• Enviar
  • Imprimir

Siria: la ayuda llega a la castigada población de Homs y Harasta

25-10-2012 Resumen de actividades N° 14/2012

Cientos de miles de personas afectadas por los enconados enfrentamientos han recibido ayuda del CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria. Asimismo, el CICR ha conseguido entregar suministros médicos en algunas de las zonas más castigadas por la violencia.

Por segunda vez esta semana, los colaboradores del CICR regresaron a Homs para distribuir ayuda, en particular a los hospitales y otros centros de salud. “Aunque, efectivamente, se trata de un avance positivo, todavía queda mucho por hacer”, declaró Marianne Gasser, jefa de la delegación del CICR en Siria. “Debemos actuar con sumo cuidado, ya que corremos un riesgo muy elevado, especialmente nuestro personal y los voluntarios de la Media Luna Roja Árabe Siria que trabajan en las zonas más peligrosas”. También visitaron otras zonas de Damasco Rural, como Harasta, así como la ciudad de Sweida, en el sur, donde se ha refugiado un gran número de desplazados.

El CICR donó al hospital privado de al-Birr, en Homs, suministros médicos suficientes para atender a entre 50 y 100 heridos. También donó medicamentos anestésicos, apósitos y soluciones intravenosas al hospital privado de al-Amin. Asimismo, evaluó la situación de un centro de salud de Bab Amr que está siendo rehabilitado por el Ministerio de Salud, con miras a una posible asistencia futura.

El 21 de octubre, un voluntario de la Media Luna Roja Árabe Siria perdió la vida al verse atrapado en los enfrentamientos mientras se dirigía a su trabajo en Harasta, en Damasco Rural. Al día siguiente, otros dos voluntarios resultaron heridos en sendos incidentes mientras ejercían su labor, también en Harasta. El derecho internacional humanitario exige a las partes en un conflicto armado que distingan en todo momento entre las personas civiles y aquellos que participan en los enfrentamientos.

En colaboración con la Media Luna Roja Árabe Siria, el CICR evaluó las necesidades existentes en Jwalek, situada a unos 10 kilómetros al noroeste de la ciudad de Homs. Jwalek acoge a cientos de personas que huyeron recientemente de los enfrentamientos armados en Ghonta. La Media Luna Roja Árabe Siria suministró ayuda inmediata a unas 400 personas que necesitaban desesperadamente alimentos y otros artículos esenciales, como mantas y colchonetas. También proporcionó material escolar para los niños. “En Jwalek, como en tantos otros lugares del país, la situación de los desplazados es crítica”, explicó la señora Gasser. “Una joven desplazada no podía contener las lágrimas mientras me contaba cómo había tenido que huir de su casa con su bebé recién nacido”. Antes de huir, ya había perdido el contacto con su marido, que todavía no ha podido ver a la niña. Está desolada porque ni ella ni su familia podrán regresar a casa a tiempo para las celebraciones del Eid al-Adha.

El CICR está muy consternado por la situación humanitaria que se vive en el país. Los enfrentamientos armados han castigado con especial crudeza a la población de Homs, Alepo, Idlib, Hama, Deir Ez Zor, Damasco y Damasco Rural. El CICR sigue reforzando su presencia en el terreno junto a la Media Luna Roja Árabe Siria, especialmente en las zonas más azotadas por la violencia. Tras la visita el mes pasado de su presidente, el señor Peter Maurer, el CICR ha perseverado en el diálogo humanitario con las autoridades sirias, con la esperanza de poder dar más apoyo a los servicios médicos y visitar a todas las personas detenidas en el país.

Desde principios de año, el CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria han repartido alimentos a más de un millón de personas, y artículos de primera necesidad a unas 250.000. También han ayudado a abastecer de agua a más de un millón de personas de las gobernaciones de Damasco, Damasco Rural y Homs. Desde hace más de año y medio, los voluntarios de la Media Luna Roja Árabe Siria trabajan a destajo en las zonas más castigadas por la violencia, a menudo arriesgando su propia vida, para administrar primeros auxilios, trasladar a los heridos y, en general, salvar vidas. “Las necesidades humanitarias no han dejado de crecer”, advirtió la señora Gasser. “Aunque se han hecho algunos progresos, hace falta mucho más para satisfacer las necesidades más urgentes del terreno”.

Actividades del CICR y de la Media Luna Roja Árabe Siria en el mes de octubre

Alimentos y otros artículos de primera necesidad

  • Ambas organizaciones distribuyeron en las gobernaciones de Damasco Rural, Idlib, Homs, Hama, Alepo, Sweida, Tartous, Raqqa, Deir Ez-Zor Lattakia y Damasco lotes de alimentos suficientes para atender las necesidades de unas 150.000 personas durante un mes, así como miles de artículos de primera necesidad como colchonetas, esterillas, toallas, productos de aseo y velas.
  • En colaboración con la Media Luna Roja Árabe Siria, el CICR distribuyó más de 40.000 mantas, en particular a las personas desplazadas que se han refugiado en edificios públicos.

Agua, saneamiento y alojamiento

  • El CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria acometieron urgentemente las obras de reparación y mejora de los refugios y las instalaciones de agua y saneamiento de más de 20.000 desplazados que se alojan en más de 35 escuelas y otros edificios públicos de las gobernaciones de Damasco Rural, Homs, Alepo y Raqqa
  • En la ciudad de Homs los ingenieros hidráulicos del CICR repararon inmediatamente un generador de emergencia de 2.000 kilovoltio-amperios facilitado por el CICR que se averió a causa de los daños ocasionados por la metralla, restableciendo así el suministro de agua potable que la planta de bombeo de Ain al-Tanour proporciona a más de un millón de habitantes de la ciudad.
  • En la ciudad de Alepo, el CICR ayudó al organismo local de obras hidráulicas a reparar varias tuberías de la red que habían resultado dañadas en los combates. Estas tuberías abastecen de agua a decenas de miles de personas.
  • El CICR siguió apoyando la operación emprendida por la Media Luna Roja Árabe Siria para suministrar agua potable mediante camiones cisterna a más de 80.000 personas desplazadas que se refugiaron en escuelas, otros edificios públicos o en comunidades de acogida en las gobernaciones de Damasco Rural, Deir Ez-Zor y Homs.

Salud

  • Los delegados de salud y los ingenieros hidráulicos del CICR visitaron recientemente el hospital nacional de Harasta, donde evaluaron las necesidades del centro y donaron anestésicos, hilo de sutura y material para apósitos.
  • En Homs, el CICR donó medicamentos y material médico a los hospitales privados de al-Birr y al-Amin, y muletas y sillas de ruedas a la Media Luna Roja Árabe Siria.

Para más información:
Rabab Al-Rifaï, CICR, Damasco, tel.: +963 993 70 08 47 ó +963 11 331 04 76
Alexis Heeb, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 37 72 ó +41 79 218 76 10


Fotos

Qasseer, cerca de Homs, Siria. Un médico en un hospital de campaña sostiene a un niño con heridas de proyectil. 

Qasseer, cerca de Homs, Siria. Un médico en un hospital de campaña sostiene a un niño con heridas de proyectil.
© Reuters

Homs, Syria. Niños juegan al fútbol en la calle. 

Homs, Syria. Niños juegan al fútbol en la calle.
© Reuters

Alepo, Syria. Esta mujer vive en la calle tras huir de los enfrentamientos. 

Alepo, Syria. Esta mujer vive en la calle tras huir de los enfrentamientos.
© Reuters

Atareb, municipio de Idlib, Siria. Un niño atraviesa en bicicleta un área recién bombardeada. 

Atareb, municipio de Idlib, Siria. Un niño atraviesa en bicicleta un área recién bombardeada.
© Reuters