• Enviar
  • Imprimir

República Democrática del Congo: 33.000 personas reciben asistencia en Katanga

22-10-2013 Resumen de actividades N° 04 / 2013

La violencia armada en Katanga, República Democrática del Congo (RDC), ha causado el desplazamiento de varias decenas de miles de personas, que han huido de sus aldeas en la región centro norte de la provincia. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Cruz Roja de la RDC han dado inicio a una importante distribución de artículos de primera necesidad.

 

Desde 2012, la violencia armada en la provincia de Katanga ha causado el desplazamiento de varias decenas de miles de personas. "La vida cotidiana de los desplazados es precaria. El temor permanente que experimentan a causa de la inseguridad los obliga a continuos desplazamientos", explica Andrea Drury, jefa de la subdelegación del CICR en Katanga.  

Durante las incursiones de los grupos armados o los enfrentamientos entre las fuerzas armadas de la República Democrática del Congo (FARDC) y esos grupos, son frecuentes los actos de violencia contra las comunidades o sus dirigentes y se multiplican los saqueos. "La situación de la población en materia de seguridad y de acceso a los alimentos y a los servicios esenciales sigue siendo preocupante", añade la señora Drury. Para responder mejor a la situación humanitaria de las personas afectadas por la violencia en las partes centro y norte de esta región, el CICR ha abierto una oficina en Manono.

Con la participación activa de los voluntarios de la Cruz Roja de la RDC, el CICR ha iniciado una distribución de artículos esenciales (toldos, esteras, mantas, utensilios de cocina, baldes, jabón, azadas, bidones de plástico y productos de higiene) para unas 33.000 personas desplazadas o que han regresado a sus hogares en el centro norte de Katanga, una de las zonas más remotas de la provincia, situada entre Manono, Mitwaba, Malemba-Nkulu et Pweto. Más de 7.900 personas han recibido esta asistencia en Kipia y Kizeti, en el territorio de Malemba-Nkulu, al sur de la ciudad de Manono. "La creciente inestabilidad registrada en estos últimos días nos obliga a reevaluar la situación en la la zona de Shamwana. Cuando las condiciones de seguridad lo permitan, proseguiremos las distribuciones, particularmente en esta zona", señala la señora Drury. Las organizaciones humanitarias que trabajan en esta parte del país son pocas, debido a las distancias, los problemas de logística y los temores relacionados con la inseguridad.  

El acceso a las poblaciones, afectado por complicaciones logísticas

En una región vasta (20.000 kilómetros cuadrados) y desprovista de infraestructura, la asistencia se orienta hacia zonas secundarias aisladas, donde las familias aún no habían recibido ayuda alguna. Los pobladores tuvieron que caminar varias horas para beneficiarse de las distribuciones. "La distancia no nos molesta, porque necesitamos la ayuda con urgencia", dice Emérance, que caminó muchos kilómetros desde la aldea de Nonda  para recibir los socorros. "Me alegra que nuestras necesidades hayan sido tenidas en cuenta", añade Jeanine, una viuda con tres hijos que vive en Kipia.

El estado de los caminos y los puentes improvisados complican las distribuciones. "La fragilidad de algunos puentes, que no permiten el paso de los camiones, dificulta el acceso a algunas zonas. Hubo que reforzar algunos puentes antes de poder utilizarlos; los que eran infranqueables se rodeaban, con largos desvíos", explica Adrien Mazamba Kambaja, el logístico que coordina la operación.      

Veinticinco niños reunidos con sus familias

En colaboración con voluntarios de la Cruz Roja de la RDC, el CICR facilita la reunificación de las familias que perdieron el contacto con alguno de sus miembros, en especial con niños de los que se separaron a raíz de la violencia armada. En septiembre de 2013, el CICR organizó, por primera vez desde 2006, el reencuentro entre 25 niños que habían sido reclutados por grupos armados con sus familiares.   

Además, unos cuarenta niños que habían sido reclutados por las fuerzas armadas o por grupos armados se encuentran actualmente en tres centros de tránsito en Lubumbashi o viven con familias de acogida, a la espera de una próxima reunificación familiar.

Asistencia para 260 detenidos

En el marco de sus visitas a diferentes lugares de detención civiles y militares de la RDC, el CICR sigue visitando cuatro cárceles en la provincia de Katanga. Se proporcionó asistencia alimentaria de carácter temporal a unos 260 detenidos de la cárcel de Kipushi. En el centro de detención de Buluo, las hortalizas que se cultivan en la huerta permiten mejorar la alimentación de unos 300 detenidos. En ese lugar, El CICR proporcionó semillas y se ocupó del seguimiento de la producción de hortalizas. Como se trata de una operación de asistencia temporal, el CICR hace todo lo posible por que los detenidos no sean olvidados luego de su retirada. Visita otros lugares de detención permanentes y transitorios situados en la provincia y sensibiliza a las autoridades a fin de promover un trato humano y condiciones de detención conformes con la legislación nacional y las normas internacionales.

Además, desde principios de septiembre, en la provincia de Katanga, el CICR:

  • prestó apoyo, en particular mediante el suministro de medicamentos, a los dispensarios de cuatro cárceles;
  • sensibilizó a 57 oficiales y suboficiales de las FARDC sobre el derecho internacional humanitario;
  • financió un taller de respuesta a situaciones de desastre organizado por la Cruz Roja de la RDC en la provincia.

Para más información:
Annick Bouvier, CICR, Kinshasa, tel.: +243 81 700 85 36
Abel Musendek, CICR, Lubumbashi, tel.: +243 81 715 17 76
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 22 71 ó +41 79 217 32 17


Fotos

Kipia, provincia de Katanga, en el territorio de Malemba-Nkulu. Durante una distribución del CICR, una beneficiaria recoge su paquete de socorros con la ayuda de un voluntario de la Cruz Roja de la RDC. 

Kipia, provincia de Katanga, en el territorio de Malemba-Nkulu. Durante una distribución del CICR, una beneficiaria recoge su paquete de socorros con la ayuda de un voluntario de la Cruz Roja de la RDC.
© CICR / Andrea Drury

Lubumbashi, provincia de Katanga. Una madre se emociona al reunirse con su hija tras seis años de separación. 

Lubumbashi, provincia de Katanga. Una madre se emociona al reunirse con su hija tras seis años de separación.
© CICR / Esperance Tshibuabua

Kipia, provincia de Katanga, en el territorio de Malemba-Nkulu. Voluntarios de la Cruz Roja de la RDC entregan socorros a una beneficiaria. 

Kipia, provincia de Katanga, en el territorio de Malemba-Nkulu. Voluntarios de la Cruz Roja de la RDC entregan socorros a una beneficiaria.
© CICR / Andrea Drury

Lubumbashi, provincia de Katanga. Un voluntario coloca una marca en el dedo de una niña que se reunió con su tía. 

Lubumbashi, provincia de Katanga. Un voluntario coloca una marca en el dedo de una niña que se reunió con su tía.
© CICR / Gabriel Lokanda