• Enviar
  • Imprimir

El CICR en Haití

15-11-2012 Introducción

La delegación de Puerto Príncipe abarca las actividades de la Institución en Haití y República Dominicana. En Haití, las principales actividades humanitarias son las visitas a las personas detenidas y la ayuda a la Cruz Roja de Haití y a otros asociados del Movimiento Internacional para que presten servicios en forma segura a los residentes de zonas propensas a la violencia. La delegación promueve el derecho internacional humanitario en ambos países y presta apoyo a las Sociedades Nacionales para que lleven adelante sus principales actividades, como preparación para desastres e intervención en casos de desastre, restablecimiento del contacto entre familiares y primeros auxilios.

El CICR tiene presencia permanente en Haití desde 1994. Se concentra en las visitas a detenidos y en el apoyo a las autoridades para mejorar las condiciones de detención. Los delegados del CICR visitaron por primera vez una cárcel haitiana en 1967. En 2004, los efectos de la violencia armada en los habitantes indigentes de algunas zonas de Puerto Príncipe eran de tal magnitud que el CICR incrementó su presencia: abrió una delegación para prestar un apoyo más eficaz a los voluntarios de la Cruz Roja de Haití que brindan primeros auxilios y realizan evacuaciones médicas en los barrios marginales de Cité Soleil y Martissant. Desde entonces, más de 10.000 personas heridas o enfermas han recibido atención médica en alguna de las instalaciones de emergencia que reciben apoyo del CICR en esos dos distritos.

Detención

Las condiciones de detención en Haití están muy por debajo de los estándares reconocidos a nivel internacional. A lo largo de los años el CICR ha prestado apoyo a los servicios de salud, técnicos y de asesoramiento jurídico de las cárceles, y ha reparado los sistemas de saneamiento y abastecimiento de agua. En las situaciones de urgencia, el CICR ha distribuido alimentos y artículos de aseo personal. Los detenidos viven hacinados en celdas donde el acceso al agua y al aire libre es limitado. Las instalaciones médicas también son precarias, por lo que el apoyo que brinda el CICR representa una ayuda significativa.

El CICR presta asistencia médica en las cárceles haitianas con regularidad. Durante la epidemia de cólera que se produjo a finales de 2010, el CICR fue la principal organización que brindó a las autoridades penitenciarias: les ayudó a aplicar protocolos de tratamiento y prevención en lugares de detención de diferentes partes del país, así como a prestar asistencia médica de urgencia y aplicar tratamientos profilácticos.

El CICR trabaja en estrecha colaboración con las autoridades carcelarias y tiene acceso incondicional a los lugares de detención. Apoya activamente a un sector recientemente establecido del Ministerio de Justicia, que tiene la tarea de dar respuesta a las necesidades urgentes de ayuda humanitaria, abordar la cuestión de las garantías procesales y proponer una reforma del sistema penitenciario, de mediano a largo plazo.

Violencia en Cité Soleil y Martissant

Desde 2008 se registra una disminución de la violencia en Cité Soleil y Martissant, así como en otras zonas marginales de Puerto Príncipe. Sin embargo, los programas humanitarios y sociales que se implementan en esos lugares siguen estando amenazados por las actividades de delincuentes y miembros de pandillas. El CICR trabaja en estrecha colaboración con la Cruz Roja de Haití y con sus asociados del Movimiento Internacional para garantizar la seguridad de los voluntarios y los colaboradores de la Cruz Roja, y el respeto del emblema de la cruz roja.

El terremoto de 2010

En 2010, el CICR desplegó su capacidad de respuesta rápida pra ayudar a la Cruz Roja de Haití a atender a la gran cantidad de haitianos afectados por el devastador terremoto que sacudió el país el 12 de enero. De conformidad con los acuerdos existentes, rápidamente traspasó la coordinación de las actividades de los componentes del Movimiento Internacional a la Federación Internacional. Se revisó un proyecto de abastecimiento de agua que se estaba implementando en Cité Soleil, a raíz de los daños que provocó el terremoto. En 2012, finalizaron las tareas de reparación de cuatro estaciones de bombeo, lo que permitió que unas 200.000 personas tuvieran acceso al agua.

Rehabilitación física

El Fondo Especial del CICR para los Discapacitados también colaboró en la reconstrucción de una clínica de rehabilitación física destruida por el terremoto; la clínica era dirigida por "Healing Hands for Haiti", la única organización que prestaba servicios de ese tipo antes del desastre.

En Haití y en República Dominicana, el CICR promueve la adopción y la incorporación del derecho internacional humanitario en el derecho interno; además, organiza sesiones informativas para las autoridades, los dirigentes comunitarios y los portadores de armas. Entre éstos (oficiales de policía, soldados, miembros de las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU, miembros de pandillas, etc.), el CICR promueve las normas humanitarias básicas y, cuando corresponde, las disposiciones relativas al uso de la fuerza. El CICR también presta apoyo a las Sociedades Nacionales de ambos países en sus esfuerzos permanentes para realizar sus principales actividades, como primeros auxilios, preparación para desastres, intervención en casos de desastre, restablecimiento del contacto entre familiares y comunicación pública.


Fotos

Puerto Príncipe, Cité Soleil. Fuentes de agua restauradas por el CICR. 

Puerto Príncipe, Cité Soleil. Fuentes de agua restauradas por el CICR.
© CICR / ht-d-00007