"Yo lo vi". Goya como testigo de los estragos de la guerra: un llamado al sentimiento de humanidad

Nota del editor

La misión humanitaria conservará como finalidad prevenir y aliviar el sufrimiento humano en situaciones de crisis extremas. Con una perspectiva diferente del tema que se aborda en el presente número —el futuro de la acción humanitaria— y utilizando el poder de las imágenes, Paul Bouvier, asesor médico del CICR, nos lleva exactamente a dos siglos atrás, a la "guerra de la Península" entre franceses, españoles y británicos, una de las más feroces guerras napoleónicas.

Testigo de las atrocidades de esa época, el artista Francisco de Goya realizó una serie de grabados, conocidos como "Los Desastres de la Guerra" que ofrece una vista de la guerra poco común hasta entonces. Al mostrar el horror y los estragos de la violencia armada, la deshumanización que resulta de ella, así como la angustia y el sufrimiento de las víctimas, denunció las consecuencias de la guerra y la hambruna, y la represión política que siguió. Su representación lúcida, compasiva, pero sin concesiones de la guerra y sus consecuencias, no sólo es única sino también muy pertinente hoy. Su trabajo es también un grito de protesta y un alegato por más humanidad en la borrasca de la violencia armada. Anticipa la iniciativa que Henry Dunant tomó sesenta años después, en Solferino. En cierta forma, Goya anuncia a Dunant.

Al invitarnos a recorrer una selección de los grabados de Goya, el autor mira a las víctimas, los autores y los testigos de la violencia y explora cómo esas imágenes están relacionadas con la experiencia contemporánea de los actores humanitarios confrontados con la violencia extrema de la guerra. El autor descifra los dibujos de Goya y los relaciona con la esencia de la acción humanitaria como respuesta al sufrimiento humano.

Acerca del autor

Paul Bouvier
asesor médico superior del CICR

Paul Bouvier es asesor médico superior del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y profesor en el Instituto de Salud Global de la Universidad de Ginebra. Es médico especializado en pediatría y salud pública. Realizó trabajos de investigación en abuso sexual infantil y desarrolló programas para la prevención del abuso sexual. Su labor en el CICR se centra en temas de salud y ética en la acción humanitaria y en la capacitación de profesionales humanitarios en principios éticos y salud pública para respuestas en situaciones de crisis y conflictos armados.