• Enviar
  • Imprimir

RD Congo: preocupa la situación humanitaria en los Kivu

06-12-2012 Resumen de actividades N° 07/12

A pesar de las diversas iniciativas políticas que se están llevando adelante en la región de los Grandes Lagos en relación con la situación en la zona oriental de la República Democrática del Congo (RDC), la suerte de miles de habitantes y desplazados en las provincias de Kivi Norte y Kivu Sur continúa siendo preocupante.

“La situación humanitaria en los Kivu sigue siendo compleja y difícil. Por un lado, en las zonas que hasta hace poco se habían visto más castigadas reina ahora una relativa calma, mientras en otras regiones de los Kivu numerosas comunidades están sufriendo las consecuencias de los combates y de actos de violencia extrema que no respetan siquiera a mujeres y niños. Por otro lado, en la ciudad de Goma sigue acechando el riesgo de un recrudecimiento de la delincuencia”, declaró Franz Rauchenstein, jefe de la delegación del CICR en la RDC.

“Aunque varios miles de desplazados han empezado a regresar a sus lugares de origen, especialmente en Rutshuru, al norte de Goma, su regreso no significa necesariamente que puedan retomar una vida normal. Otras personas han tenido que abandonar Goma para regresar a los campamentos instalados en las inmediaciones de la ciudad”, explicó Frédéric Boyer, jefe de la subdelegación del CICR en Kivu Norte.

En Sake, al oeste de Goma, numerosas viviendas han sufrido incendios o saqueos. En los próximos días están previstas varias distribuciones de alimentos en favor de 4.000 familias. Los equipos del CICR se encuentran actualmente en Masisi, (Kivu Norte) y Minova (Kivu Sur) para evaluar las necesidades humanitarias y organizar las distribuciones.

Dos equipos quirúrgicos del CICR están trabajando en Goma, uno en el hospital N’Dosho y el otro en el hospital militar Katindo. Sin embargo, una parte del personal sanitario local del hospital Katindo aún no ha podido volver al trabajo, hecho que preocupa al CICR. “El personal de salud, ya sea civil o militar, debe poder atender a los heridos y enfermos en sus centros de trabajo en función de las necesidades de los pacientes”, recalcó el señor Boyer.

En Bukavu, en Kivu Sur, acaba de efectuarse una evaluación de las necesidades y de la capacidad de atención a los heridos del hospital provincial general de referencia y el hospital militar.

“Hay niños que llegaron a Goma y se encontraron con que sus familiares ya se habían marchado a Minova y Sake o se habían refugiado en otros barrios de la ciudad”, señaló Benoit Mugisho, voluntario de la Cruz Roja de la República Democrática del Congo que participa en las actividades de restablecimiento del contacto entre familiares. “Algunos son tan pequeños que no pueden darnos los datos que necesitamos para encontrar a su familia”.

Tras los recientes enfrentamientos, las personas que se hallaban desplazadas en los campamentos de Kanyaruchinya y Kibati, al norte de Goma, tuvieron que huir. Fue tras este segundo desplazamiento masivo y repentino cuando multitud de niños se vieron separados de sus seres queridos. A pesar de la inestabilidad de la situación en materia de seguridad, los voluntarios de la Cruz Roja de la RDC en los Kivu, con la ayuda del CICR, han registrado los datos de cerca de 300 niños separados de sus familias, de los cuales ya han logrado reunir a una treintena con sus familiares en Goma y Bukavu. “Los demás niños tendrán que esperar a que las investigaciones den su fruto”, explicó el señor Boyer. “Mientras tanto, se hallan al cuidado de asociaciones locales o familias de acogida. Algunos miembros de una misma familia han podido recuperar el contacto gracias a los teléfonos que hemos puesto a su disposición”.

Desde el 19 de noviembre, el CICR:

  • ha realizado los trámites necesarios para poder visitar a las personas detenidas en Goma;
  • ha operado a cerca de sesenta heridos de guerra en el hospital N’Dosho;
  • ha suministrado más de un millón de litros de agua en Goma, en particular al centro Don Bosco, que hasta hace poco acogía a más de 11.000 desplazados, al hospital N’Dosho y, en ocasiones puntuales, a los campamentos de desplazados como el de Mugunga 1 o el de Lac Vert, al oeste de Goma;
  • ha rehabilitado las letrinas y el depósito de agua del hospital militar de Bukavu, e instalado una cisterna de agua con capacidad para 5.000 litros en el centro BVES de Bukavu, que acoge a una treintena de niños no acompañados;
  • ha organizado un taller de sensibilización sobre los riesgos que entrañan los restos explosivos de guerra dirigido a los voluntarios de la Sociedad Nacional encargados de recoger e inhumar los cadáveres. Con este fin, el CICR envió a Goma como refuerzo a un especialista en este ámbito.

Para más información:
Annick Bouvier, CICR, Kinshasa, tel.: +243 81 700 85 36
Thomas Glass, CICR, Goma, tel.: +243 81 700 77 86
Marie-Servane Desjonquères, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 31 60 ó +41 536 92 58