• Enviar
  • Imprimir

Personas protegidas por el DIH: refugiados y desplazados

29-10-2010 Introducción

Los refugiados son personas que han cruzado una frontera internacional porque corren el riesgo de ser perseguidas o han sido perseguidas en sus países de origen. Los desplazados internos, en cambio, no han cruzado una frontera internacional pero, por algún motivo, se han ido de sus hogares.

La protección jurídica de los refugiados —en particular, la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y la Convención de 1969 que regula los Aspectos Específicos de los Problemas relativos a los Refugiados en África—  y el cometido del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) constituyen el marco general para la protección y la ayuda a los refugiados. Asimismo, los refugiados están protegidos por el derecho de los derechos humanos y, si se encuentran en un Estado que participa en un conflicto armado, por el derecho internacional humanitario.

Las disposiciones generales del derecho internacional humanitario protegen a los refugiados civiles en Estados donde tiene lugar un conflicto armado, pero éstos además reciben una protección especial conforme al Cuarto Convenio de Ginebra y el Protocolo adicional I. La protección adicional reconoce la vulnerabilidad de los refugiados como extranjeros en manos de una de las partes en conflicto.

Desplazados internos

Para los desplazados internos no existe ningún instrumento jurídico equivalente a la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados. No obstante, el derecho internacional protege a las personas para evitar su desplazamiento o cuando éste ocurre mediante los siguientes instrumentos jurídicos:
- el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho de cada país;
- el derecho internacional humanitario, en conflictos armados;
- los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos, que reflejan la normativa internacional en materia de derechos humanos y el derecho internacional humanitario para la definición de distintos aspectos relacionados con el desplazamiento.

El derecho internacional humanitario protege a las personas de los
desplazamientos y mientras estos están teniendo lugar, siempre y cuando no participen directamente en las hostilidades.

De hecho, el derecho internacional humanitario tiene un papel fundamental en la prevención de los desplazamientos, pues lo prohíbe a menos que sea necesario por razones militares o para proteger a la población civil. Toda política sistemática de desplazamiento injustificado de civiles se considera un crimen de lesa humanidad.

En el derecho internacional humanitario, existen normas que protegen a la población civil; la infracción de esas normas por lo general constituye una causa de los desplazamientos de personas, por ejemplo: el ataque a la población civil o a sus bienes por las partes en un conflicto armado y los métodos de combate indiscriminados que puedan tener un impacto adverso en los civiles. Entre otras normas cuyo respeto previene el desplazamiento se encuentra la prohibición de destruir, sin motivos militares válidos, bienes indispensables para la supervivencia de la población como las cosechas, las unidades sanitarias, las instalaciones y reservas de agua potable, las centrales de energía eléctrica y las viviendas.

El derecho internacional humanitario también prohíbe los castigos colectivos a la población civil.

Ayuda humanitaria

Durante un conflicto armado, el derecho internacional humanitario garantiza a los refugiados y a los desplazados internos el acceso a la ayuda humanitaria. Las partes en conflicto deben facilitar el suministro de materiales de ayuda tales como medicamentos, alimentos, mantas y tiendas de campaña.

Lamentablemente, en muchos conflictos recientes no se han respetado las disposiciones del derecho internacional humanitario, lo cual pone en peligro a los refugiados y a los desplazados internos. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) siempre ha instado a los Estados y a los grupos armados no estatales a que respeten el derecho internacional y los principios humanitarios fundamentales por lo que respecta a los civiles. Sólo mediante el respeto a las normas de los conflictos armados es posible evitar las afluencias de refugiados y los desplazamientos internos. Del mismo modo, en el caso de que las personas deban abandonar sus hogares, su protección depende del cumplimiento del derecho internacional humanitario.


Fotos

 

© Cruz Roja Neerlandesa / J. Oerlemans / pk-e-00802