• Enviar
  • Imprimir

Yemen: la preocupación aumenta debido a los disturbios

05-05-2011 Resumen de actividades

Han transcurrido más de tres meses desde que comenzaron los disturbios civiles en Yemen. A medida que la violencia se ha extendido, el número de víctimas ha ido en aumento. El CICR y la Media Luna Roja de Yemen están determinados a hacer todo lo posible para aliviar el sufrimiento de las personas.

"Docenas de personas han resultado heridas en varios enfrentamientos en Saná y en otros lugares", explicó el jefe de la delegación del CICR en Yemen, Jean-Nicolas Marti. "Los voluntarios y el personal de salud de la Media Luna Roja de Yemen también se han visto afectados por la violencia en varias ocasiones; por lo tanto, a veces, les ha resultado muy difícil dispensar los primeros auxilios necesarios para salvar vidas en los lugares donde se han producido las protestas".

El CICR exhorta de nuevo, tanto a las autoridades como a los manifestantes, a respetar y a proteger a los heridos, así como a todo el personal, instalaciones y medios de transporte sanitarios y a garantizar un paso seguro a todas las personas que necesiten atención médica. Además, la Institución recuerda que todo el personal de salud y los socorristas deben actuar con total imparcialidad cuando atiendan a los heridos.

"Desde febrero, hemos prestado primeros auxilios y transportado a heridos graves a diferentes establecimientos médicos", precisó el jefe de la sección de la Media Luna Roja en Saná, Elias Manna. "En Saná, disponemos de 60 socorristas preparados para trabajar las 24 horas del día. No obstante, cualquier tipo de obstrucción a nuestras actividades puede costar la vida a alguien; por este motivo, nos mantenemos en contacto permanente con todas las partes implicadas. Les recordamos nuestro carácter neutral e imparcial para intentar llegar hasta los heridos".

El CICR se desplazó a Yemen inmediatamente después de que comenzaran los disturbios, a fin de prestar apoyo a las secciones de la Sociedad Nacional en Saná y Adén. Ahora ha ampliado el alcance de sus actividades para abarcar, al menos, las dos grandes ciudades de Seyun y Taiz, ubicadas respectivamente al este y al sur de Saná.

Aunque los disturbios se han extendido, algunas zonas han permanecido más en calma. Sin embargo, los problemas de índole humanitaria que les afectan aún están lejos de resolverse. Por ejemplo, hasta la semana pasada, cerca de 80.000 residentes de Sadá, en el norte del país, estaban sin agua desde hacía más de ocho días debido a los daños causados en la red de suministro. El CICR tuvo que actuar rápidamente para que los residentes dispusieran de suficiente agua potable, mientras sus ingenieros hidráulicos reparaban y sustituían los equipos.

Asimismo, en la gobernación septentrional de Amran, las necesidades en términos de agua, víveres y atención médica de más de 11.700 residentes y desplazados siguen siendo considerables. Aunque el mes pasado el CICR tuvo que posponer el inicio de sus actividades a causa de las tensiones existentes en la gobernación y en todo el país, la Institución sigue haciendo todo lo posible para prestar ayuda.

Respuesta de emergencia del CICR

En abril, el CICR siguió colaborando con la Media Luna Roja de Yemen y con los establecimientos médicos a fin prestar la asistencia humanitaria necesaria para salvar vidas en la capital, Saná, y en otros lugares. En particular, la Institución:

  • entregó 10 camillas, más de 50 botiquines de primeros auxilios y seis tiendas para los puestos de auxilio instalados por las secciones de la Media Luna Roja de Yemen en Saná y Adén; asimismo, facilitó 40 camillas, 20 botiquines de primeros auxilios y 80 delantales con el logotipo de la "estrella de la vida" a los servicios de emergencia de las ambulancias y a los comités médicos en la gobernación de Adén;
  • donó apósitos y fluidos intravenosos para que pudieran ser atendidas las víctimas de una explosión en la gobernación sudoriental de Abyan, que se encontraban en los hospitales 22 de Mayo y El Yunhuriya en Adén;
  • financió los gastos de funcionamiento, de abril y mayo, de 10 ambulancias del Ministerio de Sanidad en la ciudad de Adén; asimismo, les facilitó apósitos, botiquines de primeros auxilios y camillas;
  • impartió formación en primeros auxilios, principios humanitarios y procedimientos para lograr un acceso más seguro a cerca de 500 instructores y voluntarios de la Media Luna Roja de Yemen en Saná, Adén, Taiz y Seyun; dispensó formación en primeros auxilios a 20 proveedores de servicios de ambulancia, adscritos al Ministerio de Sanidad, y a 40 comités médicos en la gobernación de Adén.

Agua potable

En un país donde la gran escasez de agua suele ser muy frecuente, el abastecimiento a las víctimas del conflicto sigue siendo una de las principales prioridades del CICR. Durante el mes anterior, el CICR:

  • sustituyó urgentemente un generador averiado por uno nuevo en la estación de bombeo de Tulumus para restablecer el suministro de agua potable a las 80.000 habitantes de la ciudad de Sadá (incluidos los desplazados). En la actualidad, el CICR está reparando otro generador de emergencia dañado en los recientes enfrentamientos. Durante las semanas en las que el sistema no funcionaba, el CICR transportó 450.000 litros diarios de agua para garantizar la supervivencia de la población;
  • siguió abasteciendo diariamente en agua potable a los 8.500 habitantes de los seis campamentos para desplazados en la gobernación de Sadá;
  • continuó suministrando 68.000 litros diarios de agua potable a los más de 11.700 residentes y desplazados que se encuentran en la gobernación de Amran;
  • siguió reparando las redes de suministro para facilitar el abastecimiento en agua a cerca de 21.000 residentes en las gobernaciones de Adén, Lahj, Shabua y Abyan, en el sur y el suroeste del país;
  • modernizó 28 pozos en mezquitas y espacios públicos de la ciudad de Adén para que toda la población pueda disponer de agua potable en caso de escasez;
  • construyó cuatro letrinas y mejoró la red de suministro de agua en el Centro de Deportación de Saná en beneficio de las 80 personas que allí estaban detenidas.

Asistencia sanitaria

En las últimas tres semanas, el CICR:

  • entregó medicamentos e instrumental médico para garantizar que los tres centros adscritos al Ministerio de Sanidad en la gobernación de Sadá, la clínica de la Media Luna Roja de Yemen y otras 12 instalaciones de atención de salud en la gobernación –situadas algunas de ellas en los seis campamentos para desplazados– pudieran seguir funcionando. Sólo durante las tres primeras semanas de abril, estas instalaciones de atención básica de salud pasaron unas 12.500 consultas;
  • donó medicamentos e instrumental médico a los centros de Khaiwan al Medina y Al Harf, en el norte de la gobernación de Amran, a los que el CICR presta apoyo. Sólo en las tres primeras semanas de abril, los centros pasaron cerca de 2.400 consultas.

Alimentos y otros artículos esenciales

Durante el mes de abril, el CICR y la Media Luna Roja de Yemen:

  • distribuyeron, dos veces, raciones de alimentos para un mes (trigo, arroz, alubias, aceite, azúcar y sal) a más de 10.000 desplazados en los campamentos de Al Thabet y Mandaba, situados en la gobernación de Sadá, así como en la ciudad de Sadá; entregaron artículos de aseo a cerca de 6.200 desplazados;
  • siguieron prestando apoyo al Departamento de Salud Animal para frenar la plaga de gusanos barrenadores que se está propagando en la gobernación de Amran; sólo en el mes de abril, se trataron más de 10.000 cabezas de ganado;
  • impartió formación a 14 técnicos del Departamento de Salud Animal que participaban en la campaña de tratamiento contra el gusano barrenador.

Bienestar de los detenidos y actividades de búsqueda

Durante el último mes, el CICR:

  • visitó en cuatro ocasiones a detenidos de la Prisión de Seguridad Política, en la Cárcel Central y en el Centro de Detención de Inmigrantes en Saná. Tras cada visita, se presentaron en privado las observaciones y las recomendaciones a las autoridades penitenciarias;
  • organizó nueve videoconferencias y 22 llamadas telefónicas entre personas recluidas en los centros de detención estadounidenses de la bahía de Guantánamo (Cuba) y de Bagram (Afganistán) y los respectivos familiares;
  • ayudó a intercambiar cerca de 70 mensajes de Cruz Roja (breves mensajes de índole familiar) entre familias en Yemen y parientes detenidos en la bahía de Guantánamo, así como unos 30 mensajes de Cruz Roja entre familias en Yemen y parientes detenidos en Irak, Afganistán y Líbano;
  • facilitó el intercambio de más de 180 mensajes de Cruz Roja entre refugiados procedentes del Cuerno de África y sus familias;
  • dio con el paradero de cuatro personas desaparecidas y restableció el contacto entre ellas y sus familiares;
  • siguió proporcionando alimentos, artículos de aseo y productos básicos de asistencia sanitaria a 200 personas que habían de ser deportadas, en colaboración con la Media Luna Roja de Yemen;
  • visitó a seis reclusas y continuó trabajando, en cooperación con la Sociedad Nacional, para mejorar sus capacidades de lectura, escritura, costura, bordado, tejido, artesanía e informática.

Para más información:
Rabab Al-Rifaï, CICR, Saná: tel.: +96 71 21 38 44 ó +96 77 11 94 43 43
Hicham Hassan, CICR, Ginebra: tel.: +41 22 730 25 41 ó +41 79 536 92 57