• Enviar
  • Imprimir

El Movimiento

24-02-2012 Introducción

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la red humanitaria más grande del mundo, cuya misión es prevenir y aliviar, en todas las circunstancias, los sufrimientos humanos; proteger la vida y la salud, y hacer respetar a la persona humana, en particular en tiempo de conflicto armado y en otras situaciones de urgencia. Está presente en todos los países y lo apoyan millones de voluntarios.

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja procura prevenir y aliviar el sufrimiento humano en situaciones de conflicto armado y de emergencia, como epidemias, inundaciones y terremotos.

El Movimiento no es una sola organización. Lo componen el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y 189 Sociedades Nacionales. Cada componente tiene su identidad y su cometido, pero todos están unidos por los siete Principios Fundamentales.

Estos principios son humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad. Cada componente del Movimiento se compromete a respetarlos y hacerlos respetar.

El CICR tiene la misión exclusivamente humanitaria de proteger la vida y la dignidad humanas de las víctimas de los conflictos armados y de otras situaciones de violencia, así como de prestarles asistencia. Fundado en 1863, el CICR dio origen  al Movimiento, cuyas actividades internacionales en los conflictos armados dirige y coordina.

La Federación, fundada en 1919, inspira, estimula y facilita todas las actividades humanitarias de las Sociedades Nacionales miembros en nombre de las personas más vulnerables. Dirige y coordina las acciones de sus miembros para asistir a las víctimas de desastres naturales y de índole tecnológica, a los refugiados y a las personas afectadas por emergencias sanitarias.
Las Sociedades Nacionales actúan como auxiliares de los poderes públicos en el ámbito humanitario. Proporcionan toda una gama de servicios, tales como asistencia en casos de desastre y actividades de salud y apoyo social. En tiempo de guerra, pueden asistir a la población civil y apoyar los servicios de salud de las fuerzas armadas.

Para participar en el Movimiento, una Sociedad Nacional, en primer lugar, debe ser reconocida por el CICR y luego admitida en la Federación Internacional. Existen diez condiciones de reconocimiento enumeradas en los Estatutos del Movimiento. Entre ellas cabe mencionar el estatuto de autonomía de conformidad con la legislación nacional, el uso de un emblema reconocido y el respeto de los Principios Fundamentales. Debe haber una sola Sociedad en cada país y estar constituida en el territorio de un Estado independiente.

Esta última condición se suspendió en el caso de la Sociedad de la Media Luna Roja Palestina mediante una resolución aprobada por la XXX Conferencia Internacional en 2007.

Cada dos años, las Sociedades Nacionales y su Federación se reúnen en la Asamblea General. Inmediatamente después, el CICR se une a ellas en lo que se conoce como el Consejo de Delegados. En esta instancia se examinan cuestiones estratégicas importantes para el Movimiento.

Cada cuatro años, todo el Movimiento se reúne con todos los Estados que son parte en los Convenios de Ginebra en la Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Esta instancia puede convocarse también en otras ocasiones para resolver cuestiones que se planteen al Movimiento.

La Comisión Permanente, integrada por nueve miembros, se encarga de organizar las conferencias. Cinco de sus miembros se eligen durante la Conferencia Internacional. Los cuatro miembros ex officio, de los cuales dos son del CICR y dos de la Federación Internacional, incluyen actualmente los presidentes de ambas instituciones.

La reunión periódica del Movimiento y de los gobiernos en la Conferencia Internacional es única en los asuntos humanitarios. Plasma la historia y los orígenes del CICR y las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, así como la importancia central del derecho internacional humanitario, en particular los Convenios de Ginebra.

En lo referente a las operaciones, el Movimiento aprobó el Acuerdo de Sevilla para esclarecer la función y las responsabilidades de sus componentes en diversas situaciones. El concepto de función directiva tiene por objeto maximizar el impacto del Movimiento fortaleciendo la coordinación y eliminando la superposición y duplicación de los esfuerzos.

Dado que el Movimiento trabaja con organizaciones no gubernamentales sobre el terreno, también ha elaborado un código de conducta a fin de garantizar normas estrictas para prestar asistencia a las víctimas de guerras y desastres

Aunque el Movimiento no es en sí una organización como tal, tiene su propia publicación, la Revista de la Cruz Roja Media Luna Roja, que editan conjuntamente el CICR y la Federación Internacional en Ginebra.


Fotos

Madagascar. Voluntarios de la Cruz Roja Malgache trasladan a una víctima a un puesto de primeros auxilios. 

Madagascar, Antananarivo, barrio de Ambohitsorohitra. Voluntarios de la Cruz Roja Malgache trasladan a una víctima a un puesto de primeros auxilios.
© Malagasy Red Cross / mg-e-00009