• Enviar
  • Imprimir

Acerca del Comité Internacional de la Cruz Roja – el CICR

29-10-2010 Introducción

El CICR, fundado en 1863, trabaja en todo el mundo para prestar ayuda humanitaria a las personas afectadas por los conflictos y la violencia armada , y para promover las leyes por las que se protege a las víctimas de la guerra. Es una Institución independiente y neutral, su cometido dimana esencialmente de los Convenios de Ginebra de 1949. Sita en Ginebra, Suiza, emplea a unas 12.000 personas en 80 países; su financiación estriba principalmente en los donativos voluntarios procedentes de los Gobiernos y de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

El CICR se fundó a raíz de la labor que desempeñó el suizo Henry Dunant en la batalla de Solferino (1859), donde fueron abandonados miles de soldados franceses, austriacos e italianos desprovistos de asistencia médica pertinente. El libro de Dunant, Recuerdo de Solferino(1862) indujo a la aprobación del primer Convenio de Ginebra (1864), en el cual se sentaron las normas para proteger a los soldados heridos y al personal sanitario, así como al establecimiento de sociedades de socorro en cada país.

Estos organismos se llegaron a conocer como Sociedades de la Cruz Roja, en referencia al emblema universal aprobado para identificar y proteger las unidades sanitarias. (El emblema de la media luna roja se introdujo en el decenio de 1880).

Desde su fundación, el CICR ha desempeñado un cometido humanitario en los más de los conflictos que se han librado en todo el mundo. No ha cejado en trabajar para persuadir a los Estados de extender la protección jurídica de las víctimas de la guerra, a fin de limitar el sufrimiento.

El CICR, las Sociedades Nacionales y su Federación Internacional integran el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. En situaciones de conflicto armado, el CICR coordina la acción de sus asociados del Movimiento.  

Al CICR se le ha otorgado un cometido internacional permanente para realizar su labor. Se deriva de los Convenios de Ginebra de 1949 –que gozan de aceptación de todos los Estados- y de los Estatutos del Movimiento.

Sin embargo, el CICR es una institución privada regida por el derecho suizo; es estrictamente independiente en su gobierno y en sus decisiones relativas a las actividades operacionales. El Comité propiamente dicho está integrado por 25 miembros cooptados, los cuales son todos suizos. La labor del CICR observa los Principios Fundamentales del Movimiento, especialmente los de neutralidad, imparcialidad e independencia.

Los recientes años, el presupuesto anual del CICR ha sido de aproximadamente mil millones de francos suizos (dólares EE.UU. euros…) Sus principales donantes son los Gobiernos, las organizaciones zonales, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, autoridades municipales, el sector privado y personas particulares. Las Sociedades Nacionales también pueden hacer una importante contribución proporcionando personal especializado. Cada año, se explican las cuentas del CICR en el informe de actividad.  

Actualmente, hay en el mundo una plantilla de más de 1.400 empleados, tanto especialistas como generalistas, que trabajan en misiones sobre el terreno. Trabajan en colaboración con unos 11.000 empleados locales, a quienes secunda y coordina una plantilla de unos 800 empleados de la sede, en Ginebra. Los miembros de la plantilla de expatriados pueden proceder de cualquier país del mundo; el CICR es un empleador que da iguales oportunidades.  .

El CICR administra varios fondos especiales y premios a favor de las Sociedades Nacionales, a fin de ayudarlas en su labor, o en favor las personas que trabajan para la Cruz Roja, sea en reconocimiento de sus servicios o para prestarles asistencia práctica en caso de dificultades.