• Enviar
  • Imprimir

Sudán: continúan las negociaciones con las autoridades sudanesas para reanudar las operaciones del CICR

10-03-2014 Entrevista

El 1º de febrero, las autoridades sudanesas solicitaron al CICR que suspendiera sus actividades. Actualmente el CICR negocia con las autoridades sudanesas para reanudar sus operaciones. Entrevista con Eric Marclay, jefe de Actividades Operacionales del CICR para África Oriental.

¿Cuál es la situación tras la suspensión de las actividades del CICR?

Hemos mantenido varias reuniones con las autoridades sudanesas en Sudán y en Ginebra, en una atmósfera constructiva. Trabajamos con total transparencia en Sudán, así como en los otros países donde llevamos a cabo nuestras actividades, y respetamos las normas nacionales sobre la labor de los organismos humanitarios. Sin embargo, dichas normas no deben impedirnos proporcionar protección y asistencia cuando las personas están en una situación de necesidad acuciante. Actualmente, mantenemos el diálogo y confiamos en que los motivos de la suspensión se resuelvan rápidamente

¿Esperan reanudar sus actividades pronto?

Ciertamente esperamos que así sea, en particular en Darfur, donde los enfrentamientos han desplazado a cientos de miles de personas. Continuaremos las conversaciones con el gobierno de Sudán con el objetivo de resolver la situación, puesto que una suspensión prolongada de nuestras actividades tendría consecuencias graves. Cerca de 1,5 millón de personas en todo el país se beneficiaron de la asistencia del CICR el año pasado. Esas personas nos necesitan. Tenemos el compromiso de seguir ayudándolas este año y más adelante también.

¿Cuáles son las necesidades humanitarias de la población sudanesa?

Desafortunadamente, el pueblo sudanés ha soportado años de conflicto armado. Durante la última década, surgieron enfrentamientos en Darfur y luego en el Nilo Azul y Kordofán del Sur. El conflicto en la región de Darfur ha desplazado a cientos de miles de personas que básicamente necesitan todo: agua, alimentos, asistencia de salud y medios económicos para sobrevivir. Una suspensión prolongada de nuestras actividades tendrá consecuencias graves para quienes necesitan ayuda.


Secciones relacionadas