• Enviar
  • Imprimir

Somalia: de la asistencia de emergencia al apoyo para la subsistencia

16-07-2013 Resumen de actividades N° 02/13

Cientos de miles de civiles en Somalia luchan para hacer frente a las consecuencias de los conflictos armados y de los desastres climáticos localizados. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Media Luna Roja Somalí prestan asistencia para que puedan valerse nuevamente por sí mismos.

En los últimos seis meses, muchos somalíes han superado progresivamente los efectos de la gran crisis desencadenada por las sequías de los años 2011 y 2012 y han comenzado a ganarse la vida sin ayuda exterior. El CICR y la Media Luna Roja Somalí no sólo les han prestado apoyo para lograr ese propósito, sino que también han tomado medidas para que accedan más fácilmente a los servicios de abastecimiento en agua potable y de asistencia de salud.

“Las condiciones de vida son duras. Es muy difícil conseguir bienes básicos como alimentos, y ropa y disponer de alojamiento”, explicó Daud Osman Shiil, habitante de la localidad de Tuulo Hiiran, en la región de Hiiran. “Hacemos lo que podemos para ganarnos la vida. A veces, vendemos leña en los pueblos y apenas conseguimos unos miles de chelines”.

“Es importante apoyar los esfuerzos que acomete la población a fin de disponer de ingresos propios”, afirmó el jefe de la delegación del CICR en Somalia, señor Patrick Vial. “A la par que ayudamos a constituir pequeñas empresas y a adoptar otras medidas que tendrán una incidencia a largo plazo, mantenemos la asistencia de urgencia que prestamos a las personas desplazadas y a las personas afectadas por la grave inseguridad alimentaria, las inundaciones o las extremas sequías localizadas”.

Medidas de prevención contra las inundaciones

En la región de Hiiran, afectada por las inundaciones cada año, la población sufre frecuentes pérdidas a raíz de las lluvias torrenciales. “Tras las inundaciones, muchas personas quedaron sin medios de subsistencia”, aseveró Daud Osman Shiil. “Algunas personas han optado por cultivar alimentos y por vender carbón. Yo cultivo un poco de maíz en una pequeña granja, principalmente durante la temporada de lluvias, pero es imposible dedicarse a la agricultura durante los meses de sequía”.

Desde enero de 2013, en Juba Bajo, Bakool, Sanaag, Sool, Bari y Galgadud, se han distribuido artículos esenciales como ropa, utensilios de cocina, material para alojamiento y artículos de aseo a 78.000 personas desplazadas por las inundaciones, para que vivan en mejores condiciones. Asimismo, para cubrir las principales necesidades alimentarias, se han entregado raciones alimentarias a 80.000 personas afectadas por las inundaciones, por la sequía o por el conflicto armado. Además de prestar asistencia urgente a raíz de las inundaciones, todos los años, el CICR efectúa denodados esfuerzos, en cooperación con las comunidades locales, para evitar las inundaciones y el sufrimiento que éstas entrañan. Por ejemplo, desde enero de 2013, el CICR ha reparado los diques a lo largo del río Shabelle y reforzado las riberas del río en Hiraan, Shabelle Bajo, Shabelle Medio, Gedo, Bay, Bakool y el sur de Galgadud. Gracias a estas actividades, se han protegido de las inundaciones los terrenos agrícolas de más de 33.500 personas en 18 comunidades. Unas 5.000 personas en situación de necesidad o sin acceso a tierras de cultivo han efectuado esas obras a cambio de una remuneración que les permitió costearse alimentos básicos por lo menos durante un mes. Asimismo, repararon 96 kilómetros de acequias y colectores de agua de lluvia con capacidad para más de 73.000 metros cúbicos. Gracias a estas mejoras, se incrementó la cantidad de agua disponible para el riego de las tierras y el consumo doméstico de más de 343.500 personas.

Insumos agrícolas y vacunación en zonas rurales

Desde enero de 2013, se han facilitado insumos agrícolas, que incluían semillas de cultivos esenciales y de hortalizas, aperos de labranza y bombas de riego, a 246.000 agricultores en las regiones de Hiraan, Shabelle Bajo, Shabelle Medio, Juba Bajo, Gedo, Galgadud, Mudug y Puntland, para que restablecieran sus medios de subsistencia.

En cooperación con los servicios de salud pecuaria en Puntland y Somaliland, el CICR trató contra los parásitos y las principales enfermedades infecciosas a 308.000 animales para proteger a las cabezas de ganado de las que depende la subsistencia de más de 16.700 pastores.

Además, en las regiones de Juba Medio, Juba Bajo y Gedo, se han tratado y protegido contra las picaduras de insectos –principal peligro en caso de inundación– a los animales de más de 91.000 agricultores y pastores.

Subsidios y formación profesional en zonas urbanas

En Mogadiscio y en las áreas colindantes en Shabelle Bajo, se han otorgado subsidios y se ha dispensado formación profesional a más de 2.600 personas necesitadas, incluidas algunas personas socialmente marginadas y miembros de hogares encabezados por mujeres. Los beneficiarios han adquirido competencias que les permitirán buscar un empleo o constituir una empresa.

“Si bien en Somalia las necesidades humanitarias aún son considerables, es importante mirar más allá del socorro”, declaró el señor Vial. “Hemos de velar por que las personas puedan volver a ganarse el sustento y recobren, de este modo, la dignidad”.

Para más información:
Fatuma Abdisalam Abdullahi, CICR, Somalia, tel.: +25 47 22 58 97 37
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 22 71 ó +41 79 217 32 17


Fotos

Inmediatamente tras las inundaciones que asolaron Beletweyn en 2012, un equipo conjunto del CICR y de la Media Luna Roja Somalí, integrado por 40 voluntarios y miembros del personal, distribuyó lonas alquitranadas y artículos domésticos de primera necesidad. 

Inmediatamente tras las inundaciones que asolaron Beletweyn en 2012, un equipo conjunto del CICR y de la Media Luna Roja Somalí, integrado por 40 voluntarios y miembros del personal, distribuyó lonas alquitranadas y artículos domésticos de primera necesidad.
© CICR / Makaran

Remoción del lodo de un pozo, tras las inundaciones de 2012. 

Remoción del lodo de un pozo, tras las inundaciones de 2012.
© CICR / Makaran

Somalia. Para proteger los medios de subsistencia e incrementar la productividad de las cabezas de ganado, el CICR trata los animales de los pastores contra parásitos internos y externos. 

Somalia. Para proteger los medios de subsistencia e incrementar la productividad de las cabezas de ganado, el CICR trata los animales de los pastores contra parásitos internos y externos.
© CICR / Makaran

Guriceel, 2012. En Somalia, muchas mujeres trabajan para mantenerse y atender las necesidades de sus familias. El CICR les otorga un pequeño subsidio para fundar una empresa; en este caso, un negocio de venta de pieles de animales, leche y productos lácteos. 

Guriceel, 2012. En Somalia, muchas mujeres trabajan para mantenerse y atender las necesidades de sus familias. El CICR les otorga un pequeño subsidio para fundar una empresa; en este caso, un negocio de venta de pieles de animales, leche y productos lácteos.
© CICR / A. Farah