• Enviar
  • Imprimir

Colombia: protestas sociales agravan el acceso a servicios de salud

18-07-2013 Resumen de actividades

Entre febrero y marzo, una serie de movilizaciones sociales paralizó las vías de varias regiones de Colombia. Esto empeoró el acceso a los servicios de salud y el respeto al personal, los vehículos y la infraestructura de la denominada Misión Médica en Colombia. El CICR, en colaboración con la Cruz Roja Colombiana, intervino para asegurar el libre tránsito de vehículos sanitarios y continuó promoviendo el respeto a la Misión Médica.

Al  menos tres personas murieron luego de que se impidiera el paso de las ambulancias en que eran transportadas, además de que varios hospitales sufrieron desabastecimiento. Entre enero y marzo, el CICR registró 27 hechos que obstaculizaron el trabajo de la Misión Médica, 15 más que en el trimestre anterior.

Durante este periodo también continuaron las rondas de negociación entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno en La Habana, mientras que la población siguió padeciendo las consecuencias humanitarias de la violencia y las acciones armadas, tanto por las partes en conflicto como por otros actores armados. Al igual que en 2012, estos hechos se centraron en la región del suroccidente, en especial los departamentos de Cauca, Chocó, Nariño y Putumayo.

“Respetar la labor de la Misión Médica es un deber no solo de las partes en conflicto u otros actores armados, sino de toda la población”, dijo Marie-Josee Sierro, coordinadora de Salud del CICR en Colombia, “al limitarse la prestación de servicios de salud, se pone en riesgo la vida de muchas personas”.

Acceso a servicios de salud

  • 3.000 personas accedieron a servicios de salud por primera vez en cuatro años mediante una clínica móvil en Magüi Payán (Nariño);
  • 677 heridos y enfermos tuvieron atención médica gracias al apoyo del CICR. De ellos, 188 recibieron una ayuda económica;
  • 273 civiles fueron capacitados en primeros auxilios en colaboración con la Cruz Roja Colombiana;
  • 46 miembros del personal médico recibieron capacitación en el manejo de heridos;
  • 562 personas fueron capacitadas en relación con el respeto a la Misión Médica.

Además, el CICR continuó garantizando el acceso del personal de salud a zonas donde la violencia armada o los bloqueos por protestas sociales impedían el acceso.

Infraestructura, agua y saneamiento

  • 2.300 personas se beneficiaron de la remodelación de un puesto de salud en Istmina (Chocó);
  • 60 menores gestantes pueden alojarse hasta el fin de su embarazo, gracias a la construcción de un albergue en Buenaventura (Valle del Cauca);
  • 673 habitantes de Medio Baudó (Chocó) cuentan con sistemas para recoger y utilizar agua pluvial para el consumo y recibieron capacitación sobre higiene y manejo de residuos;
  • 160 alumnos de una escuela de Suárez (Cauca) recibieron un comedor escolar y baños, que mejoraron sus condiciones de higiene;
  • 30 niños que asisten a una escuela de La Montañita (Caquetá) tienen hoy acceso al agua tras la construcción de un pozo y un sistema de bombeo alimentado por energía solar.

El trabajo del CICR alivió las condiciones de vida de muchas personas. La institución construyó o mejoró la infraestructura comunitaria de varias comunidades afectadas por el conflicto y la violencia en el suroccidente del país.

Víctimas de desplazamiento

  • 2.216 personas que viven en zonas de conflicto y violencia armada se beneficiaron de iniciativas agropecuarias del CICR, entre otras, la construcción de un molino de arroz, la cría de peces y gallinas y el cultivo de cacao, plátano, coco y cedro;
  • 1.099 personas desplazadas recibieron alimentos, enseres básicos para el hogar y productos de aseo;
  • 292 otras personas en situación de emergencia por el conflicto o la violencia armada recibieron alimentos y productos de aseo;
  • 419 familias fueron registradas en bases de datos oficiales – con el apoyo del CIRC - lo que les permitirá recibir asistencia estatal.

En Colombia, el CICR asiste a personas desplazadas en aquellos casos que incumban a más de 50 personas que además se encuentren en lugares en que las entidades oficiales no tengan acceso. Este fue el caso de los desplazamientos ocurridos en el primer trimestre de 2013 que tuvieron lugar en los municipios de Bajo Baudó (Chocó) y López de Micay (Cauca) en el suroccidente y el litoral Pacífico respectivamente.

Visita a lugares de detención y restablecimiento de lazos familiares

  • Los familiares de 564 detenidos pudieron visitar a sus seres queridos privados de la libertad gracias al apoyo financiero del CICR;
  • el CICR visitó 28 centros de detención y monitoreó la situación de 867 detenidos;
  • 17 mensajes Cruz Roja fueron intercambiados entre personas privadas de la libertad en centros de reclusión del Estado y sus familias con el apoyo de la Cruz Roja Colombiana.

El CICR continúa con las visitas regulares a los centros de reclusión del Estado para evaluar y supervisar las condiciones de vida y el trato que reciben los detenidos. Asimismo, formuló recomendaciones al Estado para el impulso de un nuevo Código Penitenciario y sigue de cerca la iniciativa, que se discute actualmente en el Congreso colombiano.

Personas en poder de grupos armados

Doce personas fueron liberadas con la intermediación neutral del CICR, entre ellos tres colombianos, dos peruanos y dos alemanes entregados por el ELN en los departamentos de Bolívar y Norte de Santander, y tres miembros de la Fuerza Pública entregados por las FARC-EP en los departamentos de Cauca y Nariño.

Contaminación por armas

  • 3.774 pacientes fueron atendidos en cuatro centros de rehabilitación apoyados por el CICR;
  • 682 ortesis y prótesis fueron entregadas a personas discapacitadas;
  • 878 personas que viven en áreas afectadas por artefactos explosivos improvisados y restos explosivos de guerra recibieron capacitación para identificar situaciones de peligro y reducir el riesgo de accidentes;
  • 133 víctimas de la contaminación por armas recibieron asesoría para acceder a servicios del Estado y obtener compensación.

La contaminación por armas se da en zonas urbanas y rurales, donde existe el conflicto y la violencia armados. Afecta la vida diaria de las personas, limitando su acceso a lugares como la escuela, el trabajo, las zonas de cultivo y las fuentes de agua. Causa heridas, incapacidades, desplazamiento y muerte.

El CICR asiste a la población afectada y previene los efectos de la contaminación por armas.

Presuntas violaciones del DIH y otras normas básicas

  • 170 personas amenazadas de muerte recibieron ayuda económica para trasladarse a lugares más seguros;
  • 12 menores de edad recuperaron el contacto con sus seres queridos, después de haber participado en el conflicto y de ser desvinculados de grupos armados;
  • el CICR financió los gastos funerarios de 40 personas fallecidas por causa del conflicto armado y otras situaciones de violencia;
  • fueron documentadas 63 presuntas violaciones de las normas del derecho internacional humanitario y de otras normas básicas, atribuidas a todas las partes en conflicto y a otros actores armados.

El CICR se entrevistó con los diferentes grupos y les recordó su obligación de respetar las normas de derecho internacional humanitario y de derecho consuetudinario.


Fotos

Después de estar bloqueado por horas durante una protesta, un camión con 110 balas de oxígeno pudo llegar a Popayán acompañado por personal del CICR. 

Santander de Quilichao, Cauca.
Después de estar bloqueado por horas durante una protesta, un camión con 110 balas de oxígeno pudo llegar a Popayán acompañado por personal del CICR.
© CICR / M. Limoner

Habitantes de una comunidad rural asisten a uno de los 12 cursos de primeros auxilios dictados por el CICR entre enero y marzo de 2013 en el país. 

Arauquita, departamento de Arauca.
Habitantes de una comunidad rural asisten a uno de los 12 cursos de primeros auxilios dictados por el CICR entre enero y marzo de 2013 en el país.
© CICR / D. Littlejohn-Carrillo

Un acueducto instalado por el CICR ayudó a aliviar las difíciles condiciones en que viven los 400 habitantes de esta comunidad rural.   

Las Perlas, departamento del Putumayo.
Un acueducto instalado por el CICR ayudó a aliviar las difíciles condiciones en que viven los 400 habitantes de esta comunidad rural.
© CICR / S. Giraldo

Durante su visita de cuatro días a Colombia, el presidente del CICR, Peter Maurer, visitó varios poblados del Putumayo afectados por el conflicto y la violencia. 

Río Piñuña Negro, departamento de Putumayo.
Durante su visita de cuatro días a Colombia, el presidente del CICR, Peter Maurer, visitó varios poblados del Putumayo afectados por el conflicto y la violencia.
© CICR / B. Heger / V-P-CO-E-02422

Cien familias que viven en barrios afectados por violencia urbana participan en un programa de generación de ingresos del CICR en esta ciudad. 

Medellín.
Cien familias que viven en barrios afectados por violencia urbana participan en un programa de generación de ingresos del CICR en esta ciudad.
© CICR / L. Gómez

Los niños de Puerto Olivia, un caserío en el departamento del Chocó, y un delegado del CICR prueban el nuevo sistema de recolección de agua, que benefició a casi 700 personas. 

Los niños de Puerto Olivia, un caserío en el departamento del Chocó, y un delegado del CICR prueban el nuevo sistema de recolección de agua, que benefició a casi 700 personas.
© CICR / F. Cook