• Enviar
  • Imprimir

Sudán del Sur: otros miles de personas afectadas por la violencia

21-02-2013 Resumen de actividades

Durante los últimos tres meses, ha habido heridos y nuevos desplazamientos de civiles a causa de la violencia. El CICR envió su equipo de quirúrgico de intervención rápida al remoto estado de Jonglei y a Wau. En otros lugares, distribuyó ayuda para miles de personas y palió la escasez de agua potable que afectaba a las personas desplazadas.

El 8 de febrero, a raíz de un ataque armado para robar ganado en un lugar apartado del estado de Jonglei, un número de heridos, los más de ellos civiles, llegó al poblado de Walgak en el condado de Akobo. Algunos heridos presentaban graves heridas por disparos, lo cual al principio indujo a descartar la evacuación. Por ende, el CICR envió al poblado a un equipo quirúrgico de intervención rápida, normalmente basado en el Hospital Universitario de Malakal.

"Independientemente del bando al que pertenezcan, los heridos tienen derecho a recibir atención médica. Cuando se registra una afluencia de heridos, el CICR presta apoyo a las instalaciones sanitarias en todo Sur de Sudán, sea mediante la donación de suministros médicos sea mediante el despliegue de un equipo quirúrgico", declaró el médico encargado de la realización de los programas sanitarios del CICR en el país, Cleto Chashi, “Nuestro equipo quirúrgico llegó a Walgak en un plazo de 24 horas tras la notificación, y prestó asistencia quirúrgica de emergencia a 16 heridos". Después, el CICR trasladó a cuatro de los pacientes tratados al Hospital Universitario de Malakal, para que sean sometidos a otras operaciones quirúrgicas y para el cuidado postoperatorio.

El CICR también está considerando otras maneras para intensificar su asistencia humanitaria en el estado de Jonglei, dado que los enfrentamientos armados continúan trastornando la vida de la población civil. En noviembre, la Institución proporcionó dos días de formación en derecho internacional humanitario, cuyo tema central era la responsabilidad de los jefes militares en la planificación y la conducción de las operaciones militares, para oficiales superiores del ejército de Sudán del Sur acantonados en la ciudad de Pibor. Entre tanto, la Cruz Roja de Sudán del Sur ha instituido un equipo de acción de emergencia, con base en Pibor. El equipo está integrado por voluntarios de la Cruz Roja; el CICR les imparte formación en primeros auxilios y está preparado para intervenir en caso de emergencias en la región.

Ayuda para las víctimas de los disturbios en Wau

El equipo quirúrgico del CICR también fue enviado a Wau, en el estado de Bahr el Ghazal Occidental, para que hiciera intervenciones quirúrgicas a las personas heridas durante los graves disturbios que tuvieron lugar en la ciudad durante varios días a mediados de diciembre. Asimismo, la Cruz Roja de Sudán del Sur distribuyó socorros, entre los cuales baterías de cocina, lonas alquitranadas y mantas para más de 1.500 personas cuyas viviendas y bienes fueron destruidos durante los disturbios,  en tanto que los voluntarios de la Cruz Roja ayudaron a los heridos para que reciban tratamiento. El CICR también proporcionó víveres y otros bienes de primera necesidad, particularmente en favor de familias necesitadas.

Lonas alquitranadas, mosquiteros y agua para la población en Jaac

Los meses de noviembre y diciembre de 2012, a causa de la violencia armada en las zonas situadas entre Bahr El Ghazal Septentrional en Sudán del Sur y Darfur Meridional en Sudán,  miles de personas huyeron de sus hogares para buscar seguridad en los condados de Aweil Septentrional y Aweil Oriental de Sudán del Sur. Muchas familias hallaron alguna forma de alojamiento en la ciudad de Jaac, en el condado de Aweil Septentrional.  

"Durante los últimos 12 meses, los combates en la región han obligado a la población a huir en tres series sucesivas, y en condiciones a menudo extremadamente arduas. Muchas personas dejaron sus pertenencias cuando huyeron de sus poblados y pocas han podido hallar alojamiento. Algunas familias recientemente desplazadas nos han dicho que han sobrevivido comiendo hojas y frutos silvestres”, dijo la jefa de la subdelegación del CICR en Wau, Caroline Huinh Van. "La afluencia de personas en Jaac también ha significado una considerable presión para la comunidad de acogida, cuyos recursos son limitados. Ha habido escasez de agua potable".

A principios de enero, en Jaac, el CICR proporcionó a 6.000 personas lonas alquitranadas, mosquiteros y otros artículos de primera necesidad. También distribuyó 110 aparejos de pesca, a fin de ayudar a las personas a seguir ganándose la vida. El mes de abril del año pasado, el CICR distribuyó artículos de socorro en favor de otras 18.000 personas en la ciudad. El mes de diciembre, los ingenieros del CICR repararon tres bombas de agua de la ciudad, con objeto de paliar la escasez de agua potable tanto en favor de las personas desplazadas como de la comunidad de acogida.

Los delegados del CICR continúan siguiendo de cerca el respeto del derecho internacional humanitario, que es un conjunto de normas que limitan el efecto de los conflictos armados, y recuerdan a los que combaten su obligación de respetar la vida de las personas civiles, de los heridos y de los detenidos. “Si no se respeta el derecho, los delegados del CICR exponen directamente su preocupación a los jefes militares para mejorar la situación” explicó la señora Huinh Van.

Restablecimiento del contacto entre familiares

Desde noviembre, en estrecha cooperación con la Cruz Roja local, el CICR ha ayudado a restablecer el contacto con sus familiares a unas 1.500 personas separadas de ellos.  La población en el reino de Shilluk, estado de Alto Nilo, que fue desplazada a causa de los enfrentamientos en abril del año pasado, tuvo la oportunidad de remitir mensajes escritos a sus familiares, como lo hicieron los refugiados congoleños y centroafricanos que viven en el estado de Ecuatoria Occidental. Entre tanto, el CICR facilitó la realización de llamadas telefónicas por satélite, las cuales fueron vitales para dar fortaleza a los refugiados sudaneses alojados en campamentos en los estados de Unidad y de Alto Nilo.

El CICR también organiza la reunión de familiares en favor de personas vulnerables, especialmente los niños no acompañados, separados de otros familiares. Desde el mes de noviembre, el CICR ha realizado la reunión de 10 niños con sus familiares en Sudán del Sur. También ha repatriado a otros nueve niños a la República Democrática del Congo y a Uganda, a fin de que se reúnan con sus familias.

Tratamiento veterinario de emergencia en el condado de Maban

A principios de diciembre, en el condado de Maban, estado de Alto Nilo, el CICR efectuó un tratamiento contra gusanos a unas 5.000 cabezas de ganado, así como tratamiento de otra índole, tras verificarse que la incidencia de niveles de enfermedad y de mortalidad en el ganado comenzaba a afectar gravemente al sustento de los pequeños ganaderos. Los animales tratados pertenecían a unas 4.000 personas tanto refugiadas como de la comunidad de acogida en el condado.

También en diciembre, el CICR terminó las obras de mejora de las redes de distribución de agua en los campamentos de refugiados de Yusuf Batil y de Jamam, en el condado de Maban. Como resultado de ello, se mejoró el acceso al agua potable en favor de 70.000 personas. Además, unos 100.000 refugiados alojados en los cuatro campamentos recibieron artículos de primera necesidad y artículos sanitarios, a fin de que puedan mejorar sus condiciones de aseo y protegerse de la intemperie y de las enfermedades.

Para más información:
Melker Mabeck, CICR, Juba, tel.: +211 912 17 09 66
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 22 71 ó +41 79 217 32 17