• Enviar
  • Imprimir

Sudán del Sur: el agua potable sigue siendo una prioridad urgente

31-01-2014 Resumen de actividades

Cientos de miles de personas desplazadas en Sudán del Sur siguen sin tener acceso al agua, los alimentos y la atención médica. El CICR y la Cruz Roja de Sudán del Sur están haciendo todo lo posible para ayudarles a satisfacer las necesidades más urgentes.

 Desplazados hacen fila para recibir agua salubre en un campamento de Juba. El CICR y la Cruz Roja de Sudán del Sur construyeron e instalaron este sistema de distribución de agua. ©CICR/Jonathan Pease

"Cientos de miles de personas carecen de agua potable en cantidad suficiente”, dijo Marc Suchet, a cargo de las actividades de Agua y Hábitat del CICR en Sudán del Sur. “Las restricciones por cuestiones de seguridad y otras limitaciones en cuanto al acceso, por no mencionar la precariedad que ya exhibían los sistemas de agua, dificultan el acceso de la población al agua salubre. Este problema afecta tanto a las personas desplazadas como a la población residente que las ha acogido.”

Desde que comenzaron los enfrentamientos a mediados de diciembre, el CICR, en cooperación con la Cruz Roja de Sudán del Sur, ha suministrado agua potable en camiones cisterna y ha instalado puntos de abastecimiento de agua de emergencia en hospitales y cárceles, así como en campamentos para personas desplazadas.

"Nuestras actividades han ayudado a que las personas desplazadas en Juba, Bentiu/Rubkona, Leer, Malakal, Wunrock (estado de Warrap) y Jonglei Norte tengan agua potable”, dijo el señor Suchet. "Hasta ahora, hemos entregado más de un millón de litros de agua potable por camiones cisterna, y hemos construido fuentes de agua en seis estados de Sudán del Sur.”

Los esfuerzos del CICR están dirigidos a reducir lo máximo posible la exposición de las personas desplazadas por la violencia a las enfermedades causadas por el agua. En muchos lugares, los desplazados no tienen más opción que consumir agua de superficies estancadas o sacarla directamente del río Nilo.

"El agua que no ha sido potabilizada puede transmitir enfermedades como diarrea, hepatitis, cólera y fiebre tifoidea. Todas se transmiten a través del agua contaminada por heces humanas”, dijo el señor Suchet. "Por lo tanto, es sumamente importante que los ingenieros especializados en el suministro de agua y los demás trabajadores humanitarios puedan realizar sus actividades.”

Voluntario de la Cruz Roja de Sudán del Sur ayuda a una joven en una fuente de agua para civiles desplazados por la violencia en Bentiu. 

Voluntario de la Cruz Roja de Sudán del Sur ayuda a una joven en una fuente de agua para civiles desplazados por la violencia en Bentiu.
© CICR / Anne Chassaing

Desde diciembre, el CICR:

  • instaló sistemas de emergencias para suministrar agua potable en forma regular para más de 22.000 personas desplazadas en Malakal, Bentiu, Awerial, Wunrock y Juba;
  • reemplazó un tanque de agua averiado y reparó una bomba sumergible para pozo en una cárcel donde están detenidas 1.400 personas;
  • refaccionó instalaciones para el suministro de agua, entregó agua potable en forma regular, construyó letrinas e instaló carpas donde funcionan las guardias de dos importantes hospitales de Juba y Malakal.

En su calidad de organización neutral y estrictamente humanitaria, el CICR también ha brindado tratamiento a personas heridas en los enfrentamientos, y ha proporcionado alimentos y socorros de urgencia para personas desplazadas. Además, ha restablecido el contacto entre familiares separados por la violencia. En varias ocasiones, ha recordado a las partes en conflicto las obligaciones que tienen conforme al derecho internacional humanitario.

Para más información:
Marco Rodriguez, CICR, Juba, tel.: +211 912 360 038
Sitara Jabeen, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 24 78 o +41 79 217 32 17