• Enviar
  • Imprimir

Sudán del Sur: la situación humanitaria sigue siendo grave

12-02-2014 Resumen de actividades N° 04/2014

Las necesidades siguen siendo acuciantes en Sudán del Sur, donde los recientes enfrentamientos han exacerbado una situación que ya era muy precaria para miles de personas. El CICR y la Cruz Roja de Sudán del Sur continúan ampliando sus actividades humanitarias a fin de prestar ayuda a quienes más la necesitan.

Minkamen. Desplazados de Sudán del Sur esperan en fila para recibir alimentos de parte del CICR. ©CICR/Bucciarelli

"La situación sigue siendo tensa e impredecible. Por lo tanto, las necesidades continúan multiplicándose”, dijo Melker Mabeck, jefe de la delegación del CICR en Sudán del Sur. “Muchas personas necesitan con urgencia alimentos, agua y refugio. Numerosas familias han quedado separadas. Nuestra prioridad es prestar ayuda rápidamente a quienes más la necesitan.”

"Ya estábamos llevando adelante una operación humanitaria de magnitud, antes del conflicto en diciembre”, explicó. “Durante los últimas semanas, el CICR ha ampliado el alcance geográfico de su labor humanitaria y ha logrado  llegar hasta más personas que tuvieron que huir de sus hogares a causa de la violencia y que tienen cada vez más necesidades.”

Esta semana se dio inicio a una distribución de raciones alimentarias para unas 94.000 personas en una zona llamada Minkamen, en el condado Awerial, donde se ha concentrado el mayor número de personas desplazadas en el país. Cada familia recibirá una ración de alimentos suficientes para un mes. “Ya distribuimos alimentos y otros artículos esenciales en enero, pero la situación es muy dura, y se necesita un apoyo continuo”, dijo Mireille George, delegada del CICR a cargo de la distribución. “Hemos establecido una ruta para los convoyes, lo que nos permitirá distribuir los alimentos en las próximas dos semanas. La situación de la población de Minkamen mejorará.”

Reanudación de la labor humanitaria en varias partes del país

Personal del CICR logró llegar recientemente a varias zonas alejadas, como Pariang, Malakal, Jonglei septentrional y zonas al oeste de Juba, a fin de determinar qué necesidades son más urgentes y prepararse para ayudar a las numerosas personas que habitan en esos sitios. El CICR fue la primera organización en regresar a Bor, donde evaluó los efectos de la violencia. “El mercado y las zonas residenciales han sufrido graves daños. La situación sigue siendo tensa, pero ya estamos determinando la mejor manera de ayudar a reconstruir algunas estructuras”, dijo el señor Mabeck. El CICR y la Cruz Roja de Sudán del Sur entregaron a las autoridades locales más de 400 bolsas mortuorias y artículos como guantes y máscaras que se utilizan para recoger los cadáveres. 

Minkamen. Voluntarios en Sudán del Sur descargan alimentos de un camión del CICR. 

Minkamen. Voluntarios en Sudán del Sur descargan alimentos de un camión del CICR.
© CICR / Bucciarelli / ss-e-00377

En Waat, Jonglei septentrional, el CICR ha instalado una pequeña base que utilizará para responder a las consecuencias humanitarias del conflicto. La Institución está atendiendo a las necesidades de las personas que huyeron de la violencia en zonas como Bor y Malakal y que ahora se encuentran en sitios como Waat y Lankien. Además, procura mejorar en forma prioritaria los sistemas de abastecimiento de agua de esas zonas.

Un equipo integrado por 11 cirujanos y enfermeros ha regresado al hospital escuela de Malakal. Pese a las persistentes tensiones, han logrado realizar intervenciones quirúrgicas en forma diaria y atender un gran número de niños. El CICR continúa prestando apoyo a los equipos de cirugía que trabajan en el hospital militar de Juba. En total, el personal, que recibe apoyo del CICR, ha realizado más de 900 operaciones y atendido a más de 1.250 pacientes hospitalizados en el hospital militar de Juba, el hospital escuela de Malakal, el hospital de Bentiu y el hospital de Leer. Otros dos equipos de cirugía se están desplegando en zonas rurales del estado de Jonglei.

Desde que estalló la crisis el 15 de diciembre de 2013, en cooperación con la Cruz Roja de Sudán del Sur y con el apoyo de la Cruz Roja de Kenia y varias Sociedades de la Cruz Roja europeas, el CICR:

  • ha abastecido de agua potable a unas 30.000 personas desplazadas en Juba, Malakal, Bentiu, Wunrok, Waat y Lankien;
  • ha entregado alimentos para más de 110.000 personas en Wau, Bentiu, Juba, Minkamen y Malakal;
  • ha proporcionado carpas y lonas para instalar refugios de emergencia para unas 112.000 personas desplazadas en todo el país;
  • ha proporcionado utensilios de cocina, materiales para instalar refugios de emergencia, bidones, mantas y otros artículos domésticos de primera necesidad para más de 100.000 personas;
  • ha entregado material de pesca para unas 17.000 personas en el condado de Awerial;
  • ha visitado a más 1.630 personas detenidas en diversos lugares de detención;
  • ha facilitado la realización de más de 1.500 llamadas telefónicas desde diversos campamentos para que las personas desplazadas se comunicaran con sus familiares;
  • ha registrado los datos de 27 niños separados de sus familiares.

 

Para más información:
Marco Yuri Jimenez Rodriguez, CICR, Juba, tel.: +211 912 360 038
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 22 71 o +41 79 217 32 17