Página archivada:puede contener información desactualizada

Colombia: sobrevivir a la amenaza letal de las minas

24-09-2008 Reportaje

A pesar de que aún padece intensos dolores de cabeza y de espalda que no lo dejan dormir, Juan puede considerarse afortunado: sobrevivió a un accidente de minas. Es una de las 2.000 víctimas civiles que el uso de artefactos explosivos improvisados y minas antipersonal ha causado en Colombia entre 2002 y 2007.

Juan estaba recogiendo madera con su mula a unos cientos de metros de su aldea, en la zona rural del municipio de Santa Rosa del Sur, en el departamento de Bolívar, cuando puso el pie sobre un " quiebrapata " , artefacto explosivo improvisado que, como bien dice su nombre, provoca la fractura de las extremidades inferiores. El dispositivo explotó y le causó heridas graves en la pierna derecha, y menores, en la izquierda.

El artefacto explosivo había sido sembrado por uno de los grupos armados que periódicamente recorre la región. Juan fue afortunado, porque el accidente ocurrió bastante cerca de un camino rural hasta el cual pudo llegar arrastrándose. Después de esperar una hora, hizo señas a un camión que pasaba. Poco después, Juan estaba en el centro médico local; fue trasladado al hospital regional unos días más tarde.

Juan también puede considerarse afortunado porque recibió tratamiento médico rápidamente, no perdió la pierna, pudo volver a trabajar y no quedó discapacitado de por vida. Sin embargo, Juan, que se gana la vida transportando madera con su mula, tuvo que quedarse en el hospital por tres meses, hasta que sus heridas sanaran, y en ese período no tuvo ingresos. Ahora está pagando los préstamos que pidió para mantenerse y, además, tiene mucho miedo de volver a la zona rural donde sufrió el accidente, lo que limita su capacidad de ganarse el sustento.

  La contaminación por armas en Colombia  

Tras varias décadas de conflicto armado en Colombia, la contaminación por armas ha causado graves consecuencias humanitarias. La utilización de minas antipersonal, artefactos explosivos improvisados y restos explosivos de guerra causa daños físicos, psicológicos y socioeconómicos a miles de personas, a sus familias y a sus comunidades, sin discriminar entre combatientes y no combatientes. La presencia de estos artefactos explosivos también causa el desplazamiento de personas, impide el regreso de las que han tenido que desplazarse previamente y torna inútiles tierras laborables.

Los artefactos explosivos improvisados, ampliamente conocidos como " minas”, son utilizados indiscriminadamente en muchos municipios del país por razones tácticas y estratégicas.

Entre enero y septiembre de 2008 se registraron mas de 300 nuevas víctimas civiles de minas y restos explosivos de guerra. Según el Programa Presidencial de Acción Integral contra las Minas, entre 2002 y 2007 se presentaron, según el registro estatal, unas 2.000 víctimas civiles. Sin embargo, estas cifras deben considerarse como un número mínimo, ya que, por diversas razones, no todos los casos son registrados.