• Enviar
  • Imprimir

El CICR en Irak

12-02-2014 Introducción

El CICR está presente en Irak desde 1980, respondiendo a las consecuencias de la violencia y los conflictos. Visita a personas detenidas y les ayuda a mantener el contacto con sus familiares, presta asistencia a grupos de población vulnerables, mejora el acceso al agua y a la salud y apoya los esfuerzos de las autoridades por esclarecer el paradero de las personas desaparecidas a raíz de conflictos anteriores.

Su estrecho contacto con las autoridades, dirigentes tribales y comunitarios, líderes religiosos, las fuerzas armadas y de seguridad, los grupos armados y la sociedad civil le permite operar incluso en zonas propensas a la violencia, como la región central de Irak, y en territorios disputados.

El CICR cuenta con 817 colaboradores en Irak, incluidos 728 colegas iraquíes y 89 expatriados. Juntos, prestan asistencia y protección a las personas afectadas por el conflicto y la violencia.

Ayuda a grupos vulnerables

Mientras sigue prestando asistencia a las personas desplazadas, el CICR ayuda a restablecer los medios de sustento, lo que permite a la población recuperar o mantener la independencia económica.

La asistencia del CICR se centra en ayudar a los agricultores pobres a incrementar su producción, proporcionar ayuda de emergencia a los desplazados internos y los refugiados y otorgar préstamos a las mujeres vulnerables jefas de familia y a los discapacitados, para que puedan iniciar pequeños emprendimientos.

Mejorar la infraestructura

En gran parte de Irak, sigue siendo difícil acceder al agua potable. Los ingenieros del CICR reparan y mejoran la infraestructura de abastecimiento de agua, sobre todo en zonas rurales y en zonas desatendidas y propensas a la violencia. Cerca de 1,5 millón de iraquíes gozan de mejor acceso al agua potable gracias estas actividades, que se llevan a cabo con el apoyo de las autoridades iraquíes.

Apoyo a los servicios de salud

Los servicios de salud siguen esforzándose por responder a las necesidades de la población, sobre todo en las zonas distantes. El CICR presta apoyo a determinados centros de atención primaria de la salud, renovando las instalaciones y capacitando al personal. La Institución también proporciona  formación y equipos a 12 centros de rehabilitación física, de modo tal de ayudar a las personas con discapacidades a reinsertarse en la comunidad.

Visitas a detenidos

El CICR visita a miles de personas detenidas por las autoridades centrales de Irak y las autoridades regionales kurdas, a fin de evaluar el trato que reciben, las condiciones de detención, el acceso a la atención de salud, el contacto entre los detenidos y sus familiares y el respeto de las garantías judiciales básicas. El CICR mantiene un diálogo confidencial con las autoridades con miras a mejorar las condiciones de los detenidos. La Institución dona artículo,s como ropa de cama y vestiment,a y conduce proyectos de agua y saneamiento.

Esclarecer el paradero de las personas desaparecidas

El CICR apoya los esfuerzos de las autoridades por esclarecer el paradero de las decenas de miles de personas desaparecidas desde la guerra entre Irán e Irak de 1980-1988 y la guerra del Golfo de 1990-1991. Facilita el diálogo y el intercambio de información entre las partes, proporciona formación en materia forense, renueva instalaciones y facilita las exhumaciones conjuntas y la entrega de restos mortales.

Comunicación sobre cuestiones humanitarias

El CICR alienta a los medios de comunicación a difundir información sobre cuestiones humanitarias mediante la publicación de fichas técnicas, folletos, boletines y comunicados de prensa. Además subraya la necesidad de proteger a las personas civiles, al personal y las instalaciones de salud. Personal militar, académicos religiosos, dirigentes tribales y estudiantes profundizan sus conocimientos acerca del CICR y el derecho internacional humanitario en sesiones informativas y presentaciones que organiza el CICR.

Cooperación con otras organizaciones

El CICR y la Media Luna Roja de Irak trabajan en forma conjunta para responder a las necesidades de las personas afectadas por la violencia. El CICR forma y asesora al personal y los voluntarios de esa Sociedad Nacional sobre cómo responder a las necesidades en una emergencia y le ayuda a establecer un equipo especializado de formadores en gestión de desastres. La Media Luna Roja de Irak también ha comenzado a crear equipos de respuesta de emergencia, que reciben apoyo del CICR, a través de formación en primeros auxilios y gestión de cadáveres. El CICR también dona socorros de urgencia a fin de fortalecer la capacidad de respuesta de la Media Luna Roja de Irak. Además, la Institución ofrece donativos y formación) para los programas de sensibilización sobre el peligro de las minas y difusión del derecho internacional humanitario.


Fotos

Bagdad, centro ortopédico del Ministerio de Salud. El CICR proporciona formación y materiales para la producción de prótesis 

Bagdad, centro ortopédico del Ministerio de Salud. El CICR proporciona formación y materiales para la producción de prótesis.
© CICR / M.Greub / iq-e-00818