• Enviar
  • Imprimir

Sudán del Sur: un nuevo país enfrentado a desafíos humanitarios cruciales

08-02-2012 Resumen de actividades N° 12/01

Seis meses después de acceder a la independencia, Sudán del Sur sigue enfrentando desafíos humanitarios. El CICR centra sus actividades en las inestables regiones septentrionales que lindan con Sudán y vela por el respeto debido a la población civil y por la protección y el tratamiento de los heridos. Además, la Institución presta asistencia a las comunidades afectadas por el conflicto.

Mientras Sudán del Sur se afana en poner en pie nuevas instituciones, la violencia y los conflictos siguen perturbando la vida de muchos de los habitantes de este joven país. "Las comunidades afectadas por el conflicto son extremadamente vulnerables", declaró la jefa de la delegación del CICR en Yuba, Michela Telatin.

A raíz de una controversia por la repartición de los ingresos procedentes del petróleo, la tensión ha estallado entre Sudán y Sudán del Sur. Además, las fuerzas armadas de Sudán del Sur se han visto implicadas en los enfrentamientos entre los grupos armados que operan en el norte del país. Los enfrentamientos que se libraron antes de la secesión en la zona de Abyei habían obligado a miles de personas a atravesar el río Kiir para escapar y, actualmente, los continuos enfrentamientos en los estados sudaneses de Kordofán Sur y Nilo Azul han forzado a los civiles a huir a Sudán del Sur. En enero, la violencia se exacerbó drásticamente en el estado de Jonglei, dando lugar a un desplazamiento masivo de población y cientos de víctimas. Del otro lado del país, las comunidades vecinas a la frontera con República Democrática del Congo y con República Centroafricana siguen conviviendo con el temor de ser atacadas por los grupos armados.

Asistencia de salud

El Hospital Universitario de Malakal -el único centro de referencia en los estados de Unidad, Jonglei y Alto Nilo- presta servicios a una amplia zona en el norte del país, plagada de minas en gran parte y aislada por completo durante la época de lluvias. El CICR está incrementando la capacidad quirúrgica del centro, mediante la construcción de un nuevo quirófano y la rehabilitación de los edificios existentes y está mejorando el sistema de abastecimiento de agua.

El equipo médico del CICR presta asistencia de emergencia a los heridos víctimas de trauma, tanto civiles como combatientes; cuando es necesario, se desplaza al lugar de los enfrentamientos para atender a los pacientes que no pueden ser evacuados. Entre julio de 2011 y diciembre de 2011, el equipo operó, en este hospital, a 350 víctimas de trauma, de las cuales 235 heridos por arma. Asimismo, dicho equipo dispensa formación al personal local del hospital, a fin de mejorar los servicios pediátricos y quirúrgicos.

El CICR donó apósitos, fluidos intravenosos, antibióticos y otros suministros a ocho hospitales -incluidos Wau, Bentiu, Bor, Malakal y Yuba- y a cinco clínicas de atención primaria de salud -en Unidad, Alto Nilo y Jonglei- para atender a los pacientes heridos por arma.

Apoyo a los discapacitados físicos

En 2009, el CICR inauguró, en Yuba, el Centro de Rehabilitación Física de Referencia para dispensar cuidados especializados a los discapacitados físicos y, en particular, para garantizar una atención continuada a las víctimas de minas antipersonal. El centro, actualmente gestionado de forma conjunta con el Ministerio de Género, Infancia y Bienestar Social, es el único de este tipo en el país. El CICR financia un programa de formación sobre normas internacionales para los ortopedistas y fisioterapeutas que trabajan en él.

En 2011, en dicho centro se atendió a cerca de 1.500 pacientes, entre ellos más de 1.000 amputados. Se colocaron 323 prótesis de extremidades a personas que habían sufrido amputaciones, entre ellas 91 víctimas de accidentes relacionados con minas antipersonal y otros restos explosivos de guerra. Asimismo, se entregaron 142 órtesis, 95 sillas de ruedas, 626 muletas y bastones y se prestaron servicios de fisioterapia a 728 personas.

El CICR facilita el transporte de los pacientes discapacitados hasta el Centro en Yuba y, en breve, inaugurará otros centros de referencia en Malakal y Wau.

Mantenimiento del contacto entre familiares

Los refugiados siguen regresando a Sudán del Sur, procedentes de los estados sudaneses de Nilo Azul y Kordofan Sur. Para muchos de ellos no era la primera vez que huían del país y habían pasado años en los campamentos de Etiopía, antes de volver a su hogar y de verse obligados a escapar de nuevo. Para los que llegan al campamento de Yida -situado en el estado de Unidad- y a los campamentos de Doro y Jaman -en Alto Nilo- la prioridad es restablecer el contacto con los familiares de los cuales han quedado separados. El CICR ayuda a mantener el contacto entre familiares brindándoles la posibilidad de telefonear a sus casas.

En las inmediaciones de la frontera con República Democrática del Congo y República Centroafricana, los grupos armados llevan a cabo ataques esporádicos contra civiles y secuestros, en particular de niños. El CICR ayuda a los niños que recobran la libertad y que a menudo se encuentran lejos de sus hogares a restablecer el contacto con sus familiares y a reunirse con ellos. Entre julio de 2011 y diciembre de 2011, la Institución logró que 36 niños liberados se reunieran con sus familias en Sudán del Sur.

Alimentos y medios de subsistencia para las comunidades que regresan a su lugar de origen y para las comunidades desplazadas

El CICR presta ayuda en favor de las personas que regresan a sus hogares, para que puedan reasentarse y a volver a ser autosuficientes. En 2011, antes de la temporada de lluvias, la Institución suministró raciones alimentarias, semillas y aperos de labranza a 60.000 personas a fin de garantizar una cosecha adecuada posteriormente. Gran parte de los beneficiarios de esta ayuda procedía de Ecuatoria Occidental y había regresado a su hogar, tras huir de la actividad de los grupos armados en la región.

En 2011, más de 80.000 residentes de zonas afectadas por los conflictos recibieron aparejos de pesca y otros artículos esenciales para poder restablecer sus medios de subsistencia. La Institución también suministró raciones alimentarias básicas de emergencia para apoyar a las familias recientemente desplazadas y a fin de que puedan superar el trauma inicial que supone abandonar sus hogares y sus pertenencias. Entre julio de 2011 y diciembre de 2011, más de 14.000 personas en Jonglei, Alto Nilo y Bahr el Ghazal Occidental recibieron esta ayuda.

Promoción de la salud veterinaria

Entre julio de 2011 y diciembre de 2011, el CICR -en colaboración con el Ministerio de Recursos Animales y Pesca- vacunó, en el estado de Warrap, a más de 160.000 cabezas de ganado pertenecientes a residentes y a desplazados de la zona de Abyei.

Asimismo, la Institución dispensó formación sobre prevención y tratamiento de enfermedades animales a 35 trabajadores locales especializados en sanidad animal para promover buenas prácticas en las comunidades. También puso en marcha un programa de formación sobre sanidad animal para los ganaderos de Warrab.

Difusión del derecho internacional humanitario

En las zonas del país donde está presente, el CICR organiza regularmente sesiones de información para el ejército de Sudán del Sur y otros grupos armados, a fin de recordarles la obligación de respetar las normas básicas por las que se rigen los conflictos armados. La Institución también difunde estas normas en las comunidades y la sociedad civil y, en caso necesario, realiza gestiones confidenciales ante los jefes, cuando no se respetan las normas.

Para más información:
Ewan Watson, CICR, Yuba, tel.: +24 99 12 17 89 46
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 21 730 22 71 ó +41 79 217 32 17


Fotos

Sudán del Sur. El equipo quirúrgico del CICR opera a un paciente herido por bala en el hospital de Malakal. 

Sudán del Sur. El equipo quirúrgico del CICR opera a un paciente herido por bala en el hospital de Malakal.
© CICR / E. Watson

Sudán del Sur. Independientemente de la edad, todo el mundo necesita estar en contacto con sus seres queridos. El CICR permite realizar llamadas a las personas que han quedado separadas de sus familias para que restablezcan el contacto. 

Sudán del Sur. Independientemente de la edad, todo el mundo necesita estar en contacto con sus seres queridos. El CICR permite realizar llamadas a las personas que han quedado separadas de sus familias para que restablezcan el contacto.
© CICR / E. Watson

Sudán del Sur. El CICR coopera estrechamente con las comunidades y mantiene encuentros privados con los responsables, cuando no se respetan la vida ni los bienes civiles. 

Sudán del Sur. El CICR coopera estrechamente con las comunidades y mantiene encuentros privados con los responsables, cuando no se respetan la vida ni los bienes civiles.
© CICR / E. Watson

Sudán del Sur. En sus campamentos de base, es crucial difundir entre los portadores de armas las normas básicas que se aplican en el combate, a fin de promover el respeto debido a los civiles y proteger a los heridos. 

Sudán del Sur. En sus campamentos de base, es crucial difundir entre los portadores de armas las normas básicas que se aplican en el combate, a fin de promover el respeto debido a los civiles y proteger a los heridos.
© CICR / E. Watson