*

Lucha contra las infracciones del derecho internacional humanitario - Pierre Krähenbühl

El ex director de Actividades Operacionales del CICR, Pierre Krähenbühl, se refiere aquí al diálogo que tuvo lugar tras el 9-11 entre el CICR y varios Gobiernos, incluido el de Estados Unidos, acerca de la pertinencia de los Convenios de Ginebra y de cómo los Gobiernos podrían conciliar sus preocupaciones en materia de seguridad con sus obligaciones jurídicas. Además, explica los retos que afronta el CICR a la hora de entablar un diálogo constructivo con las diferentes partes en conflictos a fin de cambiar su comportamiento y de lograr una mayor observancia del derecho.... ...Leer más

150 años de acción humanitaria: las mujeres y la guerra Kenia: no necesitamos ayuda SERIE DE VÍDEOS - "Conversando con"

Historia

Desafíos

Llegar hasta las personas necesitadas

Creemos que es fundamental tener presencia sobre el terreno y estar cerca de las personas que ayudamos. De este modo, comprendemos mejor sus necesidades y nuestra respuesta es apropiada y eficiente. Nuestras asociaciones con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja son esenciales para lograr esta proximidad.

En muchas partes del mundo, como Afganistán, Malí, la República Democrática del Congo, Siria o Somalia, resulta sumamente difícil mantener la proximidad con las personas que asistimos y, a la vez, garantizar la seguridad de nuestro personal. A menudo, los enfrentamientos y la inseguridad impiden que los colaboradores humanitarios lleguen hasta las personas afectadas por conflictos armados. En algunos casos, las autoridades o los grupos rebeldes obstaculizan las actividades de ayuda o simplemente niegan el acceso a las comunidades vulnerables. En ciertos casos, infrecuentes pero no por ello menos perturbadores, hemos tenido que afrontar la difícil decisión de suspender nuestra vital labor humanitaria debido a la inseguridad o a problemas políticos.

Para nosotros, el hecho de asegurar que las partes en conflicto comprendan que no tomamos partido y que sólo nos interesa asistir de manera imparcial a quienes sufren las consecuencias del conflicto o de la violencia es la clave para llegar a las personas que necesitan ayuda con urgencia.

Promover la participación de las personas y comunidades  

Creemos que quienes sufren las consecuencias de los conflictos y de la violencia armada deben desempeñar un papel central a la hora de determinar la ayuda que necesitan. Conocen su entorno y lo que necesitan. Después de todo, son las personas afectadas.

Hoy, las personas pueden dar a conocer sus necesidades y pedir ayuda gracias a las nuevas tecnologías. Por ejemplo, en ciertas situaciones, los SMS o los medios sociales permiten a los beneficiarios comunicarse con las organizaciones humanitarias desde cualquier lugar. La tecnología puede respaldar la respuesta humanitaria, permitiendo el diálogo entre las personas afectadas por conflictos y quienes procuran ayudarlas. Sin embargo, la tecnología no debería reemplazar los contactos personales.

Al contar con información fiable y de primera mano, ajustamos nuestras actividades a las necesidades y vulnerabilidades de las personas y procuramos fortalecer su capacidad para reconstruir sus vidas y afrontar futuras crisis. Además, solicitamos que nos informen si sus necesidades han sido satisfechas.  

Sin embargo, promover la participación de las personas y comunidades es un objetivo más fácil de enunciar que de cumplir. Requiere la capacidad de escuchar a todas las partes, comprender la cultura y las costumbres y analizar cuidadosamente la dinámica local. Si logramos hacer esto, podremos realmente colaborar con los beneficiarios y estar seguros de que nuestra ayuda proporcionará los beneficios más amplios y duraderos.

Velar por que el DIH cumpla con su finalidad: proteger

Si se respetara más el derecho internacional humanitario (DIH), habría menos sufrimiento. Las normas son amplias, pero a menudo los portadores de armas no las respetan, con consecuencias desastrosas para los civiles. Llegar hasta la raíz de este problema es una de las prioridades del CICR.

El CICR ha realizado un estudio exhaustivo del DIH. Los resultados han confirmado la pertinencia de esta rama del derecho, pero también han identificado algunos puntos débiles importantes en la protección que depara. Estamos encarando esos puntos débiles mediante nuestra iniciativa Fortalecimiento del DIH, con miras a reforzar la protección de las personas detenidas en conflictos armados no internacionales y la eficacia de los mecanismos que velan por el respeto del DIH.

Algunos de los conflictos armados contemporáneos se caracterizan por la aparición de nuevos medios y métodos de guerra. Las armas de tecnología avanzada, en particular los aviones no tripulados (drones), los robots o la guerra cibernética ponen a prueba el actual marco jurídico especialmente formulado para proteger a las personas civiles. Por otra parte, en muchos otros conflictos, el uso de ciertas armas explosivas en zonas densamente pobladas y el acceso no reglamentado a las armas convencionales (como las armas pequeñas) también son motivo de preocupación.  

En respuesta a estas situaciones, nos esforzamos por asegurar que el DIH siga siendo pertinente para los conflictos contemporáneos y que proteja a los más vulnerables. Sin embargo, la verdadera prueba de la eficacia del DIH reside en el grado de respeto de sus normas por los combatientes y sus comandantes. Por consiguiente, procuramos mejorar el respeto del DIH en todo el mundo dialogando con los combatientes y con las partes que pueden influir en su conducta.

Aprovechar al máximo la ayuda humanitaria

Durante los últimos años, el mundo de la ayuda humanitaria ha registrado un crecimiento sustancial. El entorno humanitario se extiende por el mundo y exhibe una gran diversidad geográfica, con la intervención de múltiples ONG, empresas privadas, gobiernos y fuerzas armadas. A veces, estas organizaciones tienen percepciones diferentes acerca de las necesidades y prioridades de las comunidades que desean asistir y adoptan enfoques distintos.

Como resultado de esta situación, en ciertas crisis altamente mediáticas, la coordinación plantea grandes dificultades, mientras que en otras, unas pocas organizaciones se esfuerzan para responder por sí solas a ingentes necesidades que no han llamado la atención de los medios.

Nos asociamos con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y otras organizaciones locales, y procuramos mejorar nuestra coordinación con todas las organizaciones que están presentes sobre el terreno prestando ayuda de manera imparcial.

Creemos que la diversidad de la respuesta humanitaria facilita una mejor respuesta a las necesidades de las personas vulnerables. Debemos aprovechar esta diversidad, celebrando acuerdos sobre nuestros valores y principios básicos comunes y a la vez respetando los cometidos, enfoques y conocimientos de cada organización. Este enfoque nos permitirá proporcionar la respuesta humanitaria más apropiada para las personas necesitadas.

 Organizaciones no gubernamenales: un actor indispensable de la ayuda humanitaria

Fotos/Vídeos

Eventos

Publicaciones

Sitios relacionados

Medios sociales