• Enviar
  • Imprimir

Filipinas: la Cruz Roja presta asistencia a 280.000 sobrevivientes del tifón

16-01-2013 Resumen de actividades

El CICR y la Cruz Roja de Filipinas prosiguen las actividades de ayuda a las víctimas del tifón Bopha (también llamado Pablo).

Más de un mes después del paso del tifón Bopha por las comunidades situadas en la zona oriental de Mindanao, con un saldo de más de 1.800 personas muertas o desaparecidas, las necesidades siguen siendo acuciantes. En las zonas más afectadas por el tifón, en la provincia de Davao Oriental, la destrucción de carreteras, viviendas y cultivos alcanza un nivel cercano al 95%. El CICR y la Cruz Roja de Filipinas se esforzaron por responder a la situación de emergencia en cuanto se presentó, y ahora proporcionan alimentos, agua potable, refugio y  atención médica, y prestan otros servicios para ayudar a la población a reanudar su vida normal.

Tras la respuesta de emergencia inicial, el CICR y la Cruz Roja de Filipinas han fortalecido sus actividades conjuntas, que se centran en las siguientes tareas:

  • establecer una clínica de campaña en Baganga, a fin de responder a las necesidades más urgentes hasta que vuelvan a funcionar los establecimientos habituales;
  • poner a disposición los suministros necesarios para que las personas damnificadas puedan actuar de inmediato para remediar la falta de vivienda; y
  • proporcionar alimentos, agua potable y artículos domésticos esenciales a los más necesitados, para permitirles concentrarse en reconstruir sus vidas.

Mejorar la atención de salud a nivel local

"La mayoría de los centros de salud de Baganga sufrieron daños o resultaron totalmente destruidos", dijo la Dra. Gundula Epp-Graak, que trabaja en la Unidad de Atención Primaria de la Salud de la Cruz Roja en Baganga, una comunidad de más de 53.000 personas. "Esperamos restablecer el nivel de servicios médicos que existía antes del paso del tifón Bopha".

Desde que abrió sus puertas el 3 de enero, esta unidad sanitaria ya ha atendido a más de 800 pacientes y ahora recibe entre 100 y 120 al día. La mayor parte de las consultas se relaciona con infecciones respiratorias agudas, fiebre, diarrea acuosa aguda, enfermedades de la piel y heridas abiertas. Algunos de los pacientes son personas con enfermedades crónicas que se han quedado sin sus medicamentos habituales. Debido a la vasta destrucción causada por el tifón, tienen dificultades para conseguir los medicamentos que necesitan, lo que empeora el estrés que sufren al procurar reconstruir sus vidas.

"Muchas de estas personas ya no tienen dinero para comprar sus medicamentos en la farmacia local", dijo la Dra. Epp-Graak.

El personal médico en la Unidad de Atención Primaria de la Salud también ha tratado a muchas mujeres y niños, como Liezel Julian y su bebé de siete meses, ambos afectados por un resfrío con tos y fiebre. Cuando un conductor de triciclo (tuk-tuk) habló con Liezel acerca de la Unidad, madre e hijo se dirigieron al establecimiento en busca de atención médica.

"Me complace que la Cruz Roja nos preste este servicio gratuito. Durante el tifón lo perdimos todo, nuestra vivienda, nuestros medios de vida e incluso los alimentos que teníamos", dijo Liezel.

En cooperación con la Cruz Roja de Filipinas, el CICR ha instalado una unidad de salud en el municipio de Baganga, Davao Oriental, para responder a las necesidades urgentes de las personas que residen en la zona. Esta clínica, compuesta por seis carpas, es apoyada por las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de Japón, Noruega, Alemania, Canadá, Hong Kong y Finlandia.

El CICR ha proporcionado materiales de construcción para construir un puesto médico de avanzada de la Cruz Roja de Filipinas, que también presta servicios de salud muy necesarios a las personas afectadas por el tifón en Baganga.

Proporcionar alimentos y refugio

Teniendo en cuenta la magnitud del desastre, el CICR y la Cruz Roja de Filipinas decidieron que, en su respuesta inicial de emergencia, darían prioridad a la distribución de alimentos y de algunos artículos domésticos esenciales. Para mediados de enero, las organizaciones ya habían proporcionado un paquete de alimentos para un mes y utensilios de cocina, bidones, mosquiteros, jabones y lonas impermeables a más de 280.000 personas en las tres provincias más afectadas por el tifón: Davao Oriental, Valle de Compostela y Surigao del Sur. En esas provincias, las organizaciones están llevando a cabo nuevas distribuciones, que continuarán durante las próximas semanas.

"Durante el tifón, perdí a tres de mis familiares: mi hermano, su esposa y mi sobrina. Nuestra casa quedó completamente destruida. Tres de nosotros logramos salir con vida", dijo Amalia Ravezo, de 52 años, residente del municipio de Boston en Davao Oriental.

"Ahora, estamos reconstruyendo nuestra vida desde cero, y los materiales que recibimos de la Cruz Roja han sido muy útiles, sobre todo las lonas impermeables, que nos protegen del viento", dijo Ravezo. Se han distribuido paquetes de materiales de construcción (que incluyen, entre otros elementos, clavos, martillos y alambre) a 54.000 personas en los municipios de Boston y Cateel, Davao Oriental.

Tras el tifón, las personas detenidas en la cárcel provincial de Valle de Compostela se han visto afectadas por los daños en las instalaciones y la falta de agua y electricidad. El CICR, que sigue de cerca el trato que reciben los detenidos y sus condiciones de vida y que viene trabajando en la zona desde hace décadas, donó materiales de construcción para ayudar a reparar los daños en la estructura de ese centro de detención.

Mejorar el acceso al agua potable

En Cateel y Baganga, dos municipios de Davao Oriental, unas 19.000 personas ya se han beneficiado de los puntos de distribución de agua potable instalados por el CICR y la Cruz Roja de Filipinas, así como del agua distribuida por camiones cisterna en ocho barangays (aldeas).

El CICR también ha donado materiales para reparar los sistemas de suministro de agua en Cateel y Baganga, en beneficio de otras 6.500 personas. Además, el CICR ha proporcionado al Hospital Provincial de Valle de Compostela y a la Unidad de Atención de Salud de Nuevo Bataan los materiales necesarios para reparar las tuberías de agua, que sufrieron graves daños a raíz del tifón.

 

 

Número de personas que se beneficiaron de la distribución de alimentos, artículos domésticos y lonas impermeables (al 13 de enero de 2013):

Nuevo Bataan, Valle de Compostela: casi 56.000 personas
Lingig, Surigao del Sur: casi 16.000 personas
Cateel, Davao Oriental: casi 71.000 personas
Boston, Davao Oriental: casi 30.000 personas
Baganga, Davao Oriental: más de 111.000 personas

Total: más de 280.000 personas

 

Para más información:
Cynthia Lee, CICR, Manila, tel.: +63 918 907 2125
Philippe Stoll, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 31 40 o +41 79 536 92 49

Fotos

En el municipio de Baganga, el CICR instaló una unidad de atención básica de salud después de que los centros médicos existentes fueran destruidos por el tifón. 

En el municipio de Baganga, el CICR instaló una unidad de atención básica de salud después de que los centros médicos existentes fueran destruidos por el tifón.
© CICR

Unidad de atención básica de salud en el municipio de Baganga. La mayoría de los pacientes presentan infecciones respiratorias agudas. 

Unidad de atención básica de salud en el municipio de Baganga. La mayoría de los pacientes presentan infecciones respiratorias agudas.
© CICR

El CICR y la Cruz Roja de Filipinas distribuyen paquetes de alimentos y artículos domésticos esenciales para responder a las necesidades básicas de las personas que residen en las zonas más afectadas por el tifón Bopha. 

El CICR y la Cruz Roja de Filipinas distribuyen paquetes de alimentos y artículos domésticos esenciales para responder a las necesidades básicas de las personas que residen en las zonas más afectadas por el tifón Bopha.
© CICR / H. Makabe

Se han instalado puntos de distribución de agua en diversos lugares de los municipios de Cateel y Baganga, en la provincia de Davao Oriental. 

Se han instalado puntos de distribución de agua en diversos lugares de los municipios de Cateel y Baganga, en la provincia de Davao Oriental.
© CICR / H. Makabe