• Enviar
  • Imprimir

Níger: la situación de las personas que huyen de Nigeria sigue siendo muy precaria

08-10-2013 Resumen de actividades N° 01/2013

La violencia armada que afecta la zona nordeste de Nigeria sigue provocando desplazamientos de poblaciones hacia Níger, Camerún y Chad. El CICR y la Cruz Roja de Níger prestan ayuda de emergencia a miles de personas en la región de Diffa.

"La situación de estas personas es muy precaria. Muchas de ellas, sobre todo las mujeres y los niños, se han visto obligadas a huir precipitadamente y carecen de todo recurso. Casi todas han sido recibidas por familias de acogida y dependen de la solidaridad comunitaria y de la ayuda de las organizaciones humanitarias para satisfacer sus necesidades básicas", dice Pascal Porchet, jefe adjunto de la delegación del CICR en Níger.

Desde mayo de 2013, varios miles de personas han huido de la inseguridad y la violencia en los estados de Borno y Yobe, en Nigeria, para refugiarse en la región de Diffa, situada a unos 1.300 kilómetros de Niamey, capital de Níger, así como en Camerún y Chad. Todos los días, el CICR registra los datos de nuevos refugiados.

"Para nosotros, que somos esencialmente nigerinos y que, en algunos casos, nos instalamos en Nigeria hace muchos años, regresar al país es muy difícil, porque necesitamos reconstruir nuestras vidas", explica un desplazado. Entre estas personas figuran varios centenares de refugiados de otras nacionalidades (nigerianos, chadianos, cameruneses o centroafricanos).  

Asistencia humanitaria vital

Desde hace seis meses, la Cruz Roja de Níger y el CICR distribuyen raciones alimentarias mensuales para unas 6.000 personas. Además, aproximadamente 350 familias han recibido artículos domésticos esenciales (lonas impermeables, utensilios de cocina, mosquiteros o mantas).

Durante los últimos días, se efectuó una nueva distribución de alimentos en beneficio de unas 3.750 personas en las comunas de Toumour, Nguel Kolo, Chetimari y Diffa. Cada familia recibió 100 kg de arroz, 25 kg de alubias, 10 litros de aceite y 1 kg de sal, a fin de asegurar su alimentación durante un mes.

Mejorar el acceso al agua

"El acceso al agua potable es un grave problema en esta región. Debido a la afluencia de personas que huyen de Nigeria y al secamiento de los pozos, algunas se han visto obligadas a emplear el agua de las lagunas, pese a los graves riesgos sanitarios que ello entraña", explica Tiemoko Ouattara, ingeniero del CICR en Níger.

Para solucionar el problema, el CICR conectó una perforación con un reservorio de agua, lo  que permite abastecer de agua a los habitantes de la ciudad de Bosso. Además, se han renovado otros ocho pozos y se encuentran en curso otras obras destinadas a consolidar estas instalaciones y facilitar su utilización por las poblaciones.

En N'Guelkiara, a unos treinta kilómetros de Diffa, se ha perforado un nuevo pozo para facilitar el reasentamiento de una comunidad de nómades peulhs, que también tuvieron que huir de la violencia en Nigeria y que viven en condiciones sumamente precarias, en los suburbios de la comuna de Diffa.

A fin de aportar una solución duradera al problema del acceso al agua en esta zona, se está construyendo un pozo de gran capacidad, que funcionará con bombeo eléctrico, en Ngouba, departamento de Bosso. Mediante esta intervención del CICR, se responderá a las necesidades de agua de unas 12.000 personas, tanto residentes como desplazadas, que viven en las localidades de Bosso, Toumour, Ngouba y otras aldeas vecinas.

"La afluencia de desplazados en la región de Diffa acrecienta la vulnerabilidad de una región ya desfavorecida por sus difíciles condiciones naturales y por un clima poco propicio para la actividad agrícola", señala Jean-Nicolas Marti, jefe de la delegación del CICR en Níger. Las orillas del lago Chad, donde se concentra un importante volumen de la producción agrícola de la región, corren el riesgo de quedar inundadas, como sucedió el año pasado, lo que haría peligrar una vez más el frágil equilibrio que permite la supervivencia de las poblaciones de esta región.

Para más información:
Oumarou Daddy Rabiou, CICR, Niamey, tel.: +227 96 66 99 12
Wolde-Gabriel Saugeron, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 31 49 ó +41 79 244 64 05


Fotos

Mujeres llenan contenedores con agua potable en uno de los pozos renovados por el CICR. La llegada de personas desde Nigeria ha provocado escasez de agua, y algunas beben agua estancada, poniendo en riesgo su salud. 

Abadam, Bosso, Niger.
Mujeres llenan contenedores con agua potable en uno de los pozos renovados por el CICR. La llegada de personas desde Nigeria ha provocado escasez de agua, y algunas beben agua estancada, poniendo en riesgo su salud.
© CICR / O. Tiemoko

Personal del CICR distribuye alimentos y otros artículos de primera necesidad. Durante los últimos seis meses, la Cruz Roja de Níger y el CICR entregaron alimentos a 6.000 personas. 

Diffa, Níger.
Personal del CICR distribuye alimentos y otros artículos de primera necesidad. Durante los últimos seis meses, la Cruz Roja de Níger y el CICR entregaron alimentos a 6.000 personas.
© CICR / O. Tiemoko