• Enviar
  • Imprimir

¿Cómo define el CICR la tortura?

24-06-2011 PMF

La tortura consiste en infligir dolores y sufrimientos graves, tanto físicos como mentales, especialmente con objeto de obtener información o una confesión, de coaccionar, de intimidar o de someter a humillaciones.

Los tratos crueles o inhumanos son actos que dan lugar a dolores o sufrimientos graves, tanto físicos como mentales, o que constituyen un grave atentado contra la dignidad de la persona. A diferencia de la tortura, no es necesario que dichos actos persigan un objetivo en particular. 

Por último, los tratos degradantes o humillantes son actos que causan una humillación grave y real a la dignidad humana y cuya intensidad es tal que cualquier persona razonable se sentiría ultrajada.

Aunque la expresión " malos tratos " no es un término jurídico, abarca todos los actos arriba mencionados.