Cuando se infringen los principios básicos del derecho: la respuesta jurídica de Estados Unidos ante los casos de tortura después del 11 de septiembre de 2001

30 septiembre 2007 James Ross

El uso de la tortura por las fuerzas armadas estadounidenses y por la CIA no se limitó a "unas pocas manzanas podridas" en Abu Ghraib, sino que formó parte de un conjunto más amplio de prácticas, como la entrega de detenidos a terceros países y los "lugares negros" (black holes), que el Gobierno de Estados Unidos consideró admisibles conforme al derecho interno y al derecho internacional. En este artículo, se analizan las diferentes vías jurídicas adoptadas por ese Gobierno para justificar y mantener su programa de métodos de interrogatorio coercitivos, así como la respuesta del Congreso y los tribunales.

Acerca del autor

James Ross
Director jurídico y de políticas

Director jurídico y de políticas de la organización Human Rights Watch, en Nueva York