• Enviar
  • Imprimir

Afganistán: la situación sigue siendo grave y las necesidades humanitarias persisten

24-10-2013 Resumen de actividades

Mientras el conflicto armado en Afganistán no da señales de disminuir, las necesidades de asistencia humanitaria persisten. Información actualizada sobre las actividades realizadas por el CICR en el país entre enero y septiembre.

"Los enfrentamientos en zonas densamente pobladas siguen causando víctimas entre la población civil: las personas mueren o quedan heridas a raíz de los tiroteos" dijo Gherardo Pontrandolfi, jefe de la delegación del CICR en Afganistán. "Los ciudadanos comunes se ven obligados a huir de sus hogares y buscar condiciones seguras en otros lugares. Al mismo tiempo, para las organizaciones humanitarias es cada vez más difícil llegar hasta las personas que necesitan ayuda con urgencia. Esta situación es insostenible".

El CICR sigue decidido a prestar ayuda a la población afgana. Junto con la Media Luna Roja Afgana, proporciona asistencia que necesitan con suma urgencia las víctimas del conflicto. La comunidad internacional no debe permitir que los sufrimientos del pueblo afgano se pierdan de vista debido a la existencia de otros conflictos. La ayuda internacional para Afganistán debe mantenerse pese a la presencia de otras cuestiones políticas y de seguridad.

"Mi hijo sufrió heridas debido a la explosión de un artefacto explosivo improvisado y lo llevé al hospital Mirwais, en Kandahar, para que lo atendieran. En el camino, nuestro taxi fue detenido por distintos grupos armados y de seguridad en varios lugares. Para cuando llegamos al hospital, el estado de mi hijo era crítico y los médicos me dijeron que harían todo lo posible para salvarle la vida. Yo había perdido las esperanzas, pero alhamdullah (gracias a Dios) la operación tuvo éxito y mi hijo vive", dijo Juma Khan, del distrito de Gezab, en la provincia de Uruzgan.

"De conformidad con el derecho internacional humanitario, los heridos y enfermos deben poder acceder a los servicios de salud", dijo el Sr. Pontrandolfi. "Los profesionales de la salud y las instalaciones médicas gozan de protección y no deben ser objeto de ataques, para permitirles prestar atención médica a las personas que la necesitan".

El CICR proporciona a dos importantes hospitales en el norte y el sur del país insumos médicos y conocimientos profesionales. Además, presta apoyo a 44 clínicas de la Media Luna Roja de Afganistán que atienden a pacientes heridos y enfermos en todo el país.

Miles de víctimas del conflicto que han quedado discapacitadas por haber sufrido amputaciones reciben servicios de rehabilitación física en siete centros ortopédicos dirigidos por el CICR en todo el país. Con el apoyo del CICR, muchos pacientes reciben formación profesional y pequeños préstamos que les permiten reinsertarse en sus comunidades y ganarse la vida.

El CICR sigue manteniendo el diálogo con las partes en el conflicto. Realiza actividades de sensibilización acerca del derecho de la guerra y promueve su observancia. También promueve la protección de los civiles entre las partes. Asimismo, visita a personas detenidas en relación con el conflicto y se esfuerza por ayudarlas a mantener el contacto con sus familiares.

En pocas palabras, entre enero y septiembre de 2013, el CICR:

  • visitó a 2.752 detenidos; los datos de 1.164 de esos detenidos fueron registrados por primera vez; asimismo, ayudó a 22 ex detenidos liberados a regresar a su hogar;
  • recibió a casi 6.750 pacientes nuevos, entre ellos 910 amputados, en los siete centros de rehabilitación física del CICR
  • creó oportunidades de trabajo para más de 5.000 personas que participaron en proyectos de dinero por trabajo;
  • proporcionó raciones de alimentos para un mes y artículos domésticos para más de 7.500 familias desplazadas por el conflicto o por desastres naturales;
  • ofreció sesiones informativas para más de 10.000 portadores de armas, miembros de la sociedad civil y personas que reciben asistencia acerca de su cometido y actividades;
  • mantuvo su apoyo a los hospitales de Mirwais y Sheberghan, que, sumados, atendieron a 36.550 pacientes internados y a más de 173.000 pacientes ambulatorios. En total, en ambos hospitales se realizaron unas 10.850 intervenciones quirúrgicas.

Para más información:
Robin Waudo, CICR, Kabul, tel.: +93 707 74 05 26
Rafiullah Stanikzai, CICR, Kabul, tel.: +93 700 60 33 25 ó +93 788 30 89 08
Anastasia Isyuk, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 30 23 ó +41 79 251 93 02


Fotos

Hospital Mirwais, Kandahar, Afganistán. Un niño prematuro bajo cuidados especiales en la unidad neonatal de la guardia pediátrica. Un médico observa a un bebé en una incubadora. 

Hospital Mirwais, Kandahar, Afganistán. Un niño prematuro bajo cuidados especiales en la unidad neonatal de la guardia pediátrica. Un médico observa a un bebé en una incubadora.
© CICR / Jacob Simkin

Hospital Mirwais, Kandahar, Afganistán. Un niño se recupera de heridas por mortero recibidas durante los recientes enfrentamientos entre las facciones armadas. 

Hospital Mirwais, Kandahar, Afganistán. Un niño se recupera de heridas por mortero recibidas durante los recientes enfrentamientos entre las facciones armadas.
© CICR / Jacob Simkin

Hospital Mirwais, Kandahar, Afganistán. Un niño herido por un mortero es trasladado a la unidad de terapia intensiva. 

Hospital Mirwais, Kandahar, Afganistán. Un niño herido por un mortero es trasladado a la unidad de terapia intensiva.
© CICR / Jacob Simkin

Hospital Mirwais, Kandahar, Afganistán. Una madre y su pequeña hija sufren malnutrición, al igual que la mayoría de los niños alojados en la guardia pediátrica, muchos de ellos recién nacidos. Otros niños padecen polio o tuberculosis-meningitis.  

Hospital Mirwais, Kandahar, Afganistán. Una madre y su pequeña hija sufren malnutrición, al igual que la mayoría de los niños alojados en la guardia pediátrica, muchos de ellos recién nacidos. Otros niños padecen polio o tuberculosis-meningitis.
© CICR / Jacob Simkin

Hospital Mirwais, Kandahar, Afganistán. Técnicos asisten a una sesión de capacitación en ingeniería bioquímica, impartido por un formador del CICR. 

Hospital Mirwais, Kandahar, Afganistán. Técnicos asisten a una sesión de capacitación en ingeniería bioquímica, impartido por un formador del CICR.
© CICR / Jacob Simkin