• Enviar
  • Imprimir

República Democrática del Congo: civiles en tensión en Beni

18-11-2014 Entrevista

El territorio de Beni, en el norte de la provincia de Kivu Norte, está desde hace varios años marcado por la violencia relacionada con el conflicto entre el grupo armado ugandés Fuerzas Democráticas Aliadas (Allied Democratic Forces, ADF) y el ejército de la República Democrática del Congo. Secuestros, asesinatos, ataques, desplazamientos… las consecuencias para la población local son múltiples. Arnaud Meffre, jefe de la oficina del CICR en Beni, se refiere en esta entrevista a la reanudación de la violencia y recuerda la necesidad de respetar y proteger la vida humana.

¿Cuál es la situación en Beni y en la región aledaña?

Beni, Kivu Norte, 2014. Arnaud Meffre, jefe de la oficina, tras una visita a Masika, zona inaccesible en coche, en el territorio de Lubero.  

Beni, Kivu Norte, 2014. Arnaud Meffre, jefe de la oficina, tras una visita a Masika, zona inaccesible en coche, en el territorio de Lubero.
/ CC BY-NC-ND/CICR/Anicet Mukosasenge

Cerca de 120 habitantes murieron en ataques en los alrededores de la ciudad de Beni entre el 2 de octubre y el 1 de noviembre. Entre las decenas de heridos que sobrevivieron a los ataques, algunos presentan heridas graves que son consecuencia de intentos de decapitación o de mutilación con arma blanca. Un miedo cercano a la psicosis se ha apoderado de los habitantes de las aldeas y los barrios vecinos. Nos han impactado especialmente estos ataques indiscriminados en los que la mayoría de las víctimas son mujeres y niños. ¡La vida y la dignidad de los civiles deben respetarse!

Miles de familias han abandonado sus hogares para buscar refugio en centros urbanos como Beni, o en la Provincia Oriental más al norte. Es difícil obtener cifras, pero se habla de varios miles de desplazados. Estas personas están siendo en su mayoría alojadas por familias de acogida. Otras se instalan en iglesias o escuelas. Algunos de mis colegas que viven en Beni acogen a allegados que han huido de sus hogares. Hay una gran solidaridad en la región, pero la acogida de los desplazados representa un peso adicional para las familias anfitrionas. Sin embargo, dado que los ataques se cometen sobre todo por la noche, algunos desplazados pueden labrar sus campos durante el día y logran así alimentar a parte de la familia.

¿Qué actividades han podido llevar a cabo la Cruz Roja y el CICR?

Cuando es tan alta la cifra de muertos y heridos, lo más urgente es evacuar rápidamente a los heridos a instalaciones sanitarias donde puedan recibir tratamiento. También es necesario retirar rápidamente los cadáveres para entregárselos a las familias, a fin de que puedan sepultar los restos respetando sus costumbres. Los voluntarios de la Cruz Roja de la República Democrática del Congo son quienes se encargan con valentía de esta tarea difícil. El CICR apoya esa acción aportando bolsas mortuorias, cloro, guantes y máscaras de protección.. 

 

Beni, Kivu Norte, 2014. Evacuación de una mujer civil herida de guerra del territorio de Beni, para su traslado a Goma. La atenderá el equipo quirúrgico del CICR. CC BY-NC-ND/CICR/Musuba Kivasuvwamo

Con respecto a los heridos, en seis semanas, el CICR ha evacuado y atendido a 27 civiles heridos de bala o de arma blanca. Nuestros equipos han trasladado al hospital de Ndosho, en Goma, a un bebé de cuatro meses, herido de bala en el brazo. Su madre, su hermano y su hermana habían muerto en un ataque. El CICR ha podido localizar al padre del niño, que lo va a cuidar hasta que se cure. Junto con otras organizaciones con las que colaboramos, preparamos asimismo el regreso a sus hogares de alrededor de cincuenta niños y adultos separados de sus familiares a raíz  del conflicto en curso, y organizamos la repatriación de catorce niños y una adulta especialmente vulnerable a Uganda, donde se ha localizado a otros miembros de sus familias. Por otro lado, desde el comienzo de la operación militar que el ejército de la República Democrática del Congo lleva a cabo contra las ADF, en enero de 2014, el CICR ha visitado con regularidad a las personas detenidas en relación con el conflicto. Ha hecho un seguimiento de aquellas que necesitaban ser hospitalizadas, ha facilitado el contacto con las familias y ha recordado a las autoridades sus obligaciones en relación con estos prisioneros.

 

Beni, Kivu Norte, 2014. El CICR se encargará de reunir a catorce niños y un adulto con sus familiares en su lugar de origen en Uganda. CC BY-NC-ND/CICR/Prosper Sebuhire

¿En qué condiciones trabajan?

El deterioro de las condiciones de seguridad, los ataques reiterados y los incesantes rumores han creado un clima tenso entre la población. Algunas personas la toman con la fuerza internacional, otras a veces hacen justicia popular de manera expeditiva. En vista de la situación, las autoridades de la ciudad de Beni han decretado un toque de queda desde las 18:30 horas hasta las 6 de la mañana. Para nosotros, es fundamental mantener el diálogo con los representantes de las autoridades y de la sociedad civil de la ciudad y del territorio de Beni. Si bien consideramos que no están dadas las condiciones para que nuestros equipos accedan sin riesgo a ciertas áreas, en las cuales no tenemos suficientes garantías de aceptación de nuestra labor, llegamos de todas maneras a intervenir en los casos de urgencia. Gracias a la Cruz Roja de la República Democrática del Congo y a las personas que conocemos en la zona en la que tienen lugar las actividades militares, logramos facilitar y organizar la evacuación de los heridos de guerra civiles lo más rápidamente posible.

La oficina de Beni abrió en 2007, y trabajan en ella cerca de 60 colaboradores, 4 de ellos expatriados. Sus equipos se esfuerzan por aliviar las consecuencias de los conflictos y de la violencia para los civiles, los heridos y los detenidos.