• Enviar
  • Imprimir

Irak: introducir un poco de humanidad en los lugares de detención

15-09-2010 Resumen de actividades

El CICR vela por que las personas detenidas sean protegidas contra los abusos y procura introducir un poco de humanidad en los lugares de detención. Información actualizada sobre esta y otras actividades realizadas por el CICR durante julio y agosto, en Irak.

     
©CICR 
   
Una colaboradora del CICR entrega un mensaje de Cruz Roja al familiar de un detenido (Basora, Irak). 
               
©CICR / M. Greub 
   
Entrega de restos de soldados iraníes de la guerra Irán-Irak a las autoridades iraníes (lado iraquí de la frontera) 
               
©CICR / N.G. Lenssens 
   
Región montañosa de Qandil, gobernación de Sulaymania. El CICR presta asistencia a personas de la zona de Qandil desplazadas a causa de los bombardeos que tuvieron lugar en la frontera. 
               
©CICR / M. Greub 
   
El CICR instaló nuevas piezas en la planta de tratamiento de agua de Wathba, a fin de mantener e incrementar su capacidad. La planta abastece agua potable a la Ciudad Médica de Bagdad, con sus cinco hospitales, y a la zona circundante, beneficiando a aproximadamente 450.000-600.000 habitantes. 
               
©CICR / M. Greub 
   
Irak, provincia de Dohuk, ciudad de Bamami. Mohammad Rasul Ibrahim, beneficiario de un proyecto del CICR en apoyo de los medios de subsistencia, es un ex experto en desminado que quedó gravemente lesionado en un accidente de trabajo. Vive con su esposa y sus siete hijos en las ruinas de una casa bombardeada. 
           

En algunas partes de Irak, la situación humanitaria sigue siendo grave, puesto que la violencia generalizada y la falta de respeto por la vida humana siguen causando graves daños y sufrimientos a la población iraquí. Todos los meses, los ataques indiscriminados y otras formas de violencia, principalmente en Bagdad, Nínive, Anbar y Diyala, así como en otras gobernaciones, dejan un saldo de centenares de personas heridas o muertas. Pese a los esfuerzos de las autoridades por mejorar los servicios básicos, las personas civiles -sobre todo los niños y los desplazados, en los hogares encabezados por mujeres, ancianos o personas discapacitadas- siguen soportando graves penurias. Para ellos, los conflictos crónicos que han asolado el país desde 1980 han dejado tras sí una pesada herencia, particularmente la destrucción de los medios de subsistencia y las restricciones de acceso al agua potable y a la atención médica. 

Las visitas a personas detenidas en relación con el conflicto armado constituyen una de las actividades más importantes del CICR en Irak. Procurar que los detenidos reciban un trato humano y que las condiciones en los lugares de detención sean aceptables ha sido una preocupación constante del CICR desde que comenzó a trabajar en el país, en 1980, cuando visitaba a miles de prisioneros de guerra.

Actualmente, los colaboradores expatriados del CICR visitan con regularidad a casi 20.000 personas, detenidas en todo el país por el Gobierno federal o el Gobierno Regional de Kurdistán. En julio, las autoridades estadounidenses finalizaron la transferencia a las autoridades iraquíes de casi todas las personas que se hallaban bajo su custodia. El CICR se propone supervisar las condiciones de detención por medio de visitas periódicas a las personas que siguen bajo la custodia de Estados Unidos.

" Trabajar en lugares de detención es un desafío " , dijo Robert Zimmerman, quien coordina la labor del CICR en Irak en favor de los detenidos y otras personas protegidas por el derecho internacional humanitario. " Se trata de lugares que, por definición, están cerrados al mundo exterior, pero que no deben caer en el olvido y que deben ser administrados conforme a las normas " .

De conformidad con el ordenamiento jurídico iraquí y el derecho internacional, el Estado tiene la responsabilidad de garantizar que los detenidos reciban un trato apropiado y que sus condiciones de detención sean satisfactorias. " La función del CICR consiste en procurar que las autoridades cumplan con sus obligaciones " , dijo el Sr. Zimmerman. " Puesto que el CICR está convencido de que este objetivo puede lograrse sólo sobre la base de una sólida relación de confianza, mantiene un diálogo bilateral y confidencial con las autoridades acerca de estas cuestiones " . 

El CICR fomenta y facilita la cooperación entre los ministerios gubernamentales, con miras a encarar ciertos problemas de manera más eficaz. Por ejemplo, en octubre de 2008, el CICR reunió a representantes de los ministerios de Justicia, Salud y Derechos Humanos a fin de examinar cuestiones relativas a los servicios de salud que se prestan en los lugares de detención.

Junto con los servicios penitenciarios iraquíes, el CICR evalúa las necesidades en materia de abastecimiento de agua potable y de saneamiento en varios centros de detención, en las gobernaciones de Basora, Missan, Muthanna, Thi-Qar, Babil y Sulaimaniya. Tras alcanzar un acuerdo con el Ministerio de Justicia, en los próximos meses se realizarán obras en lugares de detenció n en Bagdad y otras localidades.

     
 
   
Entre enero y agosto de 2010, el personal del CICR visitó a:    
  • más de 18.000 personas detenidas en 27 lugares de detención bajo la autoridad de los ministerios iraquíes de Justicia, Defensa, Interior y Trabajo y Asuntos Sociales;
  •    
  • más de 2.900 personas detenidas en 37 cárceles bajo la autoridad del Gobierno Regional de Kurdistán;
  •    
  • más de 5.800 personas detenidas en dos centros de detención bajo la autoridad de las fuerzas de Estados Unidos-Irak (USF-I).
  •    
  • Durante las visitas, se evaluó la situación de 50 mujeres y 20 menores.
  •    
  • Más de 500 personas procedentes de terceros países recibieron visitas periódicas del CICR; nueve de ellas fueron repatriadas a sus países de origen y recibieron el apoyo del CICR tras su liberación.
  •    
  • Se recogieron 4.827 mensajes de Cruz Roja (que contienen breves noticias familiares) de detenidos, y se distribuyeron entre ellos 4.025 mensajes de sus familiares.
  •    
  • Además, se expidieron 1.017 certificados de detención a ex detenidos o personas internadas en Irak.
  •    
  • Desde 2003, el CICR ha visitado a unos 70.000 detenidos.
   

     
     

  Apoyo a las personas vulnerables  

El CICR mantiene su apoyo a las personas que afrontan dificultades especiales para ganarse la vida y mantener a sus familias, como las mujeres jefas de familia, las personas con discapaci dades y las personas desplazadas. Durante los meses de julio y agosto:

durante el mes sagrado del Ramadán, más de 70.000 personas recibieron surtidos de artículos de higiene y paquetes de alimentos en las gobernaciones de Anbar, Bagdad, Basora, Diyala, Dohuk, Kirkuk, Missan, Nínive, Salah Al-Din y Thi-Qar;

se proporcionaron socorros de emergencia para más de 3.100 personas desplazadas en las gobernaciones de Erbil y Sulaimaniya;

se proporcionó ayuda de emergencia para 378 personas en la gobernación de Anbar;

se efectuaron 91 donaciones en las gobernaciones de Kirkuk, Nínive, Dohuk, Sulaimaniya y Erbil para ayudar a personas discapacitadas a poner en marcha pequeños negocios y recuperar su independencia económica. Desde 2008, han recibido este tipo de ayuda aproximadamente 4.100 personas discapacitadas;

se vacunó el ganado de 3.120 agricultores empobrecidos en el distrito de Kifri, gobernación de Diyala.

  Asistencia a hospitales y centros de rehabilitación física  

En algunas zonas rurales y proclives a los conflictos, los servicios de salud siguen teniendo dificultades para responder a las necesidades de la población civil. El CICR sigue ayudando a renovar las instalaciones de los establecimientos de salud y capacitar al personal. El CICR presta servicios de ortopedia y rehabilitación física a fin de ayudar a las personas discapacitadas a reintegrarse en la comunidad. En julio y agosto,

12 médicos y 36 enfermeras participaron en un curso destinado a fortalecer los servicios de urgencia que se prestan en el Hospital de Emergencias de Sulaimaniya y en el Hospital Escuela Al Sadr, en Nayaf;

221 nuevos pacientes recibieron prótesis y 1.307 nuevos pacientes recibieron órtesis en los 11 centros de ortopedia apoyados por el CICR en todo Irak.

  Agua potable y saneamiento  

     

En gran parte de Irak sigue siendo difícil acceder al agua potable. Los ingenieros del CICR continúan reparando y mejorando los sistemas de abastecimiento de agua, de electricidad y de saneamiento, sobre todo en lugares que siguen afectados por la violencia y en zonas rurales, con el fin de mejorar la calidad de los servicios provistos en las comunidades y en los centros de atención médica. En julio y agosto, el CICR realizó, entre otras, las siguientes actividades:

  Ayuda de emergencia:  

El CICR abasteció agua mediante camiones cisterna:

  • en el distrito de Zharawa, Sadr City, Husseinia y Maamal, para 4.840 desplazados internos;

  • al Hospital General Al Imam (385 camas);

  • al Hospital General Al Kindy, en Bagdad (400 camas), afectado por la escasez de agua en verano.

  Apoyo a centros de salud:      

  • El CICR terminó las obras de mejora en el Hospital General Heet, que atiende entre 500 y 600 pacientes ambulatorios por día, en la gobernación de Anbar. También se instalaron equipos de purificación de agua.

  • El CICR finalizó las mejoras en el sistema eléctrico del centro de atención primaria de la salud de Majmur.

  Abastecimiento de agua en hospitales:  

  • Se suministraron e instalaron 98 unidade s de potabilización en siete importantes hospitales de las gobernaciones de Bagdad y Salah ad Din, cuya capacidad total es de 1.650 camas y que atienden a unos 4.400 pacientes por día.

  Abastecimiento de agua potable:  

  • La Institución finalizó siete proyectos de abastecimiento de agua potable que benefician a unas 400.000 personas en todo el país.

  Esclarecer lo que pasó con las personas desaparecidas  

     

El 29 de julio, el CICR facilitó la entrega de los restos de dos soldados iraníes en el cruce fronterizo de Shalamja, en presencia de representantes del Ministerio de Derechos Humanos de Irak, el centro Al Zubayr, miembros del Consejo Provincial de Basora y representantes del Comité de Búsqueda y Recuperación de las fuerzas armadas iraníes.

Una de las prioridades del CICR es esclarecer lo que pasó con las personas dadas por desaparecidas en relación con los conflictos armados, a fin de aliviar el sufrimiento de sus familiares. El 30 de agosto, en ocasión de celebrarse el Día Internacional de los Desaparecidos, el CICR reafirmó su compromiso de proporcionar al Ministerio de Derechos Humanos de Irak y al Instituto Forense de Bagdad el apoyo técnico que necesitan para intercambiar información y fortalecer sus capacidades en el ámbito forense. En su papel de intermediario neutral, el CICR sigue presidiendo los mecanismos establecidos para encarar los casos de las personas dadas por desaparecidas en la guerra Irán- Irak (1980-1988) y en la Guerra del Golfo (1990-1991).

  Promoción del derecho internacional humanitario (DIH)  

Una parte fundamental de la labor del CICR es recordar a las partes en un conflicto su obligación de proteger a las personas civiles. La Institución también procura promover el derecho internacional humanitario (DIH) en la sociedad civil, para lo cual organiza presentaciones destinadas a diferentes públicos, entre ellos los miembros de las fuerzas armadas, el personal penitenciario, estudiantes y profesores.

Entre el 5 y el 7 de julio, en la Universidad de Defensa Nacional, en Bagdad, se realizó un taller de tres días para oficiales del ejército iraquí. Se organizaron sesiones informativas sobre el derecho internacional humanitario para miembros de las fuerzas Peshmerga y las fuerzas de seguridad Assayesh.