• Enviar
  • Imprimir

Israel y los territorios ocupados: el CICR continúa prestando apoyo en Gaza y sigue de cerca la situación de los detenidos en huelga de hambre

15-08-2012 Resumen de actividades

El CICR sigue efectuando un seguimiento estrecho de las consecuencias en el plano humanitario de las políticas y las prácticas israelíes en los territorios ocupados. En la Franja de Gaza, la escalada de la violencia y la escasez de combustible han deteriorado aun más las precarias condiciones de vida. A continuación, un resumen de las actividades del CICR en Israel y los territorios ocupados entre enero y finales de mayo de 2012.

En el primer semestre de 2012, el proceso de paz se mantuvo en un punto muerto, a pesar de los esfuerzos de Jordania por facilitar el diálogo entre Israel y la Autoridad Palestina.  

Por otro lado, el proceso de reconciliación entre Hamas y Fatah se ha estancado, por lo que han quedado pospuestas las conversaciones sobre un gobierno de unidad nacional y la convocatoria a elecciones.  

A comienzos de marzo de 2012, se produjo una de las más intensas escaladas de violencia entre Gaza e Israel desde la operación "Plomo fundido", de 2008/2009. Tras el asesinato de un oficial de alto rango de los Comités de Resistencia Popular, desde Gaza se lanzó un ataque con misiles en el que resultaron heridos varios civiles.

El cierre de Gaza, que lleva cinco años, continúa afectando todos los aspectos de la vida en ese enclave costero y anula toda posibilidad de recuperación económica, pese a las concesiones realizadas por las autoridades israelíes. El largo proceso de otorgamiento de permisos y los estrictos controles de seguridad exigidos para salir de Gaza, así sea por motivos médicos, de educación o de formación, siguen siendo causa de preocupación. Mediante programas de dinero por trabajo y apoyo a los medios de sustento, el CICR ayuda a las personas de bajos recursos a afrontar las precarias circunstancias que atraviesan.  

Varios detenidos palestinos en lugares de detención israelíes iniciaron una serie de huelgas de hambre individuales para protestar contra la detención administrativa y exigir su liberación. El 17 de abril comenzó una huelga de hambre general, que realizaron más de 1.500 detenidos. Exigieron la reanudación de las visitas de familiares a los detenidos procedentes de Gaza, el término del régimen de "detenidos incomunicados" y varias mejoras de sus condiciones de detención. El CICR aumentó la frecuencia de sus visitas y siguió de cerca las condiciones médicas de los detenidos en huelga de hambre.

El CICR también se centró en las consecuencias en el plano humanitario de las restricciones impuestas a la circulación y al acceso a la tierra, del aumento de la violencia de los colonos y de las operaciones militares y de mantenimiento del orden que realiza Israel.

Visitas a los detenidos en huelga de hambre

Entre enero y finales de mayo de 2012, el CICR visitó con frecuencia a los detenidos en lugares de detención tanto israelíes como palestinos para verificar sus condiciones de detención y el trato que recibían. En los lugares de detención israelíes, siguió de cerca las condiciones generales de unos 8.500 detenidos palestinos, especialmente los que habían sido interrogados, los que estaban bajo el régimen de incomunicados y los menores.

El CICR también siguió de cerca las condiciones médicas de los más de 1.500 detenidos palestinos que realizaron una huelga de hambre de abril a mayo de 2012 y mantuvo conservaciones bilaterales con diversas autoridades médicas y detenedoras israelíes.

“Nuestro papel consistió en asegurarnos de que se respetaran las normas internacionales durante la prolongada huelga de hambre", dijo el doctor Nicoloz Sadradze, de la delegación del CICR en Israel y los territorios ocupados. "Respetamos la libre voluntad de los detenidos y les informamos de las consecuencias médicas de su decisión."

Tras un acuerdo entre los detenidos y los servicios penitenciarios israelíes, la huelga de hambre llegó a su fin el 14 de mayo de 2012. El acuerdo estableció la reanudación de las visitas de familiares a los detenidos cuyos parientes viven en Gaza (visitas que habían sido suspendidas por las autoridades israelíes en 2007).

Por otro lado, unos 4.000 detenidos de Cisjordania, Jerusalén Oriental y los Altos del Golán recibieron visitas de familiares (unas 41.000 personas), en el marco de un programa del CICR.

El CICR también visitó a unas 2.000 personas detenidas por las autoridades palestinas en Cisjordania y en Gaza para verificar el trato que reciben y las condiciones de detención.

Entrega de insumos médicos a instalaciones de salud de Gaza

El CICR prestó apoyo vital a las instalaciones de salud de Gaza, donde el 35 por ciento de los medicamentos y los artículos desechables esenciales están fuera de stock y la situación es precaria. Entre enero y mayo de 2012, el CICR distribuyó 230 toneladas de insumos médicos. Por la escasez crónica de medicamentos, varios pacientes tuvieron que ser derivados al exterior para recibir tratamiento, lo que implica un largo proceso para obtener el permiso y estrictos controles de seguridad antes de salir de Gaza.

Otra prioridad del CICR, a fin de prestar atención médica adecuada a los heridos y los enfermos, es el apoyo a los servicios de urgencia del Ministerio de Salud y de la Media Luna Roja Palestina. Por otro lado, el CICR provee de insumos quirúrgicos básicos y de repuestos para los equipos médicos a ochos hospitales importantes de Gaza.

En febrero de 2012, cuando la falta de una fuente fiable de combustible llevó a los hospitales al límite, algunos servicios se vieron ante una amenaza de cierre. En respuesta, el CICR entregó 300.000 litros de combustible a 13 hospitales de Gaza a fin de ayudarles a seguir funcionando a pesar de las interrupciones diarias del suministro eléctrico.

El CICR también ayudó al Centro de Miembros Artificiales y Poliomielitis a atender a más de 1.200 pacientes, 250 de los cuales recibieron un tratamiento de fisioterapia.

Seguridad económica y condiciones de saneamiento

A fin de responder a las necesidades económicas de las familias afectadas por el cierre de Gaza, el CICR asistió a más de 10.600 personas de bajos recursos mediante programas de dinero por trabajo. Encargó a artistas desempleados que realizaran esculturas con mensajes educativos, sociales y de salud. Por otro lado, fueron reparadas varias carreteras a fin de mejorar el acceso a las escuelas y las granjas.

En las zonas fronterizas de Gaza, más de 800 personas recibieron insumos agrícolas para mejorar la producción de alimentos. En las zonas de Cisjordania más afectadas por las restricciones impuestas a la circulación, más de 100 hogares de agricultores obtuvieron mejor acceso a la tierra como resultado del apoyo del CICR y de sus gestiones ante las autoridades israelíes. El CICR también entregó paquetes de alimentos a 250 familias beduinas vulnerables en el valle del Jordán.

En Gaza, los ingenieros del CICR especializados en agua y saneamiento están trabajando en asociación con las autoridades locales para mejorar las plantas de tratamiento de aguas residuales, tender redes de alcantarillado, recolección de agua de lluvia y conductos, así como para renovar las estaciones de bombeo. Entre enero y finales de mayo de 2012, 200.000 personas de Beit Hanoun y Rafah se beneficiaron de mejores condiciones de saneamiento.

Cooperación con la Media Luna Roja Palestina y la Sociedad del Magen David Adom en Israel

El CICR continuó proporcionando apoyo financiero a los servicios médicos de urgencia de la Media Luna Roja Palestina, que respondieron a más de 30.000 pedidos de asistencia en Jerusalén Oriental, Gaza y Cisjordania.

El personal del CICR y los voluntarios de la Media Luna Roja Palestina trabajaron juntos para distribuir socorros de urgencia a más de 1.600 personas en el territorio palestino ocupado, tras la destrucción de sus viviendas.

La Sociedad del Magen David Adom en Israel mantiene sus servicios médicos de urgencia en todo el país. Estuvo en alerta en varias ocasiones, entre enero y finales de mayo de 2012, durante eventos públicos y después de los ataques con misiles y morteros en el sur. El CICR continuó financiando esos servicios en zonas sensibles y remotas, así como la capacitación de los socorristas.

Promoción del derecho internacional humanitario

El CICR realizó sesiones informativas sobre derecho internacional humanitario (DIH) y el papel del CICR para 200 miembros de las fuerzas armadas y la policía israelíes, así como para guardias de frontera, administradores de puestos fronterizos y funcionarios de penitenciarías. Además, brindó sesiones informativas dirigidas a más de 700 funcionarios encargados de aplicar la ley de los servicios de seguridad palestinos, sobre el marco jurídico aplicable a sus funciones y sobre las normas de derechos humanos y los principios internacionales relativos a la aplicación de la ley en general.  

La promoción de los principios humanitarios entre los miembros de la sociedad civil siguió siendo una prioridad. El CICR organizó un curso intensivo sobre DIH para abogados del servicio civil israelí y de organizaciones de la sociedad civil. Además, realizó varias conferencias sobre DIH, algunas para miembros de organismos humanitarios y de derechos humanos que operan en Israel y los territorios ocupados, y otras en universidades israelíes.

Ocho facultades de derecho o donde se enseña la ley musulmana (charia) en Gaza y Cisjordania continuaron enseñando el DIH; más de 350 estudiantes de diversas universidades palestinas asistieron a presentaciones del CICR sobre el tema.

Eight Gazan and West Bank law or Sharia faculties continued to teach IHL and more than 350 students from various Palestinian universities attended ICRC presentations on the subject.


Fotos

Jenín, Cisjordania. Personal del CICR verifica la identidad de las familias antes de acompañarlas desde los territorios ocupados hasta lugares de detención israelíes a fin de que pudieran visitar a sus familiares detenidos. 

Jenín, Cisjordania. Personal del CICR verifica la identidad de las familias antes de acompañarlas desde los territorios ocupados hasta lugares de detención israelíes a fin de que pudieran visitar a sus familiares detenidos.
© CICR / Andrea and Magda / il-e-02578

Un delegado conversa con detenidos durante una visita del CICR a la cárcel Ramon en Israel. 

Un delegado conversa con detenidos durante una visita del CICR a la cárcel Ramon en Israel.
© CICR / G. Kavalerchik / il-e-02567

Wala' Alnahal realiza ejercicios con su nuevo miembro artificial en el Centro de Miembros Artificiales y Poliomielitis en Gaza, que recibe apoyo del CICR.  

Wala' Alnahal realiza ejercicios con su nuevo miembro artificial en el Centro de Miembros Artificiales y Poliomielitis en Gaza, que recibe apoyo del CICR.
© CICR / N. Kero / il-e-02568

The village of Yanoun, northern West Bank. Since these Palestinian farmers have limited access to their land, which is situated near the Israeli settlements, the ICRC liaises with Israeli authorities to ensure that farmers are able to work in their olive groves. 

The village of Yanoun, northern West Bank. Since these Palestinian farmers have limited access to their land, which is situated near the Israeli settlements, the ICRC liaises with Israeli authorities to ensure that farmers are able to work in their olive groves.
© ICRC / B. Almohor