• Enviar
  • Imprimir

Malí: la situación humanitaria en el norte sigue siendo preocupante

16-11-2012 Resumen de actividades

Persiste la preocupación por la situación humanitaria en el norte de Malí. Las familias tienen dificultades para labrar los campos debido a la inseguridad y a la escasez de semillas. Para socorrer a la población, el CICR ha distribuido alimentos a unas 400.000 personas.

La población del norte de Malí sigue teniendo dificultades para satisfacer sus necesidades alimentarias básicas pese a que las lluvias han sido abundantes. « El conflicto ha impedido a la mayoría de las familias aprovechar la temporada agrícola de este año, por lo que seguirán necesitando ayuda alimentaria de urgencia hasta que puedan procurarse otros medios de subsistencia », afirmó Jean-Nicolas Marti, jefe de la delegación regional del CICR para Malí y Níger.

Ante la inminencia de una intervención militar, el CICR recuerda que toda operación lleva aparejado un coste humanitario. « Estas personas ya a duras penas pueden acceder a los alimentos y los servicios de base. Instamos a las partes que vayan a intervenir en el conflicto a que tengan en cuenta las consecuencias humanitarias que entrañaría semejante operación », declaró Jean-Nicolas Marti.

En colaboración con la Cruz Roja Maliense, el CICR prosigue su amplio programa de asistencia alimentaria en el norte del país y en el Círculo de Douentza, en la región de Mopti. Hasta la fecha, unas 400.000 personas han recibido arroz, frijoles, aceite para cocinar y sal yodada. Gracias a estos alimentos, las familias disponen de reservas hasta la próxima cosecha. El CICR seguirá con el reparto de víveres hasta diciembre de 2012.

Para ayudar a la población vulnerable, el CICR también compra ganado local para después sacrificarlo y distribuir la carne a los más desfavorecidos. A día de hoy se han sacrificado más de 10.000 cabezas de ganado de las 15.000 previstas en las regiones de Kidal, Gao y Tombuctú.

Los incendios amenazan a la población

Ahora que la temporada de lluvias había permitido regenerar los pastos, la quema espontánea de maleza viene a plantear un nuevo problema en las zonas rurales de Malí. El 18 de octubre el fuego provocó enormes daños en un radio de 160 kilómetros de la región de Tombuctú, destruyendo 115 viviendas, quemando el ganado y arrasando los campos de mijo y los graneros. En total, unas 700 personas resultaron afectadas directamente, entre ellas varias familias que habían regresado de Burkina Faso.

« La situación es especialmente delicada dada la vulnerabilidad de estas personas ya de por sí debilitadas por la situación que se vive en la región. Si los incendios se propagan a otras zonas, la población no podrá aguantar y las consecuencias humanitarias serán desastrosas », señaló Jean-Nicolas Marti. Para ayudar a la población damnificada, el CICR y la Cruz Roja Maliense les han proporcionado alimentos y artículos de primera necesidad como lonas, colchonetas, mantas, utensilios de cocina, baldes, telas de vestir y artículos de aseo.

Miles de personas necesitan agua

En esta época del año el agua suele escasear en el norte de Malí y es insuficiente para cubrir las necesidades de las familias y del ganado. Las charcas que se llenaron durante la temporada de lluvias ya se están secando. El CICR acaba de reanudar las obras de rehabilitación de 12 pozos en los seis municipios rurales de la región de Tombuctú, obras que se habían tenido que suspender en marzo como consecuencia del conflicto armado. Para facilitar el acceso al agua de la población y del ganado y reducir las disputas en los puntos de abastecimiento de agua, el CICR también ha emprendido la rehabilitación de cuatro pequeñas plantas hidráulicas rurales en la región de Tombuctú.

El CICR sigue colaborando con el hospital de Gao, el único centro de salud de especialidades en el norte de Malí, a cuyos servicios ha suministrado medicamentos y material médico. En octubre de 2012 se ingresó a 167 pacientes y se pasaron 3.970 consultas. El CICR también presta su apoyo a diez centros de salud comunitarios, a los que proporciona principalmente medicamentos.

Para más información:
Jean-Nicolas Marti, CICR, Niamey, tel.: +227 96 85 78 68
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel. : +41 22 730 22 71 ó +41 79 217 32 17


Fotos

Cerca de Gao, en el norte de Malí, una familia regresa a su hogar con los alimentos que le entregó el CICR.  

Cerca de Gao, en el norte de Malí, una familia regresa a su hogar con los alimentos que le entregó el CICR.
© CICR / M. Douma / ml-e-00019

Niamey, Níger. Refugiados malienses reciben alimentos y otros socorros en una operación de distribución conjunta entre el CICR y la Cruz Roja de Níger. 

Niamey, Níger. Refugiados malienses reciben alimentos y otros socorros en una operación de distribución conjunta entre el CICR y la Cruz Roja de Níger.
© CICR