• Enviar
  • Imprimir

Sudán del Sur: agravación de la escasez de agua a medida que aumenta la población de los campamentos de refugiados

26-06-2012 Resumen de actividades N° 03/12

En las últimas semanas, el número de sudaneses que llega a los campamentos de refugiados de Sudán del Sur ha aumentado continuamente. El CICR ha finalizado la construcción de un conducto de siete kilómetros que abastecerá en agua al campamento de Jamam, en el estado de Alto Nilo, y ha reparado varias bombas manuales de agua en Yida, otro gran campamento de refugiados, ubicado en el estado de Unidad.

Aunque la situación de conflicto en algunas áreas septentrionales de Sudán del Sur ha remitido considerablemente en el último mes, miles y miles de personas que huyeron, tras la intensificación de los enfrentamientos en abril y mayo, siguen estando desplazadas. Los refugiados procedentes de Sudán siguen afluyendo a los campamentos de los estados de Alto Nilo y Unidad, próximos a la frontera norte. Las fuertes lluvias comenzarán en breve y estas zonas remotas quedarán prácticamente aisladas.

"La falta de agua potable en el campamento de Jamam representa un gran riesgo para la salud pública", explicó el jefe de la delegación del CICR en Sudán del Sur, Melker Mabeck. "Las fuertes lluvias que se avecinan podrían propiciar la propagación de más enfermedades mortales transmitidas por el agua, sobre todo si los refugiados beben directamente agua de superficie contaminada".

Construcción de un conducto de agua de siete kilómetros

El CICR ha construido un conducto de agua de siete kilómetros para abastecer al campamento de refugiados de Jamam, gracias al cual se seguirá suministrando agua potable a los refugiados cuando las lluvias impidan que los camiones cisterna transiten por las carreteras. Asimismo, la Institución ha donado, a la clínica del campamento, cuatro tanques de captación del agua de lluvia. Actualmente, está estudiando otras posibilidades para suministrar más agua al campamento.

En el campamento de refugiados de Yida, ubicado en el condado de Pariang, en el estado de Unidad, se repararon dos bombas de agua manuales para ayudar a atender el aumento de la demanda que genera el creciente número de refugiados. Desde principios de 2012, el CICR ha reparado otras 20 bombas de agua manuales y una fuente en el condado de Pariang; de este modo, 12.000 personas pueden ir a pie a recoger agua, a una distancia razonable de su lugar de residencia.


Transporte de socorros a zonas remotas

Tras los enfrentamientos que hubo a principios de mayo, a proximidad de la frontera con Sudán, más de 1.800 personas huyeron al pueblo de Firka, ubicado en el condado de Raja, en el estado de Bahr el Ghazal Occidental. En esta zona remota en la que raras veces se adentran las organizaciones humanitarias, el CICR reparó la bomba manual de agua del pueblo, limpió tres pozos excavados a mano e informó a la comunidad sobre cómo tratar el agua, en casa, con pastillas de cloro. Se está estudiando el modo de prestar otro tipo de ayuda al pueblo, consistente en alimentos, mosquiteros y lonas.

El CICR prosigue las obras para mejorar el funcionamiento de las plantas de tratamiento de agua de Bentiu y Rubkona, las dos principales poblaciones del estado de Unidad. Recientemente, la Institución instaló una nueva motobomba y emprendió una revisión de la red de tuberías.

En la localidad de Akobo, en el estado de Jonglei, el CICR traspasó tres fuentes alimentadas por energía solar al consejo local que gestiona el suministro de agua. Estas instalaciones, que ofrecen una solución sostenible a la escasez de agua en la zona, bombean unos 90.000 litros de agua por hora y pueden abastecer en agua potable hasta 55.000 personas.

Llamadas para restablecer el contacto entre familiares

El CICR ha ayudado a restablecer el contacto a muchos miembros de familias separadas por el conflicto. Desde principios de año, se han facilitado más de 1.000 llamadas entre refugiados de los campamentos de Sudán del Sur y sus seres queridos.

El CICR comenzó a desplegar actividades en Sudán meridional en 1986. Cuando esta región accedió a la independencia con el nombre oficial de Sudán del Sur, el 9 de julio de 2011, la Institución abrió una delegación en Juba, la mayor ciudad del joven país. El CICR también tiene dos subdelegaciones en Malakal y Wau. En Sudán del Sur, la Institución despliega actividades para prevenir violaciones del derecho internacional humanitario y apoyar a los hospitales y a los servicios de rehabilitación física. También ayuda a las comunidades afectadas por el conflicto a sobrevivir y a ser autosuficientes.

Para más información:
Ewan Watson, CICR, Juba, tel.: +21 19 12 17 89 46
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 22 71 ó +41 79 217 32 17


Fotos

Campamento de refugiados de Jamam, en el estado de Alto Nilo, Sudan del Sur.  

Campamento de refugiados de Jamam, en el estado de Alto Nilo, Sudan del Sur. Aquí se alojan miles de personas vulnerables que, atravesando la frontera, huyeron de sus hogares en el estado de Nilo Azul, a causa de los enfrentamientos. El CICR instaló para el campamento un sistema de distribución de agua a lo largo de siete kilómetros.
© Tom Stoddart / Getty Images / ICRC

Agok Sudán del Sur. En marzo de 2012, el CICR proporcionó a cerca de 15.000 personas desplazadas por los enfrentamientos semillas de sésamo, cacahuetes y sorgo, además de aperos de labranza y víveres como medida para proteger las semillas. 

Agok Sudán del Sur. En marzo de 2012, el CICR proporcionó a cerca de 15.000 personas desplazadas por los enfrentamientos semillas de sésamo, cacahuetes y sorgo, además de aperos de labranza y víveres como medida para proteger las semillas.
© Tom Stoddart / Getty Images / ICRC

Estado de Unidad, Sudán del Sur. Colaboradores del CICR trabajando en el poblado de Manjaba, condado de Pariang, donde la Institución ha prestado asistencia en la construcción y el mantenimiento de una bomba de agua que abastece a la zona. 

Estado de Unidad, Sudán del Sur. Colaboradores del CICR trabajando en el poblado de Manjaba, condado de Pariang, donde la Institución ha prestado asistencia en la construcción y el mantenimiento de una bomba de agua que abastece a la zona.
© Tom Stoddart / Getty Images / ICRC

Campamento de refugiados de Pariang, estado de Unidad, Sudán del Sur. El CICR facilita las llamadas telefónicas para permitir que los refugiados restablezcan el contacto con sus familias, de las cuales debieron separarse durante el conflicto armado.  

Campamento de refugiados de Pariang, estado de Unidad, Sudán del Sur. El CICR facilita las llamadas telefónicas para permitir que los refugiados restablezcan el contacto con sus familias, de las cuales debieron separarse durante el conflicto armado.
© Getty Images / CICR / Tom Stoddart / SS-E-00156

En el campamento de refugiados de Jamam, en el estado de Alto Nilo, Sudán del Sur, se alojan miles de personas vulnerables que, atravesando la frontera, huyeron de sus hogares en el estado de Nilo Azul, a causa de los enfrentamientos. El CICR instaló para el campamento un sistema de distribución de agua a lo largo de siete kilómetros. 

En el campamento de refugiados de Jamam, en el estado de Alto Nilo, Sudán del Sur, se alojan miles de personas vulnerables que, atravesando la frontera, huyeron de sus hogares en el estado de Nilo Azul, a causa de los enfrentamientos. El CICR instaló para el campamento un sistema de distribución de agua a lo largo de siete kilómetros.
© Getty Images / CICR / Tom Stoddart / SS-E-00083