• Enviar
  • Imprimir

El CICR en Líbano

01-06-2011 Introducción

Presente en Líbano desde 1967, el CICR continúa respondiendo a los problemas humanitarios derivados de los conflictos internos e internacionales de los últimos 45 años. Visita a personas privadas de libertad, ayuda a restablecer el contacto entre familiares separados, colabora con los familiares de las personas desaparecidas a fin de lograr que se responda a sus necesidades y ayuda a sus socios locales a prepararse para las emergencias. Junto con otras organizaciones humanitarias, el CICR ayuda a responder a situación creada por la afluencia de refugiados que llegan a Líbano procedentes de Siria.

Hace más de un año, cuando llegaron a Líbano los primeros refugiados sirios, el CICR comenzó a prestar apoyo a los servicios médicos de urgencia de la Cruz Roja Libanesa facilitando el traslado de ciudadanos sirios heridos a hospitales en el norte de Líbano. Asimismo, solventó los costos de tratamiento de los casos más graves en los hospitales de la región de Bekaa, en el este de Líbano, organizó dos seminarios sobre tratamiento de heridas de guerra para médicos libaneses, distribuyó alimentos y otros socorros a los refugiados sirios en Bekaa e intervino ante las autoridades para recordarles su obligación de respetar el principio de no devolución.

Cientos de familias siguen sin tener noticias de sus seres queridos desaparecidos en el conflicto armado que asoló el país a partir de 1975. Como parte de su cometido humanitario, el CICR viene colaborando desde hace años con estas familias y sigue decidido a lograr que se reconozcan y satisfagan sus necesidades y derechos. En 2012, el CICR realizó un estudio encaminado a determinar las necesidades de las familias cuyos parientes desaparecieron durante los conflictos armados que tuvieron lugar en Líbano desde 1975.

En abril de 2012, a pedido de los familiares, el CICR comenzó a recopilar información detallada acerca de las personas desaparecidas. El propósito de esta tarea es que esta información se utilice en el futuro para brindar a las familias las respuestas que necesitan acerca del paradero de sus seres queridos.

Siguiendo la modalidad que la Institución aplica en más de 80 países del mundo, los colaboradores del CICR en Líbano visitan a personas privadas de libertad a fin de evaluar el trato que reciben y sus condiciones de vida. Comparten sus conclusiones y recomendaciones únicamente con las autoridades competentes, con miras a que se introduzcan las mejores necesarias. El CICR se centra, en particular, en los casos de personas detenidas en relación con conflictos armados o con cuestiones de seguridad nacional. Los delegados del CICR ayudan a las personas privadas de libertad a mantener el contacto con sus familiares mediante el intercambio de mensajes de Cruz Roja o la transmisión de saludos por teléfono.  

El CICR también ayuda a las autoridades a mejorar la asistencia médica para los reclusos y ha finalizado la renovación del sistema de abastecimiento de agua en la cárcel de Roumieh, el centro de detención más grande del país.

En su calidad de intermediario neutral, el CICR facilita la repatriación de libaneses residentes en Israel que desean volver a su país y que de otro modo no podrían hacerlo;  asimismo, ayuda a repatriar los restos mortales de ciudadanos libaneses para su inhumación en su país de origen.

El CICR continúa prestando apoyo financiero y técnico a la Cruz Roja Libanesa con miras a fortalecer sus servicios de emergencia. Recientemente, el CICR y la Sociedad Nacional iniciaron una operación conjunta para evacuar y tratar a ciudadanos sirios heridos que llegan a Líbano.

En sus esfuerzos por promover el respeto del derecho internacional humanitario, el CICR mantiene un diálogo constante con las autoridades civiles y militares libanesas, facciones palestinas, destacadas figuras de la sociedad civil y las fuerzas de las Naciones Unidas.


Fotos

Una delegada del CICR reúne información vital acerca de una persona desaparecida. 

Prisión central, Beirut.
© CICR