Irak

700.000
personas recibieron agua, gracias a la reparación y construcción de más de 70 sistemas de abastecimiento de agua.
700.000
personas desplazadas recibieron alimentos y otros elementos esenciales, como artículos de cocina, bidones y mantas.
450.000
personas pudieron acceder a la asistencia de salud, gracias al apoyo prestado a los centros de salud y a los servicios de rehabilitación física.
30.000
detenidos fueron visitados a fin de comprobar sus condiciones de vida y el trato que reciben; los detenidos y sus familiares intercambiaron 15.000 salamats (mensajes breves).
500
miembros de las fuerzas armadas iraquíes y kurdas y de las autoridades, así como dirigentes tribales y académicos participaron en cursos sobre el derecho de la guerra.
110.000
personas recibieron donativos de dinero para comprar artículos esenciales o para iniciar pequeños negocios generadores de ingresos.

Suscríbase a nuestro boletín