• Enviar
  • Imprimir

Tailandia: miles de damnificados por las inundaciones siguen necesitando asistencia básica

13-10-2011 Resumen de actividades

A causa de las peores inundaciones que se hayan registrado en las últimas décadas en Tailandia, millones de hectáreas de tierra han quedado anegadas por el agua. Hasta ahora, unas 60 de las 77 provincias del país, y unos ocho millones de personas, han resultado afectadas. Las personas retenidas en los lugares de detención también sufren las consecuencias del desastre.

Desde principios de mes, el CICR y la Cruz Roja Tailandesa movilizan equipos y personal para ayudar a los más afectados.

La Cruz Roja Tailandesa ha entregado 5.000 comidas calientes diarias para las víctimas de las inundaciones en las provincias de Chai Nat y Ayutthaya desde septiembre.

Desde el 11 de octubre, la Cruz Roja Tailandesa ha puesto en funcionamiento una cocina móvil adicional, con apoyo del CICR, en la provincia de Ayutthaya, afectada por las inundaciones. Gracias a esa cocina, otras 3.000 personas reciben una comida caliente diaria.

Junto con la Cruz Roja Tailandesa, el CICR ha entregado socorros de urgencia (linternas, velas y alimentos suficientes para alimentar a un grupo familiar por tres días) en favor de 100 familias de la provincia de Tak. Además, el CICR distribuyó ropa para 150 ancianos evacuados de sus hogares, que están alojados en la escuela primaria de Thamaidang, en la provincial de Tak.

Principales actividades realizadas en lugares de detención de Tailandia y Camboya

En los últimos días, el CICR ha prestado asistencia a unos 14.000 detenidos varados por la creciente, en respuesta a un pedido del Departamento Correccional,

"Las aguas desbordadas de la zona norte ahora están llegando a las afueras de Bangkok",  dijo Bjorn Rahm, delegado del CICR encargado de las visitas a los detenidos. “Son cada vez más las cárceles inundadas. Si bien miles de detenidos han sido trasladados a zonas más altas, se sigue necesitando asistencia humanitaria básica en muchos lugares de detención.”

"Es imposible saber cómo evolucionará la situación en los próximos días”, dijo el señor Rahm. "Por ello, continuaremos prestando asistencia esta semana. En la cárcel central de Nakhon Sawan, en la cárcel provincial de Uthai Thani y en la cárcel provincial de Ang Thong, entregaremos alimentos no perecederos y latas de sardinas suficientes para dos comidas diarias durante cinco días para 3.300 detenidos y 150 miembros del personal penitenciario.”

El CICR trabajará en estrecha colaboración con el Departamento Correccional a fin de  continuar ayudando a responder a las necesidades más urgentes de los detenidos afectados por las inundaciones.

Desde el 7 de octubre, el CICR ha entregado alimentos no perecederos y agua potable que necesitaban con urgencia unos 8.000 detenidos evacuados de Ayutthaya, a unos 100 kilómetros al norte de Bangkok.

Dado que las condiciones del tiempo están empeorando, las víctimas de las inundaciones necesitan mantas para protegerse de la humedad y de las bajas temperaturas. Por pedido del Departamento Correccional, el CICR entregó 2.000 mantas para los detenidos evacuados de Ayutthaya al correccional de menores de Patum Thani, en el norte de Bangkok.

Además, se proporcionó un millar de bolsas de arena para la cárcel de Patum Thani donde se aloja a condenados por delitos vinculados a estupefacientes, a fin de evitar que se inunden las instalaciones.

La crecida también está afectando al país vecino de Camboya. Desde la semana pasada, el CICR ha entregado a la cárcel de Siem Reap unas 5.000 bolsas de arena, 50 lonas alquitranadas y 1.700 litros de combustible (suficientes para el funcionamiento de las bombas de agua del establecimiento durante dos semanas). La enfermería de la cárcel también recibió medicamentos contra la diarrea, los resfriados y diversas infecciones cutáneas, a fin de poder brindar el tratamiento adecuado a los detenidos enfermos.

Desde 2004, los delegados del CICR visitan a personas detenidas en Tailandia; en Camboya lo hacen desde hace casi 20 años. La finalidad de las visitas es verificar que los detenidos, cualquiera sea el motivo de la detención, reciban un trato humano y digno. El CICR también apoya a las autoridades en sus esfuerzos por mejorar las condiciones de detención.

Para más información:
Christian Cardon, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 24 26 o +41 79 251 93 02
Stéphanie Bouaziz, CICR, Bangkok, tel.: (+66) 81 950 1270