• Enviar
  • Imprimir

El CICR en Pakistán

04-09-2013 Introducción

El CICR estuvo presente en el nacimiento de Pakistán, en 1947, cuando los gobiernos de Pakistán y de India solicitaron a la Institución que respondiera a las consecuencias humanitarias de la partición. Hoy, como organización humanitaria internacional con un historial de 150 años y actividades en todo el mundo, el CICR sigue trabajando en Pakistán con el mismo empeño que puso de manifiesto durante los últimos 65 años, prestando apoyo a la población, a las autoridades y a la Media Luna Roja de Pakistán en situaciones de violencia armada o, cuando procede, en desastres naturales.

Las preocupaciones relativas a la seguridad del personal del CICR en el país saltaron al primer plano en abril de 2012, con el asesinato de Khalil Rasjed Dale, responsable del programa de salud, en Quetta. A consecuencia de ese atentado, la labor humanitaria del CICR en Pakistán se redujo. Algunas actividades continuaron, pero otras se suspendieron por completo. Actualmente, la Institución dialoga con las autoridades a fin de determinar el tipo y el alcance de las actividades humanitarias del CICR en el país

El CICR sigue trabajando en beneficio de la población en Pakistán

Desde sus oficinas en Islamabad y Peshawar:

  • El CICR ha fortalecido su apoyo a 17 centros de rehabilitación física en el norte y el oeste del país. A fin de asegurar la continuidad de los servicios en el largo plazo, la Institución transferirá su centro de rehabilitación física de Muzaffarabad como organismo autónomo al gobierno de Azad Jammu y Cachemira.
  • El CICR sigue ayudando a las personas que han quedado separadas de sus familiares por la violencia, por la migración o por un desastre natural a mantener o restablecer el contacto con sus seres queridos. También ayuda a las personas detenidas en otros países a intercambiar noticias en forma periódica con sus familiares en Pakistán.
  • El CICR explica y promueve el derecho internacional humanitario y los principios humanitarios en forma sistemática con las autoridades civiles y militares y con los representantes de la sociedad civil. El CICR aprovecha su experiencia en materia de prestación de servicios humanitarios en el mundo musulmán y en otros ámbitos para poner de relieve la complementariedad entre el derecho internacional humanitario y el derecho islámico. Estas experiencias humanitarias pueden servir como puentes de intercambio entre los países.
  • El CICR presta apoyo a los servicios de gestión de situaciones de emergencia y de desastres de la Media Luna Roja de Pakistán, así como a sus actividades de comunicación pública y programas de restablecimiento del contacto entre familiares.
  • El CICR ha contribuido a la economía de Pakistán mediante la compra de bienes por valor de 13.500 millones de rupias pakistaníes (unos 123 millones de dólares EE.UU.) en el mercado local para las diversas actividades humanitarias que la Institución despliega en Pakistán y en el mundo desde 2009.

Mirando al futuro

El CICR ha propuesto al gobierno de Pakistán contribuir a mejorar el sector de la salud mediante el apoyo a toda la cadena de la atención médica a las víctimas, desde los primeros auxilios en el lugar donde sufrieron las heridas hasta su tratamiento y rehabilitación física. Asimismo, ofrece apoyar las actividades encaminadas a sensibilizar acerca de los riesgos que representan las municiones sin estallar y las actividades orientadas a fomentar la aplicación de los procedimientos apropiados en la gestión de restos humanos.


Fotos

Centro de Rehabilitación Física Muzaffarabad. Desde que el CRFM abrió, en 2007, ha atendido a al menos 25.000 pacientes. Allí se asiste a personas con discapacidades, cualquiera sea la causa. 

Centro de Rehabilitación Física Muzaffarabad. Desde que el CRFM abrió, en 2007, ha atendido a al menos 25.000 pacientes. Allí se asiste a personas con discapacidades, cualquiera sea la causa.
© CICR / A. Shehzad