• Enviar
  • Imprimir

Côte d'Ivoire: el difícil regreso de refugiados y de otras personas desplazadas

19-01-2012 Resumen de actividades

Miles de refugiados y de desplazados internos que comienzan a regresar a sus lugares de origen siguen sufriendo las consecuencias del conflicto. El CICR continúa ayudando a las personas particularmente vulnerables en el oeste del país.

Sigue habiendo grandes necesidades en el oeste del país

Las familias refugiadas y desplazadas, que han vuelto a sus lugares de origen después de haber estado lejos muchos meses, y a veces hasta un año, encuentran sus viviendas destrozadas, sus bienes sustraídos y los centros de salud saqueados. Además, conseguir agua potable es aun difícil en algunas localidades alrededor de Blolequin, Guiglo y Tulepleu.

"Aunque la violencia tras las elecciones ha cesado prácticamente, muchas personas en el oeste de Côte d'Ivoire siguen teniendo grandes necesidades humanitarias, tanto los residentes, como las personas que han regresado recientemente o que todavía están desplazadas", dijo la jefa de la delegación del CICR en Abiyán, Dominique Liengme. "En este región que se vio tan afectada por el conflicto, el agua potable falta en casi todas partes y la gente ya no tiene donde alojarse o no puede satisfacer sus necesidades básicas. Los servicios de salud también siguen siendo insuficientes."

Desde enero de 2011, varias clínicas móviles pasan consultas generales y prenatales en las localidades situadas entre Blolequin y Goya, donde demora la reorganización del personal sanitario. Según las necesidades, curan a heridos y evacuan a pacientes a los centros de salud que siguen funcionando. En el año que llevan prestando servicios, las clínicas móviles han atendido a más de 43.000 pacientes.

Además, ya casi han terminado las obras de refacción del hospital de Tulepleu, dañado y saqueado durante el conflicto. El hospital de Blolequin y los dispensarios de Zéaglo y Sahibli funcionan de nuevo desde septiembre de 2011.

En general, hubo una gran escasez de agua durante el conflicto. Desde enero de 2011, el CICR y la Cruz Roja de Côte d'Ivoire han clorado unos 11.000 pozos. Además, gracias a la instalación y reparación de tanques de agua, más de 45.000 desplazados tienen un mejor acceso al agua potable.

Para atender a las necesidades inmediatas de alimentos de los desplazados y de los que regresaban a sus lugares de origen, el CICR y la Cruz Roja de Côte d'Ivoire distribuyeron también en 2011 víveres y artículos de primera necesidad en favor de casi 187.000 personas. Sólo en el mes de octubre, 27.500 personas que regresaron a sus localidades alrededor de Blolequin y Péhé se beneficiaron de una asistencia alimentaria.

Volver a trabajar, encontrar un nuevo techo

"Es importante que las comunidades que han regresado a las zonas rurales reanuden sus actividades agrícolas" dijo la señora Liengme. "El interés es que los más vulnerables sean autosuficientes, y evitar el círculo vicioso de una dependencia demasiado grande de la ayuda humanitaria". Entre agosto y octubre de 2011, unas 27.500 personas en zonas rurales del oeste del país se beneficiaron del desbrozo de sus plantaciones de cacao y café, que habían sido invadidas por la maleza. Se limpiaron aproximadamente 11.000 hectáreas en los departamentos de Blolequin, Tulepleu y Zuan-Hunien.

Para ayudar a las familias cuyas casas fueron destruidas durante el conflicto y que han regresado, el CICR comenzó a reconstruir y refaccionar 500 viviendas en las regiones de Man, Guiglo y Gagnoa. "La modalidad por la que hemos optado es hacer participar en esta actividad a las comunidades afectadas", dijo la señora Liengme. "En cada lugar contratamos a albañiles, carpinteros y ladrilleros."

Como consecuencia del uso de armas pesadas durante el conflicto, sigue habiendo muchos dispositivos sin estallar en Côte d'Ivoire, sobre todo en Abiyán. Para limpiar las zonas contaminadas con esos restos explosivos de guerra y limitar el peligro para la población, el CICR ha emprendido una campaña junto con asociados. Ha llevado a cabo cinco operaciones de limpieza en coordinación con el Servicio de Actividades relativas a las Minas (UNMAS) y la Agencia Sueca para la Protección Civil (MSB) en Abiyán. Ha capacitado, asimismo, a voluntarios de la Cruz Roja de Côte d'Ivoire para que, en los sectores de más alto riesgo, eduquen a las personas sobre el peligro que suponen los dispositivos sin estallar.

Reunir a las familias dispersas

Desde enero de 2011, voluntarios de las Cruces Rojas de Liberia, Guinea y la Côte d'Ivoire, que trabajan en estrecha cooperación con el CICR, han registrado los datos de casi 700 niños de Côte d'Ivoire no acompañados en siete países de África, de los cuales casi 600 en Liberia, donde aun quedan unos 100.000 refugiados. Los niños quedaron separados de sus padres cuando huyeron del conflicto. Más de la mitad han podido restablecer el contacto con sus familias. Asimismo, en la Côte d'Ivoire se han recibido más de 220 solicitudes para la reunión de familiares.

"Cuando logramos encontrar a los padres, les preguntamos si quieren que les traigamos a los niños y a éstos si quieren volver a reunirse con sus padres," explicó el jefe de las actividades de búsqueda del CICR en Liberia, Albert Jamah. "La reunión debe ir en el mejor interés del niño y su seguridad de es una de las principales preocupaciones."

Hasta la fecha, unos 230 niños de Côte d'Ivoire que habían estado refugiados en Liberia y Guinea han sido reunidos con sus familias. Cuarenta y tres de ellos han sido devueltos a sus familias por la Cruz Roja, 35 de los cuales a partir de Liberia. Otros setenta y cinco niños han aceptado ser reunidos con sus familias.

"Hacemos todo lo que está nuestro alcance para reunir al mayor número posible de familias, dijo el señor Jamah. "Facilitamos la comunicación entre los refugiados y sus seres queridos. Ya hemos dado la posibilidad de hacer más de 7.000 llamadas telefónicas y recogido unos 2.100 mensajes de Cruz Roja."

Mejorar los servicios de agua y saneamiento en favor de 85.000 personas en Liberia

Además del apoyo que ha proporcionado a los refugiados, la Cruz Roja ha prestado asistencia a las comunidades que los han acogido para compensarlos por los recursos que han tenido que compartir con ellos y para incitarlos a ayudar. En 2011, la construcción de pozos, letrinas y baños por la Cruz Roja redundó en beneficio de 85.000 refugiados y liberianos, y se distribuyeron semillas, aperos y alimentos a 3.000 agricultores liberianos para su supervivencia durante la "estación del hambre".

Visitar a las personas detenidas en Côte d'Ivoire y Liberia

El CICR visita a todas las personas detenidas en los lugares adonde se desplaza en Côte d'Ivoire. Mediante un diálogo confidencial con las autoridades detenidas, trata de resolver los problemas humanitarios que comprueba. Desde enero de 2011, los delegados del CICR han visitado en más de 100 lugares de detención de todo el territorio de Côte d'Ivoire a más de 10.500 reclusos, de los cuales 537 detenidos de seguridad, cuyos casos siguieron de forma individual durante las visitas.

El CICR también ha visitado en varios lugares de Liberia, como el campamento de internamiento Bong County abierto en junio de 2011, a personas detenidas por motivos relacionados con el conflicto en la Côte d'Ivoire.

En Côte d'Ivoire, el CICR también organiza con regularidad actividades para promover su acción y los principios del derecho internacional humanitario. En octubre de 2011, por ejemplo, sensibilizó sobre las normas de este derecho a más de 540 portadores de armas. Además, el CICR trata de llamar la atención de los estudiantes y del personal académico del país sobre diferentes cuestiones en materia de derecho internacional humanitario.

Más de 280 personas trabajan actualmente para el CICR en Côte d'Ivoire.

 

Para más información:

Layal Horanieh, CICR Abiyán, tel.: +225 09 39 94 04 ó +225 22 40 00 70

Steven Anderson, CICR, Ginebra, tel.: +41 79 536 92 50 ó +41 22 730 20 11


Fotos

Guiglo, Côte d'Ivoire. Los equipos de las clínicas móviles y los voluntarios de la Cruz Roja de Côte d'Ivoire prestan servicios de salud a la población. 

Guiglo, Côte d'Ivoire. Los equipos de las clínicas móviles y los voluntarios de la Cruz Roja de Côte d'Ivoire prestan servicios de salud a la población.
© CICR / H. Layal / v-p-ci-e-00257

Tinhou (Guiglo), Côte d’Ivoire. Se reconstruye una vivienda. 

Tinhou (Guiglo), Côte d’Ivoire. Se reconstruye una vivienda.
© CICR / F. Coloni / v-p-ci-e-00256

Ligaleu (Zuan-Hunien), Côte d’Ivoire. Se reúne a una joven con su familia 

Ligaleu (Zuan-Hunien), Côte d’Ivoire. Se reúne a una joven con su familia
© CICR / G. Van Hoever / v-p-ci-e-00252

Granpain, departamento de Bangolo (Man), Côte d’Ivoire. Voluntarios de la Cruz Roja de Côte d'Ivoire distribuyen víveres a las personas desplazadas. 

Granpain, departamento de Bangolo (Man), Côte d’Ivoire. Voluntarios de la Cruz Roja de Côte d'Ivoire distribuyen víveres a las personas desplazadas.
© CICR

Guiglo, Côte d'Ivoire. Los equipos de las clínicas móviles y los voluntarios de la Cruz Roja de Côte d'Ivoire prestan servicios de salud a la población. 

Guiglo, Côte d'Ivoire. Los equipos de las clínicas móviles y los voluntarios de la Cruz Roja de Côte d'Ivoire prestan servicios de salud a la población.
© CICR / H. Layal