• Enviar
  • Imprimir

Malí: alarmante situación humanitaria de las poblaciones del norte y centro del país

25-05-2012 Resumen de actividades

En el norte de Malí, la población desplazada y residente se encuentra en una situación humanitaria alarmante, y la afluencia de desplazados agrava la inseguridad alimentaria en las otras regiones del país no afectadas directamente por la violencia armada. El CICR comenzó a distribuir víveres a más de 23.000 desplazados en la región de Mopti, situada en el centro del país, así como combustible a las dos principales ciudades del norte, Tombuctú y Kidal.

"En Malí, la población residente ha dado muestras de una solidaridad impresionante. Los habitantes comparten lo poco que tienen con los desplazados", señala Juerg Eglin, jefe de la delegación regional del CICR para Malí y Níger. "Es necesario compensar rápidamente los esfuerzos desplegados por los residentes prestando una asistencia inmediata en las zonas donde se ha registrado una afluencia de desplazados", añade. Particularmente en el norte del país, la situación humanitaria es muy preocupante no sólo para los cientos de miles de habitantes de los centros urbanos, sino también para los agricultores y ganaderos en vísperas de la temporada agrícola, dado que el país atraviesa una grave crisis alimentaria.

Unas 32.000 personas desplazadas en la región de Mopti

En la región de Mopti, en el centro del país, donde el CICR acaba de abrir una oficina, la Institución calcula que unas 32.000 personas han huido de la violencia desatada más al norte. Esas personas han encontrado alojamiento principalmente con las familias de acogida. Sin embargo, como consecuencia de las malas cosechas del año pasado, la región carece de cereales. En algunas localidades, las últimas reservas ya se han agotado desde hace tiempo y las familias comienzan a recoger las hojas de los árboles para alimentarse. La afluencia masiva de desplazados agrava, pues, una situación alimentaria ya difícil.

En colaboración con la Cruz Roja Maliense, el CICR emprendió, el 23 de mayo pasado, una distribución de víveres para más de 23.000 desplazados en los círculos de Djenné, Bandjagara, Bankass y Koro en la región de Mopti. La semana pasada, la Cruz Roja Maliense, con el apoyo del CICR, también distribuyó arroz y mijo a unos 9.000 desplazados, así como artículos domésticos esenciales a 1.200 familias desplazadas en las regiones de Sikasso, Segú y Mopti.

Se mantiene el abastecimiento de agua en Tombuctú y Kidal

En las ciudades de Tombuctú y Kidal, es probable que en los próximos días falte el agua potable. Sin combustible para los generadores que hacen funcionar las bombas de perforación y las plantas de tratamiento, la producción de agua potable será interrumpida, privando así de agua a los habitantes de las dos principales ciudades del norte de Malí. A fin de evitar esta situación, cuyas consecuencias humanitarias serían catastróficas para miles de personas, el CICR decidió proporcionar combustible para alimentar los dos generadores de ambas ciudades. Ya en Gao, donde el CICR brinda apoyo al hospital de la ciudad, la Institución abastece de combustible la central eléctrica desde el 8 de abril, con objeto de garantizar la producción de agua potable.

Agricultores y ganaderos enfrentan grandes dificultades

Dadas las malas cosechas en 2011 y 2012, las reservas alimentarias se sitúan en un nivel mínimo y los agricultores no pueden subvenir a sus necesidades sin asistencia. Para los ganaderos, la temporada tampoco cumplió las expectativas. El balance forrajero es deficitario, lo cual perturba gravemente el movimiento del ganado en los mercados y las rutas de pastoreo. Por otra parte, los compradores no pueden desplazarse dada la inseguridad reinante y los ganaderos ya no pueden vender el ganado ni en Malí ni en los países de la región. Debido a que la falta de forraje reduce cada día un poco más la capacidad de los animales para desplazarse en busca de los escasos pastizales y de agua, los ganaderos se ven obligados a malvenderlos a los pocos compradores que aún se pueden encontrar en los mercados locales.

En general, el acceso a los cereales sigue siendo un problema grave para las poblaciones del norte. La oferta se ve gravemente perturbada por el conflicto y la inseguridad, y en los mercados locales, los precios de los alimentos básicos aumentan de manera exponencial. En los centros urbanos, los bancos ya no funcionan, los trabajadores ya no reciben su sueldo, el poder adquisitivo disminuye inexorablemente y el acceso a los productos y servicios en los mercados es muy difícil dada la falta de dinero en efectivo.

"Es imperativo que podamos tener acceso a las poblaciones cuyas necesidades son enormes y urgentes. En primer lugar, habrá que distribuir semillas a los agricultores para que puedan cultivar sus campos y esperar una cosecha este año, y luego proporcionar a los ganaderos alimento para el ganado, al mismo tiempo que se procede a una compra de ganado de emergencia y al tratamiento veterinario para preservar el resto de las cabezas de ganado", explica Juerg Eglin.

Traslado de detenidos liberados

En su calidad de intermediario neutral, el CICR facilitó el regreso de ocho personas originarias del norte del país, liberadas en Bamako, donde se encontraban detenidas a raíz de la crisis que afecta al norte del país. Después de haber transitado por Niamey, esas personas pudieron reunirse con su familia en Gao el pasado día viernes 25 de mayo. Durante su detención en Bamako, recibieron dos veces la visita del CICR.

Para más información:
Germain Mwehu, CICR, Niamey, tel.: +227 97 45 43 82
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 22 71 ó +41 79 217 32 17


Fotos

Localidad de Addrass, situada a 30 kilómetres de Ménaka, región de Gao, Malí. Distribución de víveres entre personas desplazadas. 

Localidad de Addrass, situada a 30 kilómetres de Ménaka, región de Gao, Malí. Distribución de víveres entre personas desplazadas.
© CICR / M. Douma

Sede de la Cruz Roja Maliense en Mopti, centro de Malí. Voluntarios de la Cruz Roja distribuyen víveres y artículos de primera necesidad entre familias desplazadas en el norte de Malí. 

Sede de la Cruz Roja Maliense en Mopti, centro de Malí. Voluntarios de la Cruz Roja distribuyen víveres y artículos de primera necesidad entre familias desplazadas en el norte de Malí.
© CICR / C. Sekou

Ménaka, región de Gao, Malí. Un voluntario de la Cruz Roja junto a una madre y un niño desplazados. 

Ménaka, región de Gao, Malí. Un voluntario de la Cruz Roja junto a una madre y un niño desplazados.
© CICR / M. Douma

Sévaré, Mopti, Malí. El CICR y la Cruz Roja Maliense distribuyen víveres y artículos de primera neceisdad entre personas desplazadas en el norte de Malí. 

Sévaré, Mopti, Malí. El CICR y la Cruz Roja Maliense distribuyen víveres y artículos de primera neceisdad entre personas desplazadas en el norte de Malí.
© CICR / C. Sekou