Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Georgia/Osetia del Sur: volver a la normalidad

06-08-2009 Resumen de actividades

Un año después de que estallaran las hostilidades entre Georgia y Rusia, para el CICR las prioridades son ayudar a la población a recuperar un ingreso seguro y estable y prestar asistencia a los más necesitados.

     
    ©CICR/J. Powell/ge-e-00570      
   
Georgia, Ergneti. Sirana delante de su casa carbonizada. Ella y su marido han regresado, tras haber huido a Tiflis durante los enfrentamientos de agosto de 2008.        
       

       
    ©CICR/J. Powell/ge-e-00573      
   
Osetia del Sur, Tbet. Zoia muestra fotos de su hijo desaparecido a un colaborador del CICR. El muchacho desapareció la noche en que los enfrentamientos se acercaron a su poblado, cuando salió a ver el ganado.        
       

       
    ©CICR/T. Kirill/ge-e-00558      
   
Osetia del Sur. Anciana agradece y se despide del equipo del CICR que le llevó alimentos a su alejado poblado de Leningori.        
       

       
    ©CICR/J. Powell/ge-e-00567      
   
Georgia, Shindisi. En este poblado, hay agua sólo cada dos días. Las familias pasan horas haciendo cola en los dos únicos puntos de abastecimiento de agua, para luego transportarla hasta su casa. Con ayuda de los ingenieros de Agua y Hábitat del CICR, se está construyendo una nueva fuente de agua.        
       

       
    ©CICR/J. Powell/ge-e-00569      
   
Georgia, Zemo Nikosi. Para que Tamar pudiera plantar las semillas que el CICR le había entregado en la primavera, hubo que quitar de su jardín los restos explosivos de guerra.        
           

  Situación general  

El fin de las hostilidades activas no resolvió todos los problemas ni las necesidades de las personas más afectadas. Un año después de que las fuerzas de Rusia y Georgia se enfrentaran en la zona que se extiende de Gori a Tsjinvali, muchas personas siguen luchando para volver a la normalidad. La línea administrativa de facto que separa Georgia de Osetia del Sur dificulta la vida cotidiana: el acceso a la atención médica, las escuelas, los mercados y el contacto con familiares son complicados, si no imposibles.

A pesar de que la mayoría de las personas desplazadas han podido regresar a su lugar de origen, son centenares las que siguen alojadas en centros colectivos, mientras que otras no han tenido más opción que buscar una nueva vivienda en otro lugar.

Desde agosto de 2008, el CICR ha reforzado paulatinamente sus actividades para ayudar a los más vulnerables. Después de prestar ayuda de emergencia para que las personas afrontaran los efectos a corto plazo de las hostilidades, así como el rigor del invierno, la Institución adaptó su enfoque para ayudar a las personas más afectadas a sustentarse en forma autónoma, tal como lo hacían antes de las hostilidades.

  Reunir a familiares y facilitar el intercambio de noticias  

     

En los últimos meses, el CICR ha recibido más de 1.200 solicitudes de personas que buscan a familiares y que desean restablecer el contacto o reencontrarse con sus seres q ueridos. Hasta la fecha, ha facilitado el intercambio de casi 2.000 mensajes de Cruz Roja entre familiares separados y reunido a 326 personas con sus parientes. Sin embargo, siguen abiertos 40 casos, en los que todavía no se ha logrado localizar a las personas buscadas y averiguar lo que les ha sucedido.

En un esfuerzo por resolver estos casos, el CICR ha estado en contacto estrecho con las autoridades correspondientes. De conformidad con su cometido y en cumplimiento de su papel de intermediario neutral, el CICR ha entregado a las autoridades una lista de todas las personas cuya desaparición le ha sido informada por los respectivos familiares.

  Visitas a personas detenidas  

El CICR visita con regularidad varios lugares de detención a fin de verificar las condiciones de detención y el trato que se brinda a los detenidos. Recuerda a las autoridades que los detenidos tienen derecho a mantener el contacto con sus familiares. Los delegados de la Institución visitan prioritariamente a las personas detenidas en relación con las hostilidades. De enero a julio de 2009, el CICR realizó 39 visitas.

  Apoyo a la atención médica  

En mayo de 2009, el CICR reanudó las evacuaciones de personas que necesitan tratamiento médico urgente de Osetia del Sur a hospitales en Tiflis y Gori. Hasta ahora ha prestado este tipo de ayuda a tres pacientes. El CICR también facilitó el traslado de dos cadáveres de Osetia del Sur a Tiflis y Gori, donde fueron entregados a los familiares.

En Osetia del Sur, el CICR apoya la capacitación del personal de salud, que no ha asistido a cursos durante décadas. Cuatro médicos participaron en un seminario sobre cirugía de guerra y de emergencia organizado por el CICR en Vladikavkaz del 24 al 26 de marzo.

Durante la crisis, el CICR, junto con la Cruz Roja de Noruega y en coordinación con el Ministerio de Trabajo, Salud y Bienestar Social, prestó atención médica en clínicas móviles en los distritos de Gori y Kareli, donde se había suspendido el servicio médico. Los equipos móviles atendieron más de 6.400 consultas.

Desde entonces, la Institución ha estado apoyando la reanudación de los servicios de salud habituales. Entre octubre de 2008 y enero de 2009, realizó reparaciones en los centros de salud, distribuyó equipamiento médico y medicamentos, y realizó talleres de capacitación para el personal. Ese apoyo continuó hasta enero de 2009. El CICR también donó equipamiento y provisiones a los centros de tratamiento ambulatorio de Shamgona y Rukhi (oeste de Georgia), que había renovado en enero.

  Distribución de alimentos y otros artículos  

     

En el oeste de Georgia, el CICR está ayudando a las personas desplazadas a registrar sus datos ante las autoridades a fin de que puedan recibir las pensiones y los beneficios sociales a los que tienen derecho.

Tras una evaluación realizada en marzo y abril, la Institución lanzó un programa para ayudar a la población rural en las zonas afectadas por la guerra en Osetia del Sur a reanudar las actividades de cultivo y cría de ganado, que eran una importante fuente de ingreso antes del estallido de las hostilidades. Unas 10.000 personas serán beneficiarias del programa.

En julio, el CICR lanzó un proyecto pilito en los centros colectivos de Osetia del Sur para dar a las personas desplazadas más vulnerables oportunidades de generar ingresos. " Las ideas no escasean " , dice Massimiliano Cartura, delegado de seguridad económica del CICR. " Pero no todo el mundo entie nde o cree que sólo una pequeña ayuda puede alcanzar para que las personas ganen lo que necesitan para cuidar de sus familias. "

A lo largo del año pasado, el CICR ha entregado alimentos a unas 46.000 personas y artículos domésticos esenciales a unas 53.000.

-En diciembre y enero, el CICR distribuyó 4.550 metros cúbicos de leña a más de 6.000 personas en el distrito de Gori que no recibían ayuda de otras organizaciones. Esas personas no podían acceder a los bosques de donde obtenían leña en Osetia del Sur.

-En Osetia del Sur, 14.000 personas recibieron alimentos y otros socorros en noviembre y diciembre de 2008. A comienzos de 2009, el CICR también distribuyó chaquetas de invierno y otras vestimentas a unas 4.500 personas desplazadas, personas sin techo, ancianos y discapacitados, huérfanos y habitantes de las zonas rurales más afectadas por las hostilidades.

  Mejorar las condiciones de saneamiento  

El CICR ha estado reparando los edificios dañados por los bombardeos del año pasado, sobre todo los centros colectivos donde se alojan las personas desplazadas a causa del conflicto de 1992-1993 en Abjasia o de las hostilidades del año pasado. En Georgia, se beneficiaron más de 5.300 personas en 17 centros colectivos, y se realizaron actividades similares para ayudar a las personas desplazadas y a los refugiados en Osetia del Sur. Se repararon ventanas y techos, y se refaccionaron los sistemas de suministro eléctrico y de agua.

El CICR también respondió a pedidos de las municipalidades para ayudar a mejorar las condiciones de saneamiento y de las viviendas en Osetia del Sur. Entregó madera y placas de techumbre, con las que se repararán los techos de 55 viviendas en tres poblados.

El CICR ha estado trabajando con las autoridades locales para me jorar los servicios comunitarios y ha prestado asistencia a las autoridades responsables del abastecimiento de agua en Osetia del Sur. " Tratamos de mejorar las capacidades locales para que puedan mantener los conductos y suministrar agua de mejor calidad a los residentes " , dice Alexander Mailyan, delegado de Agua y Hábitat del CICR.

  Trabajo en colaboración con otros componentes de la Cruz Roja  

El CICR reforzó su asociación operacional con la Cruz Roja de Georgia (CRG) a fin de recaudar fondos para el programa de invierno que la Sociedad Nacional realiza con el apoyo de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Unas 4.000 personas desplazadas en Tiflis y en los poblados vecinos de Bolnisi, Gardabani y Rustavani recibieron mantas, chaquetas de invierno, suéteres, botas y medias.

Los voluntarios de la CRG también ayudaron al CICR a distribuir socorros entre las personas desplazadas que se alojan en unos 98 centros colectivos.

  Sensibilizar sobre el peligro de los restos explosivos de guerra  

     

En la primavera, cuando la nieve comienza a derretirse y los pobladores reanudan las labores en el campo, aumentan los riesgos de accidentes causados por los restos explosivos de guerra.

El CICR y la CRG han trabajado juntos para sensibilizar sobre este peligro. Los voluntarios de la CRG distribuyeron más de 10.000 folletos entre las personas desplazadas que se encuentran en zonas particularmente peligrosas. A su vez, el CICR organizó sesiones de información sobre " trabajar en forma segura en un ambiente contaminado por armas " para más de 100 voluntarios de la Cruz Roja.

En Osetia del Sur, el CICR distribuyó material de educación sobre el peligro de las minas a más de 70 escuelas con el apoyo de las autoridades educativas de facto. Además, transmitió a las autoridades responsables la información que recibió de la población sobre los lugares donde hay restos explosivos de guerra.