• Enviar
  • Imprimir

Somalia: pese a los esfuerzos humanitarios, el año 2012 sigue presentando graves desafíos

31-08-2012 Resumen de actividades

Durante la primera mitad de 2012, los somalíes siguieron sufriendo las consecuencias de la grave situación de inseguridad alimentaria y los efectos del conflicto. Pese a las dificultades, desde comienzos de año, el CICR ha proporcionado alimentos para 1,4 millones de personas en el país.

Mientras que la seguridad alimentaria mejoró gradualmente desde el punto álgido de la crisis causada por la sequía en 2011, la gravedad de esa crisis, la escasez de precipitaciones y otras limitaciones a la producción mantienen las tasas de desnutrición en niveles alarmantes y obligan a los más vulnerables a seguir luchando para sobrevivir.

"Por desgracia, hasta ahora, el año 2012 ha sido otro período problemático para muchos somalíes, que siguen soportando las enormes penurias causadas por la combinación de los efectos del conflicto y las extremas condiciones meteorológicas", dijo Patrick Vial, jefe de la delegación del CICR en Somalia.

El CICR lleva adelante actividades humanitarias en el país desde hace 21 años. "El hecho de que el hospital Keysaney de Mogadiscio, apoyado por el CICR y gestionado ahora por la Media Luna Roja Somalí, venga prestando servicios médicos de urgencia hace más de veinte años señala la magnitud de las necesidades y nuestra decisión de responder a ellas", dijo el Sr. Vial. "Quisiera felicitar a todo el personal que ha trabajado en este hospital a los largo de los años, prestando un servicio que, más que crítico, es vital para la comunidad".

La situación se ha visto agravada por el constante conflicto en el sur y centro de Somalia, a medida que el gobierno federal de transición y los interlocutores internacionales que lo apoyan procuran obtener ventajas territoriales con respecto a Al Shabaab. Los generalizados enfrentamientos entre clanes y la constante inestabilidad causada por las disputas entre Somalilandia y Puntlandia en relación con las regiones de Sool y Sanag han causado víctimas, desplazamientos y otros problemas de índole humanitaria.

De la ayuda de emergencia al apoyo de los medios de subsistencia

Durante los últimos 12 meses, las actividades prioritarias del CICR en Somalia han sido la prestación de ayuda de emergencia necesaria para paliar la severa crisis en materia de seguridad alimentaria causada por la sequía, así como las necesidades de las personas heridas por armas. El CICR hace los máximos esfuerzos por que su respuesta a estas necesidades urgentes sea lo más apropiada y amplia posible en circunstancias invariablemente difíciles.

El Sr. Vial dijo: "El CICR también está llevando a cabo un esfuerzo sostenido por ayudar a las personas a ganarse la vida sin ayuda externa, por ejemplo, proporcionándoles semillas y herramientas. En cooperación con la Media Luna Roja Somalí, también garantizamos la disponibilidad de servicios de atención primaria de la salud". "Ahora que hemos finalizado las distribuciones de alimentos de emergencia, podremos concentrarnos más aún en estos tipos de actividades".

Respuesta del CICR a la inseguridad alimentaria

Las distribuciones de alimentos de emergencia, iniciadas en respuesta a la crisis que comenzó en 2011 a resultas de la sequía y el conflicto, concluyeron antes del final del Ramadán y de los festejos de Eid-ul-Fitr. Unas 420.000 personas vulnerables en Mogadiscio, particularmente desplazados, huérfanos, viudas y ancianos, recibieron raciones que incluían arroz, frijoles, aceite y una mezcla de maíz y soja. Desde comienzos de año, otras 720.000 personas que residen en el resto del sur y el centro de Somalia y Puntlandia, han recibido una ayuda alimentaria similar. En total, entre julio de 2011 y mediados de agosto de 2012, se distribuyó ayuda alimentaria a 2,5 millones de somalíes.

"Afortunadamente, la situación nutricional en Somalia ha mejorado desde que la crisis alcanzó su punto culminante en julio del año pasado. Sin embargo, pese a todos los esfuerzos de la comunidad humanitaria, muchas personas siguen afrontando considerables dificultades", dijo Mohamed Sheikh, coordinador de los programas de seguridad económica del CICR en Somalia.

"Las personas con las mayores necesidades son las afectadas por el conflicto actual o por los desastres naturales; se cuentan entre ellas las personas desplazadas, los agricultores, los pastores y los miembros de comunidades marginadas", dijo. "El CICR les ayuda de diferentes maneras, cada una de las cuales encara necesidades específicas. En crisis agudas, proporcionamos ayuda mientras, en paralelo, nos preparamos para ayudar a las personas a restablecer sus medios de subsistencia distribuyendo herramientas y semillas, mejorando la infraestructura agrícola y poniendo en práctica diversas iniciativas microeconómicas".

Además de las distribuciones de alimentos, en lo que va del año se han distribuido semillas y herramientas a 42.000 personas. Las obras de reparación realizadas en los canales han permitido a otras 33.000 personas mejorar su productividad agrícola.

20 años de atención médica en el hospital Keysaney

El hospital Keysaney abrió sus puertas el 2 de febrero de 1992, en momentos en que se libraban intensos enfrentamientos en Mogadiscio tras la caída del régimen de Siad Barre. El edificio del hospital, originalmente concebido para albergar una cárcel, fue reconvertido por el CICR y el personal empezó a prestar servicios de cirugía de guerra y otros servicios médicos de urgencia. Actualmente, Keysaney es dirigido completamente por la Media Luna Roja Somalí.

"Las dos décadas de conflicto armado han afectado profundamente a la población y al país en general, causando una prolongada crisis humanitaria", dijo Yussuf Mohamed Hassan, director del hospital desde 2004, hablando durante el festejo del 20º aniversario del hospital. "La infraestructura esencial de todo el país, incluidos los hospitales, ha sido destruida por las luchas internas entre las distintas facciones políticas. Pese a ello, desde que se inauguró,  hace veinte años, el hospital Keysaney ha atendido a más de 216.000 personas, entre ellas 30.000 pacientes con heridas causadas por armas. Creo que hemos sido capaces de funcionar durante todo este tiempo sencillamente gracias a nuestra imparcialidad y neutralidad".

Entre enero y finales de agosto, el CICR también:

  • ayudó a la Media Luna Roja Somalí a proporcionar acceso a la atención primaria de la salud para 700.000 personas. El personal médico atendió a más de 300.000 pacientes y vacunó a 48.000. Además, trató a más de 45.500 personas desnutridas en 43 centros de atención primaria de la salud y clínicas maternoinfantiles;
  • proporcionó apoyo a los hospitales Medina y Keysaney de Mogadiscio, donde recibieron tratamiento 6.800 pacientes que habían sufrido traumas;
  • proporcionó insumos médicos de emergencia en 11 ocasiones a tres centros de salud, para el tratamiento de pacientes con heridas de guerra;
  • aportó raciones de agua de emergencia para más de 22.300 personas desplazadas de Buuhoodle, a consecuencia del conflicto que tiene lugar en las regiones de Cayn, Sool y Sanaag;
  • mejoró las perforaciones, los pozos de agua cavados a mano y otros puntos de captura de agua en el centro sur de Somalia y partes de Puntlandia, en beneficio de 51.000 personas que ahora gozan de acceso al agua potable;
  • mejoró las condiciones de detención de 1.000 personas en Mogadiscio mediante la distribución de colchones, mantas, sandalias y artículos sanitarios;
  • junto con la Media Luna Roja Somalí, mantuvo un servicio de mensajes familiares que permitió a 256 familias restablecer el contacto con parientes separados por el conflicto.

Fotos

Id Bidka, cerca de Dhusamareb, región de Galgaduud, Somalia, abril de 2012. Personas desplazadas reciben alimentos del CICR. 

Id Bidka, cerca de Dhusamareb, región de Galgaduud, Somalia, abril de 2012. Personas desplazadas reciben alimentos del CICR.
© CICR / M. Yerow / v-p-so-e-00645

Adado, región de Galgaduud, Somalia, 2010. El personal de la Media Luna Roja Somalí pesa a los niños antes de recibirlos, junto con sus madres, en el centro de alimentación terapéutica. 

Adado, región de Galgaduud, Somalia, 2010. El personal de la Media Luna Roja Somalí pesa a los niños antes de recibirlos, junto con sus madres, en el centro de alimentación terapéutica.
© CICR / M. Yerow

Sede del distrito de Hamar Weyne, Mogadiscio, Somalia, julio de 2012. Personas desplazadas reciben alimentos del CICR en una operación realizada en cooperación con la Media Luna Roja Somalí. 

Sede del distrito de Hamar Weyne, Mogadiscio, Somalia, julio de 2012. Personas desplazadas reciben alimentos del CICR en una operación realizada en cooperación con la Media Luna Roja Somalí.
© CICR / O. Warsame / v-p-so-e-00648

Región de Galgaduud, Somalia, abril de 2012. Personas desplazadas en un refugio improvisado. 

Región de Galgaduud, Somalia, abril de 2012. Personas desplazadas en un refugio improvisado.
© CICR / M. Yerow

Id Bidka, región de Dhusamareb, Somalia, abril de 2012. Un colaborador del CICR que controla la distribución de alimentos a las personas desplazadas entrevista a una de las personas que han recibido alimentos del CICR. 

Id Bidka, región de Dhusamareb, Somalia, abril de 2012. Un colaborador del CICR que controla la distribución de alimentos a las personas desplazadas entrevista a una de las personas que han recibido alimentos del CICR.
© CICR / A. Sheikh