Nota sobre migración y principio de no devolución, CICR, 2018

28 marzo 2018

A lo largo de la historia, un elevado número de personas se han marchado o se han visto forzadas a huir de sus países de origen. Con el propósito de proteger a los migrantes o refugiados de las repatriaciones a lugares donde sus derechos fundamentales corren peligro, los Estados elaboraron el principio de no devolución. Ese principio, reflejado en diferentes instrumentos de derecho internacional, protege a toda persona de ser trasladada —repatriada, expulsada, extraditada o cualquiera sea el término utilizado— por parte de una autoridad a otra autoridad en los casos en que existan razones fundadas para creer que ciertos derechos fundamentales de las personas podrían verse vulnerados. El principio tiene múltiples aristas, y su alcance y aplicación varían según el contexto de conformidad con el derecho aplicable. En esta nota, se recuerdan los fundamentos jurídicos del principio de no devolución en diferentes instrumentos de derecho internacional, se examina su ámbito de aplicación y se presenta la interpretación de ciertos aspectos del principio por parte de Estados, tribunales, organismos de derechos humanos y organizaciones de expertos. Además, se explica —según corresponda— cuál es la interpretación del principio de no devolución al que adhiere el CICR en su diálogo con los Estados. (en inglés)