• Enviar
  • Imprimir

Sri Lanka: regresar al hogar para reanudar una vida normal

17-01-2011 Resumen de actividades N° 01/11

Por primera vez, desde que dos décadas de conflicto terminaron en mayo de 2009, Sri Lanka se concentra en la reconstrucción y el desarrollo. Últimas noticias sobre las actividades del CICR realizadas en ese país entre septiembre y diciembre de 2010

In this post-conflict transition phase, the ICRC is focusing on the needs of groups and families arising from the past conflict that will persist for some time, pursuing its visits to detainees and promoting compliance with humanitarian rules. In addition, it is cooperating on a number of projects with the Sri Lanka Red Cross Society and other partners within the International Red Cross and Red Crescent Movement.

In November, the ICRC closed its office in the Mannar district, which had been first opened in 1995. After receiving a request conveyed through the Ministry of External Affairs in mid-November to close its offices in the Jaffna and Vavuniya districts and carry out operations from Colombo, the ICRC is discussing the future of its operations in Sri Lanka with the authorities.

Providing assistance for people returning to their home areas

Between September and December, the ICRC distributed 360 two-wheeled tractors to farmers' organizations in the Jaffna, Vavuniya, Kilinochchi, Mullaitivu and Anuradhapura districts to help people returning to those areas restart farming activities. In addition, it distributed 45 scooters and 26 motorcycles to health workers and local authorities in the north to make it easier for them to perform their tasks in rural areas.

Providing support for the Jaffna Jaipur Centre for Disability Rehabilitation

The ICRC has made a prosthetist-orthotist available to the Jaffna Jaipur Centre for Disability Rehabilitation and provides it with supplies, including raw materials such as polypropylene and other prosthetic components. Since September, an ICRC physiotherapist based at the centre has trained two assistants and supervised an effort to provide services for those who cannot come to the centre.

Between September and December, when more than 200 patients benefited from its services, the centre:

  • produced over 85 prostheses for amputees, including those who fell victim to landmines and other explosive remnants of war;
  • produced 45  orthoses for people with innate or acquired physical disabilities;
  • provided at least 40 crutches and other mobility aids;
  • donated two amputation kits to the Jaffna Teaching Hospital.

Working in partnership with the Sri Lanka Red Cross Society

The ICRC continues to work closely with the Sri Lanka Red Cross Society and other partners within the International Red Cross and Red Crescent Movement to bring aid to those who need it most. Between September and December, the ICRC:

  • provided support, at the request of the health ministry, for a Sri Lanka Red Cross mobile health clinic for returnees in Maruthankerny. By December, the clinic had treated 1,085 patients;
  • helped the Sri Lanka Red Cross to continue to supply the Chettikulam Hospital in Vavuniya with water;
  • donated roofing materials and other items used in making shelters to the Sri Lanka Red Cross in Jaffna to enable it to erect temporary shelters in emergency situations;
  • provided technical assistance to streamline records in the Sri Lanka Red Cross tracing database for monitoring and training purposes;
  • helped the Sri Lanka Red Cross provide first-aid training for 30 football coaches in Mannar;
  • provided other support to boost the capacities of the Sri Lanka Red Cross.

Visiting detainees and enabling family members to visit them

ICRC staff have been visiting places of detention throughout the country since 1989. In the confidential discussions with the authorities that take place during the visits, ICRC staff members seek to ensure that the treatment of detainees and their conditions of detention meet international standards and comply with domestic laws.

Over the past four months ICRC delegates have:

  • made nearly 60 visits to more than 40 places of detention and met privately with over 1,900 detainees;
  • provided toiletries, clothing and recreational items for people held in temporary and permanent places of detention. They have also provided mobility aids such as crutches, as needed;
  • collected more than 900 Red Cross messages (containing brief family news) and distributed more than 750;
  • provided over 8,000 families with a travel allowance to enable them to visit their detained relatives;
  • paid for six detainees to return home by public transport following their release;
  • fitted 18 amputee detainees with lower-limb prostheses;
  • completed the construction of 24 toilets and the renovation of a further 10 toilets for male prisoners in the Welikada Remand Prison in Colombo. In addition, it installed two 500-litre water tanks in the prison. The construction of a further 12 toilets and the renovation of a further 15, also for male prisoners, is under way.

Promoting compliance with international humanitarian law

To promote awareness of and respect for international humanitarian law, the ICRC conducts training sessions and holds briefings for academics, the authorities and members of the armed forces. It also organizes national and regional moot-court competitions on international humanitarian law.

Between September and December, the ICRC:

  • held 23 briefing sessions on international humanitarian law for over 230 civilians and more than 1,750 army, navy and air force personnel. Five of the sessions were attended by personnel going to Lebanon or Haiti on UN peace-support missions;
  • sponsored the participation of a senior Sri Lankan army officer in a workshop held in Switzerland on international rules governing military operations;
  • organized, together with the Faculty of Law of the University of Colombo, the Henry Dunant memorial national moot-court competition and sponsored the participation of the winning team at the regional moot-court competition held in New Delhi, where they emerged runners-up.

Providing other aid for conflict and disaster victims

The ICRC purchased and shipped 62 metric tonnes of high-quality tea grown in Sri Lanka for distribution to more than 50,000 families in Pakistan and the West Bank adversely affected by flooding or the direct consequences of armed conflict.

The ICRC has 318 staff working in Sri Lanka, including 31 expatriates, based in Colombo, Jaffna and Vavuniya.

En esta fase de transición tras el conflicto, el CICR se centra en actividades para satisfacer las necesidades que los grupos de población y las familias tienen, y tendrán durante algún tiempo, a raíz del conflicto pasado, en proseguir sus visitas a los detenidos y en promover la aplicación de las normas humanitarias. Además, está cooperando en la realización de un número de proyectos con la Cruz Roja de Sri Lanka y otros asociados del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. 

En noviembre, el CICR cerró su oficina en el distrito de Mannar, la cual había sido abierta en 1995. Tras recibir una solicitud mediante el Ministerio de Relaciones Exteriores, a mediados de noviembre, para que cierre sus oficinas en los distritos de Jaffna y Vavuniya y realice sus operaciones desde Colombo, el CICR debate con las autoridades sobre el futuro de sus operaciones en Sri Lanka

  Asistencia para las personas que regresan a su lugar de origen  

Entre septiembre y diciembre, el CICR distribuyó 360 tractores de dos ruedas para las organizaciones de agricultores en los distritos de Jaffna, Vavuniya, Kilinochchi, Mullaitivu y Anuradhapura, a fin de ayudar a las personas que regresan a esas zonas a reanudar las actividades agrícolas. Además, en el norte del país, distribuyó 45 ciclomotores y 26 motocicletas entre profesionales de la salud y autoridades locales, para facilitarles el desempeño de sus tareas en zonas rurales.

  Apoyo en favor del Centro de Jaffna Jaipur para la Rehabilitación de Discapacitados  

El CICR ha puesto un protesista-ortesista a disposición del Centro de Jaffna Jaipur para la Rehabilitación de Discapacitados. La Institución proporciona al Centro suministros, incluidos materiales sin elaborar como el polipropileno y otros componentes para prótesis. Desde septiembre, un fisioterapeuta residente del CICR, que desarrolla su labor en el centro, ha formado a dos asistentes y supervisado los esfuerzos realizados para prestar servicios a quienes no pueden desplazarse hasta el Centro.

Entre septiembre y diciembre, período en el que más de 200 pacientes se beneficiaron de sus servicios, el centro:

  • produjo más de 85 prótesis en favor de los amputados, incluidos los que fueron víctimas de minas terrestres y otros restos explosivos de guerra;

  • produjo 45 órtesis para personas con discapacidades físicas adquiridas o congénitas;

  • proporcionó, por lo menos, 40 pares de muletas y otras ayudas para la movilidad;

  • donó dos lotes de material para la amputación al Hospital Universitario de Jaffna.

  Colaboración en asociación con la Cruz Roja de Sri Lanka  

El CICR continúa su efectuando una estrecha labor con la Cruz Roja de Sri Lanka y otros asociados del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, a fin de prestar ayuda a los más necesitados. Entre septiembre y diciembre, el CICR:

  • proporcionó apoyo, tras solicitud del Ministerio de Salud, para una clínica móvil sanitaria, en Maruthankerny, de la Cruz Roja de Sri Lanka que atiende a las personas que regresan. Hasta diciembre, la clínica había prestado tratamiento a 1.085 pacientes;

  • ayudó a la Cruz Roja de Sri Lan ka a continuar abasteciendo de agua al hospital Chettikulam en Vavuniya;

  • a fin de poder levantar refugios temporales en situaciones de emergencia, donó material para tejado y otros artículos para la fabricación de refugios a la Cruz Roja de Sri Lanka en Jaffna;

  • con objeto de efectuar un seguimiento y de impartir formación, proporcionó asistencia técnica para aprovechar al máximo los archivos contenidos en la base de datos para la búsqueda, de la Cruz Roja de Sri Lanka;

  • ayudó a la Cruz Roja de Sri Lanka a impartir formación en primeros auxilios entre 30 entrenadores de fútbol en Mannar;

  • proporcionó apoyo de diversa índole para mejorar la capacidad de la Cruz Roja de Sri Lanka.

  Visitas a los detenidos y facilitación de visitas para que sus familiares los visiten  

El personal del CICR visita los lugares de detención en todo el país desde 1989. En conversaciones confidenciales con las autoridades que tienen lugar durante las visitas, el personal del CICR intenta velar por que el trato que reciben los detenidos y sus condiciones de detención se avengan con las normas internacionales y se apliquen las leyes nacionales.

Los últimos cuatro meses, delegados del CICR:

  • efectuaron unas 60 visitas en más de 40 lugares de detención. Allí conversaron en privado con más de 1.900 detenidos;

  • entregaron artículos para el aseo personal, ropa y material de esparcimiento para las personas detenidas en lugares de detención temporales y permanentes. También proporcionaron ayudas para la movilidad, como muletas, cuando era necesario;

  • recogieron más de 900 mensajes de Cruz Roja (breves mensajes de índole familiar) y distribuyeron más de 750;

  • asignaron una ayuda económica para más de 8.000 familias, a fin de que puedan pagar el pasaje para visitar a sus parientes detenidos;

  • costearon el viaje de regreso al hogar, en medios de transporte público, en favor de seis detenidos, tras su liberación;

  • colocaron prótesis de extremidades inferiores a 18 detenidos amputados;

  • completaron la construcción de 24 letrinas y la renovación de otras 10 letrinas para hombres detenidos en la cárcel Welikada Remand, en Colombo. Además, se instalaron en la cárcel tanques de agua de una capacidad de 500 litros. Actualmente, están en obras otras 12 letrinas y la renovación de 15 más, también para detenidos.

  Promoción de la aplicación del derecho internacional humanitario  

A fin de promover la sensibilización y el respeto debido al derecho internacional humanitario, el CICR realiza sesiones de formación y celebra reuniones para círculos universitarios, autoridades y miembros de las fuerzas armadas. También organiza, tanto a nivel nacional como regional, concursos de juicios simulados relativos al derecho internacional humanitario.

Entre septiembre y diciembre, el CICR:

  • celebró 23 reuniones de información sobre el derecho internacional humanitario para más de 230 civiles y más de 1.750 miembros del personal de ejército, de la marina y de la fuerza aérea. Participaron en cinco de las sesiones miembros del personal que irían a Líbano o a Haití en misiones de la ONU de apoyo a la paz;

  • patrocinó la participación de un oficial superior del ejército de Sri Lanka en un taller celebrado en Suiza, sobre las normas internacionales por las que se rigen las operaciones militares;

  • organizó, junto con la Facultad de Derecho de la Universidad de Colombo, el concurso Henry Dunant de juicios simulados, y patrocinó la participación del equipo ganador en el concurso regional de juicio simulado, celebrad o en Nueva Delhi, donde quedaron en segundo puesto.

  Otra ayuda para las víctimas del conflicto y de la catástrofe.  

El CICR compró y fletó por barco 62 toneladas métricas de té de alta calidad cultivado en Sri Lanka, para distribución entre más de 50.000 familias en Pakistán y en Cisjordania damnificadas por inundaciones o afectadas por las consecuencias directas de los conflictos armados.

El CICR tiene una plantilla de 318 personas en Sri Lanka, incluidos 31 expatriados, residentes en Colombo, Jaffna, Vavuniya y Mannar.