Promover la participación de las personas y comunidades

Promover la participación de las personas y comunidades  

Creemos que quienes sufren las consecuencias de los conflictos y de la violencia armada deben desempeñar un papel central a la hora de determinar la ayuda que necesitan. Conocen su entorno y lo que necesitan. Después de todo, son las personas afectadas.

Hoy, las personas pueden dar a conocer sus necesidades y pedir ayuda gracias a las nuevas tecnologías. Por ejemplo, en ciertas situaciones, los SMS o los medios sociales permiten a los beneficiarios comunicarse con las organizaciones humanitarias desde cualquier lugar. La tecnología puede respaldar la respuesta humanitaria, permitiendo el diálogo entre las personas afectadas por conflictos y quienes procuran ayudarlas. Sin embargo, la tecnología no debería reemplazar los contactos personales.

Al contar con información fiable y de primera mano, ajustamos nuestras actividades a las necesidades y vulnerabilidades de las personas y procuramos fortalecer su capacidad para reconstruir sus vidas y afrontar futuras crisis. Además, solicitamos que nos informen si sus necesidades han sido satisfechas.  

Sin embargo, promover la participación de las personas y comunidades es un objetivo más fácil de enunciar que de cumplir. Requiere la capacidad de escuchar a todas las partes, comprender la cultura y las costumbres y analizar cuidadosamente la dinámica local. Si logramos hacer esto, podremos realmente colaborar con los beneficiarios y estar seguros de que nuestra ayuda proporcionará los beneficios más amplios y duraderos.