Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Zimbabue: mejorar las condiciones de vida de las personas detenidas y restablecer los medios de subsistencia de las personas más vulnerables

03-11-2009 Resumen de actividades

La difícil situación económica, agravada por la violencia política que tuvo lugar en Zimbabue durante 2008, dejó a muchas personas en condiciones de creciente vulnerabilidad. Resumen de las actividades principales llevadas a cabo por el CICR en Zimbabue desde principios de 2009.

  Mejorar las condiciones de detención  

     

Desde abril, el CICR trabaja en cooperación con el Servicio Penitenciario de Zimbabue para mejorar las condiciones de detención en las cárceles de todo el país, presta apoyo a las autoridades penitenciarias y repara las estructuras de los centros de detención. En las cárceles, ayuda a mejorar la nutrición de los detenidos, el suministro de alimentos y la capacidad de las cocinas, y proporciona ropa, mantas y productos de higiene personal. Repara los sistemas de abastecimiento de agua y de saneamiento, y fortalece la preparación para enfrentar posibles brotes de cólera. La Institución también lleva adelante proyectos destinados a mejorar el acceso de los detenidos a la atención médica.

 

  Alentar la autosuficiencia de los pequeños agricultores  

     

A raíz del deterioro de la situación económica y del empobrecimiento en las zonas rurales de Zimbabue, el CICR aumentó el número de beneficiarios de su programa de asistencia a la agricultura de 5.000 a 12.700 familias vulnerables (63.500 personas), en Mashonaland, región situada al nordeste de la capital, Harare.

 

Entre julio y agosto, el CICR, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, organizó sesiones de formación para agricultores procedentes de 17 aldeas en las cuales la Institución lleva adelante el programa. El objetivo de las sesiones es promover las buenas prácticas agrícolas y ayudar a los agricultores má s pobres a aumentar su producción.

 

Entre los beneficiarios seleccionados se cuentan las familias vulnerables de la comunidad, incluidas las personas afectadas por la violencia política que tuvo lugar en 2008, cuyos medios de sustento se vieron afectados por las dificultades en la economía. En octubre, las familias recibieron cantidades suficientes de fertilizantes y de semillas de maíz, sorgo y legumbres de buena calidad para cultivar una superficie de 0,5 hectáreas. Se les proporcionó también una ración de alimentos, a fin de prevenir el consumo de las semillas.

 

  Mejorar el acceso a la atención médica y al agua potable  

     

El CICR procura mejorar el acceso a la atención médica de buena calidad y al agua potable para las comunidades rurales y urbanas en Zimbabue. Actualmente, la Institución proporciona medicamentos e insumos a 11 clínicas y a dos hospitales de distrito en dos distritos rurales (Chivi, en el sur, y Tsholotsho, en el oeste), así como a 12 policlínicos ubicados en las zonas densamente pobladas de Harare. El CICR también repara la infraestructura y los sistemas de saneamiento de los centros médicos que apoya.

 

El CICR colabora con el Fondo de Desarrollo de los Distritos, entidad estatal dedicada al desarrollo rural, a fin de garantizar que las comunidades de los distritos de Tsholotsho y Mbire tengan acceso al agua potable. Coopera asimismo con la ciudad de Harare,  proporcionando piezas de repuesto, bombas y equipos de laboratorio para la planta de tratamiento de agua de Morton Jaffray, a fin de mejorar el acceso al agua potable para los residentes de Harare y sus suburbios.

 

  Difusión del derecho internacional humanitario en la región  

     

A lo largo de 2009, el CICR ha ayudado a las Fuerzas de Defensa de Zimbabue a mejorar sus conocimientos del derecho internacional humanitario (DIH) y el respeto de sus normas. Entre enero y septiembre, el CICR efectuó presentaciones sobre los elementos básicos del DIH a más de 500 oficiales y soldados del Ejército Nacional de Zimbabue en las instituciones educativas militares situadas en Bulawayo, Gweru, Harare y Nyanga. En las presentaciones se subrayó la responsabilidad de los jefes militares modernos en lo que respecta al cumplimiento con el DIH.

 

En septiembre, las delegaciones del CICR en Harare y Pretoria desplegaron un equipo de 12 personas que participó en el ejercicio multidimensional de mantenimiento de la paz efectuado por la Comunidad de Desarrollo de África Meridional (SADC). El nombre en clave de esta operación era " Ejercicio Golfinho " y tuvo lugar en Lohatlha, Sudáfrica. La finalidad del ejercicio era comprobar la capacidad de la SADC de responder con eficacia a una situación de emergencia complicada. Durante el ejercicio, llevado a cabo en la ficticia " República de Lohatlha " , el CICR simuló todas las actividades que despliega en una situación de conflicto armado, como visitar y prestar asistencia a personas desplazadas, evaluar el trato que reciben las personas detenidas a raíz del conflicto y sensibilizar a las fuerzas armadas que participan en el conflicto con respecto a las normas del DIH.

 

Con antelación al ejercicio, durante el curso de la SADC sobre Operaciones de apoyo a la paz destinado al componente policial, realizado en Otse, Botsuana, el CICR impartió formación a 50 instructores de policía de los contingentes policiales de la SADC que se preparaban para participar en el Ejercicio Golfinho. El CICR también impartió capacitación a 12 oficiales militares superiores de la SADC, procedentes de 11 países, en el taller anual del CICR y la SADC que se celebró en el mes de julio, en Harare.