Foco de tensión: la guerra en Siria

A siete años de su inicio, la guerra en Siria sigue siendo la peor y más compleja crisis humanitaria que el mundo jamás haya visto.

 

A siete años de su inicio, la guerra en Siria sigue siendo la peor y más compleja crisis humanitaria que el mundo jamás haya visto.

Esta guerra, que ya lleva años seis, no da señales de llegar a un final, al tiempo que el acceso a las zonas sitiadas, que son las que necesitan ayuda más urgente, es cada vez más difícil.

El conflicto en Siria crece al ritmo de la urbanización mundial. Las ciudades de este país se han convertido en campos de batalla, de los que los habitantes se ven obligados a huir para salvar su vida.

Millones de personas afectadas por la guerra

En la actualidad, más del 50% de la población ha sido desplazada de sus hogares en Siria, y más de cinco millones de personas han buscado refugio en países vecinos.

Los niños en la zona de guerra

La muerte y la destrucción han arruinado la vida de las once millones de personas que fueron obligadas a huir de sus hogares. Muchos de ellos son niños, que buscan desesperadamente ponerse a salvo del infierno que representa la zona de guerra actual.

Millones de niños han perdido el acceso a incluso la educación más básica, en un contexto donde hay más desplazados que nunca, las guerras duran años y la violencia crónica no deja de intensificarse en muchas zonas.

Pese a la protección que les otorga el derecho internacional, los niños son vulnerables a todo tipo de peligros. Desde la malnutrición hasta la falta de educación, los niños son quienes más sufren en tiempo de guerra.

¿Cómo ayuda el CICR?

En el CICR, en estrecha colaboración con la Media Luna Roja Árabe Siria, estamos haciendo todo lo que está a su alcance para dar una respuesta oportuna y neutral a la actual crisis humanitaria.