La acción del CICR frente a los desplazamientos internos: fortalezas, desafíos y restricciones.

Dada la naturaleza por lo general muy compleja y fluctuante de los desplazamientos, es difícil satisfacer las necesidades de las personas desplazadas: la respuesta debe ser flexible para poder adaptarla a los diferentes contextos. La acción humanitaria del CICR está guiada por la vulnerabilidad y las necesidades de todas las víctimas de los conflictos armados y de otras situaciones de violencia, incluidas, por supuesto, las personas desplazadas, cuya vulnerabilidad suele ser (aunque no automáticamente) exacerbada por su situación particular. Por ello, es natural que la protección y la asistencia ofrecidas a las personas desplazadas sean centrales en las actividades del CICR. Para definir las necesidades y responder a ellas, el CICR toma en cuenta el contexto global en que se producen los desplazamientos internos, así como a todas las personas afectadas. Su objetivo es promover la capacidad de las comunidades vulnerables de satisfacer sus propias necesidades, a fin de evitar su desplazamiento, o de fortalecer su capacidad de acoger a personas desplazadas. Sin embargo, cuando es necesario, el CICR también actúa prestando ayuda de emergencia en campamentos de desplazados, en coordinación con otros organismos internacionales a fin de optimizar la respuesta.

Acerca del autor

Jakob Kellenberger
ex presidente del CICR

El Dr. Jakob Kellenberger fue presidente del CICR desde agosto de 1998 hasta junio de 2012.