• Enviar
  • Imprimir

Las guerra balcánicas (1912-1913)

06-04-1998

   

Guerra de los Balcanes, 1912.

El cólera en el ejército turco.

(Ref. hist-274)

El congreso de Berlín, de 1878, rechazó el proyecto de " Gran Bulgaria " y restableció la dominación otomana sobre Macedonia, región que, posteriormente, fue presa de una agitación constante.

En octubre de 1912, Bulgaria, Serbia, Grecia y Montenegro declaran la guerra al Imperio Otomano y logran la victoria. El 3 de diciembre de 1912, el Imperio pide el armisticio, pero las hostilidades se reanudan brevemente en la primavera de 1913. Con este conflicto, termina la hegemonía turca en Macedonia.

Pero, con el fin de esta primera guerra balcánica, cesa la alianza de los vencedores. En una segunda guerra balcánica, Serbia se enfrenta a una coalición conformada por Serbia, Grecia, Rumania y Turquía. El 30 de julio de 1913, Bulgaria, vencida, depone las armas.

El 16 de noviembre de 1912, el Co mité Internacional de la Cruz Roja anuncia la apertura, en Belgrado, de una Agencia Internacional de socorros a los heridos y a los prisioneros, colocada bajo la dirección del cónsul de Suiza. Su tarea principal es la centralización de la información sobre los heridos y los prisioneros de guerra. La Agencia elabora la lista de todos los militares turcos cautivos en Serbia; los delegados del CICR visitan los campos y averiguan, asimismo, sobre la suerte que han corrido los militares heridos o dados por desaparecidos. La Cruz Roja Búlgara, por su parte, no obtiene información sobre los turcos capturados; sólo al final de los combates recibirá la lista con sus nombres. En cuanto a las autoridades otomanas, no comunican información alguna sobre los prisioneros en su poder.

Un delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja se traslada, en noviembre y diciembre de 1912, a Serbia, Bulgaria, Montenegro y Grecia. Visita las ambulancias, el frente y la retaguardia; se preocupa, asimismo, por la búsqueda de los heridos en el campo de batalla, la identificación de los heridos y la organización de la atención médica en la retaguardia.

Un segundo delegado del CICR se traslada, en la primavera de 1913, a Serbia, Turquía y Grecia.

Gracias a estas dos misiones, el CICR de Ginebra puede recibir información sobre el funcionamiento de la asistencia voluntaria a los heridos y sobre la transmisión de información sobre la suerte que han corrido los prisioneros de guerra.