enero de 2011, se organizaron 23 sesiones de información dirigidas a más de 500 miembros del personal de mantenimiento del orden en Daguestán, Chechenia, Ingushetia, Osetia del Norte y Kabardino-Balkaria. Asimis mo, el CICR dialoga periódicamente con las autoridades federales y locales encargadas del mantenimiento del orden sobre el uso de la fuerza y los procedimientos de arresto y detención.

El CICR continúa promoviendo la enseñanza del derecho internacional humanitario en las universidades. Un equipo de la Universidad Estatal de Chechenia ganó el primer premio en una competición organizada por el CICR sobre derecho internacional humanitario para estudiantes de periodismo, celebrada en Moscú en el mes de noviembre.

La Universidad Estatal de Osetia del Norte, en colaboración con el CICR, organizó también un seminario sobre la enseñanza del derecho internacional humanitario en Vladikavkaz, que reunió a unos 20 profesores de las mejores universidades del Cáucaso septentrional.

El CICR lleva trabajando en el Cáucaso septentrional desde 1992 y tiene oficinas en Grozny, Jasavyurt, Nalchik, Nazran y Vladikavkaz.

  Para más información:  

  Yuriy Shafarenko, CICR, Moscú, tel.: +7 495 626 54 26  

  Vassily Fadeev, CICR, Ginebra, tel.: +41 79 536 92 48