• Enviar
  • Imprimir

República Centroafricana : el acceso a las víctimas sigue siendo difícil

23-02-2012 Resumen de actividades N° 12/01

Los enfrentamientos que han sacudido recientemente el norte del país han obligado a huir a miles de personas. Esta violencia empeora considerablemente las condiciones de vida de la población de la República Centroafricana (RCA), uno de los países más pobres del mundo. A pesar de la inseguridad que dificulta el acceso a las víctimas, el CICR se afana por ayudar a las poblaciones más vulnerables.

Desde finales de enero, varias aldeas situadas en el eje Ouandago-Gondava, en el norte del país, a unos 50 kilómetros al norte de Kaga Bandoro, han resultado parcial o totalmente destruidas. Los combates enfrentaron a las fuerzas gubernamentales centroafricanas y chadianas por un lado, con el grupo armado chadiano del Frente Popular para la Recuperación. « Miles de personas se han visto obligadas a huir, perdiendo todo lo que tenían: sus casas, sus cosechas y sus pertenencias », explicó Katharina Ritz, jefa de la delegación del CICR en Bangui.

« Aunque la mayoría de los desplazados han encontrado refugio en aldeas vecinas, una buena parte se ha tenido que esconder en el monte. Estas personas necesitan agua y alimentos », señaló Katharina Ritz. El CICR está rehabilitando pozos y sondeos en las zonas donde más se concentran estos desplazados. También distribuye víveres a aquellos que no pudieron ser alojados en una familia de acogida. La Sociedad de la Cruz Roja Centroafricana ha desplegado dos brigadas de socorro en Kaga Bandoro para dirigir a los desplazados hacia una familia de acogida y prestar asistencia a los heridos leves.

Otras regiones del país también se han visto azotadas por brotes esporádicos de violencia, como Bria, en septiembre de 2011. « El bandidaje y las tensiones étnicas agravan aún más la situación. En estas regiones, la inseguridad impide el transporte de ayuda humanitaria, incluida la del CICR », observó Katharina Ritz. Para poder llevar a cabo sus actividades, el CICR mantiene un diálogo constante con las fuerzas armadas regulares del país, las autoridades administrativas y políticas, así como con representantes de la sociedad civil y, si es posible, con los grupos armados. Allí donde el acceso a los medios de comunicación es limitado y apenas se conoce a la Cruz Roja, los voluntarios de la Sociedad de la Cruz Roja Centroafricana suelen representar una pequeña obra de teatro explicando la labor de la Cruz Roja.

Distribución de 400 toneladas de semillas

La inseguridad también limita el acceso a los campos y a los servicios básicos (atención médica y educación). Además de la labor de urgencia que lleva a cabo en el norte de Kaga Bandoro, el CICR ayuda a las poblaciones víctimas de la violencia para que puedan reanudar lo antes posible una vida normal, en particular, a reconstruir sus viviendas, a abastecerse de agua potable o a cultivar de nuevo sus campos. En 2011, el CICR :

  • distribuyó más de 393 toneladas de semillas para cultivos de subsistencia y más de 15.000 aperos de labranza a unos 31.000 agricultores;
  • distribuyó bicicletas, carros y carretas, bueyes, arados, y molinos de cereales a cerca de 24.000 personas;
  • rehabilitó una farmacia veterinaria e impartió cursos de formación en atención veterinaria y gestión de medicamentos;
  • formó a diez personas en Obo, en el sudeste de la RCA, para que, con la ayuda del CICR, pudieran diagnosticar y tratar a domicilio los casos de malaria; en el último trimestre se llevaron a cabo más de 3.000 consultas y se administraron cerca de 2.000 tratamientos;
  • mejoró el acceso al agua y al saneamiento de más de 60.000 personas gracias a la construcción y la rehabilitación de pozos y sondeos en 48 localidades del norte, y en dos ciudades del sur del país.

Reunión de ex niños soldados con sus familias

En 2011, se reunió a seis niños soldados con sus familiares, así como a otros 29 niños que se vieron separados de sus seres queridos durante los desplazamientos de población y otros incidentes relacionados con la violencia armada.

El CICR visitó a 1.180 detenidos en diversos centros de detención del país con el fin de comprobar sus condiciones de detención y el trato que se les dispensaba. También distribuyó productos de aseo (jabón, baldes, bidones, cepillos, etc.) a 2.400 detenidos, y rehabilitó las duchas y letrinas de tres centros.

Para difundir la prohibición prevista en el derecho internacional humanitario (DIH) de reclutar a niños, cometer saqueos y atacar a la población civil, en 2011, el CICR :

  • organizó más de 50 sesiones de formación en DIH, dirigidas a más de 3.000 miembros de las fuerzas regulares y los grupos armados ;
  • celebró tres seminarios de DIH, dirigidos a 70 oficiales del ejército centroafricano en Bangui ;
  • auspició la participación de dos oficiales superiores del ejército centroafricano en cursos de formación sobre DIH en Italia y Sudáfrica ;
  • ofreció apoyo (material didáctico, conferencias) a la Universidad de Bangui y a la Escuela Nacional de Administración y Magistratura.

Apoyo a la Sociedad de la Cruz Roja Centroafricana

Durante la violencia postelectoral de 2011, el CICR ayudó a la Sociedad Nacional a poner en marcha un plan de intervención de urgencia. Con este fin, se desplegaron más de 400 socorristas en 24 distritos.

El CICR también colaboró en la formación de diez nuevas brigadas de socorro en casos de urgencia. La Sociedad Nacional dispone ahora de 60 brigadas, es decir, una por sub-prefectura.

Para más información:
Perry Proellochs, CICR, Bangui, tel.: + 236 75 64 30 07
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 79 217 32 17


Fotos

República Centroafricana. El CICR y la Cruz Roja Centroafricana distribuyen socorros entre unas mil familias cuyos hogares quedaron destruidos por los enfrentamientos entre dos grupos armados en la ciudad de Bria. 

República Centroafricana. El CICR y la Cruz Roja Centroafricana distribuyen socorros entre unas mil familias cuyos hogares quedaron destruidos por los enfrentamientos entre dos grupos armados en la ciudad de Bria.
© CICR / P. Proellochs / cf-e-00679

Obo, República Centroafricana. Un trabajador comunitario capacitado por el CICR examina a una niña con síntomas de malaria. El hombre toma una muestra de sangre para analizarla en el lugar, utilizando una prueba simple pero confiable. 

Obo, República Centroafricana. Un trabajador comunitario capacitado por el CICR examina a una niña con síntomas de malaria. El hombre toma una muestra de sangre para analizarla en el lugar, utilizando una prueba simple pero confiable.
© CICR / C. Herby

Raya, República Centroafricana. Maníes cosechados por una mujer desplazada, madre de 10 niños. 

Raya, República Centroafricana. Maníes cosechados por una mujer desplazada, madre de 10 niños.
© CICR / J. Makakpio / cf-e-00678

Oficina de Rafai de la Cruz Roja Centroafricana, construida en 2011 con el apoyo del CICR. Un voluntario escribió los siete principios del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja sobre un tablón de madera. 

Oficina de Rafai de la Cruz Roja Centroafricana, construida en 2011 con el apoyo del CICR. Un voluntario escribió los siete principios del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja sobre un tablón de madera.
© CICR / G. McCarthy