• Enviar
  • Imprimir

Las mujeres y el desplazamiento: fortaleza en medio de la adversidad

02-03-2010 Entrevista

El desplazamiento de las poblaciones es una de las consecuencias más graves de los conflictos armados de estos tiempos. Este fenómeno afecta a las mujeres de muchas maneras. Pero, lejos de ser víctimas indefensas, las mujeres muestran ingenio, resistencia y coraje a la hora de afrontar la adversidad. Entrevista a Nadine Puechguirbal, asesora del CICR sobre temas relacionados con las mujeres y la guerra.

  Vea también:

    Comunicado de prensa:    
    Galería de fotos:    

    Reportajes de:    

    Vídeos:    

    Publicación:    

   


   
©CICR/VII/J. Nachtwey/PH-E-00298 
   
Una mujer y su bebé desplazados por el conflicto en la isla de Mindanao, en Filipinas, esperan ser atendidos en un centro médico. 
               
©CICR/VII/A. Kratochvil/GE-E-00550 
   
Municipalidad de Dmenisi, Georgia. Una mujer desplazada está por recibir ropa y zapatos distribuidos por el CICR. 
               
©CICR/B. Maver/YE-E-00719 
   
Provincia de Amran, Yemen. Una mujer desplazada por los combates en Yemen recibe artículos de ayuda distribuidos or el CICR a través de la Media Luna Roja de Yemen. 
               
©Cruz Roja Británica/L. Daines/SD-E-01558 
   
Mujeres en un campamento para desplazados en Darfur, Sudán, cargan agua potable provista por el CICR. 
           
     
 
   
Nadine Puechguirbal 
         

  ¿Por qué el CICR llama la atención sobre el tema de las mujeres desplazadas por los conflictos armados en el mundo, en el Día Internacional de la Mujer?  

     

No sólo queremos llamar la atención sobre las penurias que atraviesan estas mujeres, sino también reconocer su enorme coraje y su capacidad de recuperación a la hora de luchar por la supervivencia de sus familias, en circunstancias hostiles y desconocidas.

Creo que también es importante sensibilizar acerca de las amenazas específicas que afrontan las mujeres a raíz del desplazamiento. Con frecuencia, se habla de las mujeres y los niños como el grupo más vulnerable. Sin embargo, se trata de dos grupos muy diferentes, cada uno c on sus vulnerabilidades y necesidades específicas.

Las mujeres no son personas completamente indefensas. Nuestra idea es dejar de lado los prejuicios y los estereotipos y, en cambio, llamar la atención sobre las necesidades y vulnerabilidades especiales de las mujeres en tiempo de guerra, la notable fortaleza que exhiben al prestar protección y sustento a sus familiares, y su capacidad de encontrar formas ingeniosas de hacer frente a la adversidad.

  ¿Por qué, en situaciones de conflicto armado, las mujeres desplazadas corren más riesgos que los hombres desplazados?  

     

Aunque prácticamente todos los conflictos armados son iniciados, organizados y llevados adelante por hombres, las mujeres representan un gran porcentaje de las víctimas de guerra. Durante un conflicto armado, las personas civiles que no participan en las hostilidades frecuentemente se ven obligadas a huir de sus hogares para huir de la violencia. Las mujeres y sus familias tienen que dejar atrás sus hogares y comunidades.

En esas situaciones de pánico y caos, muchas mujeres se encuentran solas con sus hijos y deben asumir el papel de sostén de familia. Imagine el dolor que sienten al verse brutalmente expulsadas del lugar más seguro que han conocido en su vida.

 

   
"A menudo las mujeres desplazadas tienen que atravesar grandes distancias para encontrar agua, alimentos... y otras cosas básicas. Al hacerlo, se arriesgan a sufrir agresiones o abusos sexuales..."
 
 

De pronto, las mujeres tienen que hacerse cargo de todas las responsabilidades cotidianas relacion adas con su supervivencia y la de su familia. En esta situación, muchas de ellas despliegan gran ingeniosidad y coraje. A menudo, las mujeres desplazadas tienen que atravesar grandes distancias para encontrar agua, alimentos, leña, medicamentos y otras cosas básicas. Al hacerlo, se arriesgan a sufrir agresiones o abusos sexuales, y afrontan además el riesgo que representan las minas terrestres y los artefactos explosivos sin estallar, entre otros peligros. La carga de la responsabilidad familiar, sumada a la angustia y a los traumas causados por las pérdidas inesperadas, también puede afectar severamente la salud de la mujer.

En culturas en las que las mujeres sólo pueden viajar en compañía de un familiar varón, la mujer que se ve separada de su esposo tiene menos capacidad para escapar de las hostilidades. Es posible que carezca de los documentos de identidad necesarios para atravesar puntos de control o fronteras internacionales, o que no tenga dinero para viajar. Abundan los casos de mujeres que han sido objeto de hostigamiento en los cruces fronterizos y puntos de control.

En un campamento o comunidad de personas desplazadas, las mujeres desplazadas pueden encontrar un ambiente de relativa seguridad, pero no por ello cesan sus penurias. Por el contrario, el entorno del campamento puede plantear nuevos riesgos y cargas. Las mujeres pueden recurrir a las redes familiares para compartir recursos y alimentos pero, una vez separadas de sus familias y comunidades, se ven privadas de ese apoyo.

La falta de recursos puede conducir a situaciones en las cuales, por razón de su género, las mujeres quedan relegadas al último lugar cuando se trata de acceder a los alimentos o al agua, lo que significa que comen últimas, y menos. También existe el peligro real de que deban cambiar favores sexuales por comida u otros elementos básicos.

La falta de seguridad y de privacidad en los campamentos expone a la s mujeres a problemas de salud, por ejemplo debido al mayor riesgo de violencia sexual. El trauma de su experiencia, las lesiones relacionadas con el conflicto, la violencia sexual y los embarazos no previstos inevitablemente incrementan la necesidad de atención médica de las mujeres. Sin embargo, el desplazamiento puede obstaculizar su acceso a servicios médicos de alta calidad cuando más los necesitan.

  En lugar de limitarse al papel de víctimas pasivas, las mujeres en situaciones de conflictos suelen encontrar ingeniosas maneras de afrontar las dificultades. ¿Puede usted mencionar algunos ejemplos?  

 

   
"Si bien es frecuente que, en tiempo de guerra, las mujeres sean víctimas de horribles actos de crueldad y violencia, creo que es importante superar esta caracterización para comprender más cabalmente su sufrimiento..."
 
 

Los medios suelen retratar a las mujeres como víctimas pasivas de las hostilidades; narran historias patéticas para conmover e influenciar la opinión pública y estimular el interés de la audiencia. Si bien es frecuente que, en tiempo de guerra, las mujeres sean víctimas de horribles actos de crueldad y violencia, creo que es importante superar esta caracterización para comprender más cabalmente su sufrimiento, sin pretender disminuirlo.

Los delegados del CICR son, a menudo, testigos del notable coraje de las mujeres desplazadas, que explotan los recursos disponibles, encuentran alimentos y refugio para sus familiares y organizan asociaciones para hacerse escuchar con una voz unida y más fuerte.

En la República Democrática del Congo hay historias conmovedoras relacionadas con las agresiones sexuales c ontra las mujeres. El hecho de que algunas sobrevivan y logren llegar a procurarse el sustento para sí mismas y para los hijos nacidos de su tragedia y rechazados por sus familiares, refleja su gran fortaleza. En Kivu Norte, asistentes psicosociales apoyadas por el CICR asesoran a las mujeres violadas y las ayudan a reconstruir sus vidas. La Institución ayuda a las mujeres a emprender proyectos de generación de ingresos, con miras a fortalecer su autosuficiencia.

En Irak, las mujeres desplazadas muestran una extraordinaria capacidad de adaptación y están decididas a asegurar la supervivencia de sus familias. Privadas de las fuentes de ingresos tradicionales, se ven obligadas a adoptar nuevos papeles, desafiando las expectativas de la sociedad y utilizando los medios que se encuentren a su alcance, incluidos los trabajos manuales, para poder ganar dinero y poner comida en la mesa.

Las mujeres desempeñan un rol fundamental en el mantenimiento de la salud y el bienestar de sus familiares y de su comunidad. Su papel en la prevención y el manejo de enfermedades es esencial, sobre todo cuando el acceso a la atención médica es limitado. Durante situaciones de emergencia, las mujeres pueden ayudar a realizar partos en sus comunidades cuando el personal médico no está disponible. A veces, las parteras tradicionales representan la única fuente de salud reproductiva para muchas mujeres desplazadas y sus bebés.

  Quienes procuran ayudar a los desplazados deben prestar más atención a las opiniones de las mujeres desplazadas. ¿Qué hace el CICR para lograrlo?  

     

En primer lugar, el CICR sabe que, en los campamentos de personas desplazadas, la voz de la mujer a menudo no se oye; esto significa que sus necesidades específicas son ignoradas. En términos generales, las mujeres evit an hablar abiertamente acerca de sus necesidades más personales. Por esta razón, es fundamental crear un espacio seguro donde dialogar acerca de sus preocupaciones. A fin de evitar que las mujeres sean ignoradas o explotadas, el CICR las hace participar cada vez más en la planificación, la ejecución y la evaluación de sus programas.

Además, reconocemos que el concepto de la mujer como beneficiario pasivo conduce a la inhabilitación de las mujeres y a su exclusión de las actividades humanitarias. El hecho de no consultar a las mujeres acerca de sus necesidades y de excluirlas de la planificación de proyectos afecta la calidad, la eficiencia y la eficacia de la asistencia. El CICR sabe que las mujeres tienen la responsabilidad general de satisfacer las necesidades alimentarias de sus familiares. Por consiguiente, su intervención es fundamental para determinar el tipo y la cantidad de alimentos que debe distribuir la Institución, así como la designación de puntos de distribución de alimentos que sean seguros y de fácil acceso.

 

   
"...cuando se pide información directamente a las mujeres, sus opiniones y prioridades difieren de las expresadas por los hombres que pretenden hablar en su nombre."    
 
 

La experiencia ha demostrado que cuando se pide información directamente a las mujeres, sus opiniones y prioridades difieren de las expresadas por los hombres que pretenden hablar en su nombre. Así sucede en Casamance, Senegal, donde las mujeres participan en las reuniones comunitarias. En esas reuniones, el CICR procura que se escuche la voz de las mujeres, y ha observado que sus opiniones fortalecen la capacidad de la Institución de responder a las necesidades de la población en general.

Al aprovechar el Día Internacional de la Mujer para llamar la atención sobre las mujeres desplazadas, el CICR les da voz a las mujeres que han respondido a sus dificultades de manera dinámica, demostrando que, con su fortaleza y capacidad, no sólo pueden superar sus terribles sufrimientos, sino salir fortalecidas.

  ¿Cómo toma en cuenta el CICR el hecho de que las necesidades de las mujeres suelen ser diferentes de las de los hombres o los niños?  

     

Reconocemos las formas particulares en que los conflictos y los desplazamientos afectan a las mujeres, los peligros y las amenazas específicos que las acechan, y la transformación social que puede producirse cuando las mujeres asumen nuevas responsabilidades. Lógicamente, las mujeres, los hombres, los niños y las niñas se ven expuestos a riesgos distintos. Si bien la gran mayoría de las personas que sufren la muerte, la detención o la desaparición durante la guerra son hombres, las mujeres son objeto de crecientes ataques en su calidad de civiles, y están expuestas a la violencia sexual.

Hemos desarrollado un entendimiento más sensible y completo de los papeles, las responsabilidades y las experiencias de hombres y mujeres, lo cual nos permite responder de manera más precisa a sus respectivas necesidades en tiempo de conflicto armado.