Côte d'Ivoire: agua potable para 57.000 víctimas de la violencia entre comunidades

24-02-2011 Resumen de actividades

Un mes después de que estallaran los enfrentamientos entre comunidades en las zonas del oeste y centro oeste del país, la situación sigue siendo difícil para los desplazados y sus familias. El CICR y los voluntarios de la Cruz Roja de la Côte d'Ivoire continúan ayudando a los más necesitados en estas zonas y en el resto del país.

     
©CICR/T. Ambroise 
   
Departamento de Bangolo, localidad de Diéou Zibiao. El CICR distribuye artículos de primera necesidad. 
           

  Lakota y Bangolo: la población huye de la violencia y la inseguridad  

Los enfrentamientos entre comunidades que sacudieron Lakota a mediados de enero dejaron un saldo de numerosos muertos y heridos, y cientos de desplazados. La mayoría de estos últimos ya han regresado a sus hogares o se encuentran en familias de acogida. Sin embargo, muchos han encontrado sus casas arrasadas por el fuego y perdido todas sus pertenencias. “La situación en Lakota sigue siendo tensa e inestable”, explicó Hyacinthe Komenan Gbla, jefe de la oficina del CICR en Gagnoa. “Tras suministrar en enero ayuda de urgencia a los desplazados de la misión católica, nuestra tarea ahora consiste en garantizar que toda la ciudad tenga acceso al agua potable y atender las necesidades más acuciantes de quienes lo han perdido todo”.

En la ciudad de Bangolo, situada en la antigua “zona de confianza” que divide las zonas norte y sur del país, miles de habitantes se han visto obligados a huir desde mediados de diciembre de 2010. El temor a los ataques les ha llevado a refugiarse en aldeas cercanas, a menudo en medio de ninguna parte y en lugares difícilmente accesibles. La retirada del Centro de Mando Integrado y la reducción del número de patrullas efectuadas por las fuerzas de la Operación de las Naciones Unidas en Côte d’Ivoire (UNOCI) en esta zona han hecho que cunda la inseguridad entre la población civil.

En Duékoué, los desplazados siguen sufriendo las consecuencias de la violencia entre comunidades de principios de enero. Aunque la seguridad en la ciudad es ahora mayor, miles de personas han abandonado Duékoué o continúan desplazadas , ya sea en otras zonas de la ciudad o en las misiones católica o protestante.

  Mejora del acceso al agua potable y las condiciones de salubridad  

El acceso al agua potable y el conocimiento de unas normas básicas de higiene son esenciales para evitar enfermedades prevenibles y otros problemas de salud.

El CICR y la Cruz Roja de la Côte d’Ivoire han clorado unos 1.000 pozos que abastecen a cerca de 27.000 personas en cuatro barrios de Duékoué, y han empezado a clorar todos los pozos de Lakota, utilizados por más de 30.000 personas. También se ocupan del mantenimiento del depósito de agua, las fuentes, letrinas y duchas puestas a disposición de los desplazados en Duékoué, e informa a la población sobre prácticas de higiene adecuadas.

  Ayuda de emergencia para más de 4.200 desplazados  

Para atender las necesidades más urgentes de los desplazados, el CICR ha distribuido artículos esenciales, como lonas, ropa, utensilios de cocina, mosquiteros, baldes, palanganas y jabón.

En las cinco últimas semanas, el CICR ha distribuido ayuda a cerca de 3.700 personas que huyeron de Bangolo a 13 aldeas cercanas, unas 370 personas que huyeron de Duékoué a Guiglo y Daloa, y a 200 desplazados de la misión católica de Lakota.

  Apoyo a los servicios de salud  

La sanidad pública también se ha resentido debido a la crisis postelectoral. Varios hospitales carecen de suministros sanitarios y personal médico. Para garantizar unos servicios sanitarios mínimos para la población civil, el CICR y la Cruz Roja de la Côte d’Ivoire han donado un lote de apósitos a los cinco hospitales, que permitirán atender por lo menos a 100 heridos. Tres de los hospitales y otro centro médico han recibido también medicamentos básicos, y material intravenoso y quirúrgico. Continúa abierto el puesto de socorro de la misión católica de Duékoué, donde los voluntarios de la Cruz Roja de la Côte d’Ivoire han atendido a más de 2.000 desplazados desde el mes de enero.

El CICR continúa apoyando la labor de primeros auxilios llevada a cabo por la Cruz Roja de la Côte d’Ivoire. Los socorristas estuvieron presentes durante la concentración de jóvenes patriotas en la Plaza de la República para prestar asistencia en caso de necesidad, y atendieron a los heridos por los violentos enfrentamientos de principios de febrero, principalmente en Bondoukou y en el barrio de Abobo, en Abiyán. En total, más de 120 personas han recibido asistencia de los voluntarios de la Cruz Roja de la Côte d’Ivoire durante los episodios de violencia postelectoral registrados desde el 19 de enero.

  Actividades en favor de los detenidos  

Los delegados del CICR siguen visitando a las personas arrestadas o detenidas con el fin de comprobar sus condiciones de reclusión y el trato que se les dispensa.

Desde el 19 de enero, el CICR:

  • ha visitado 11 centros de detención permanentes y temporales en todo el país, donde se encuentran recluidas un total de 8.287 personas;

  • se ha entrevistado en privado con seis detenidos, cinco de ellos por primera vez;

  • ha efectuado 67 llamadas telefónicas para informar a los familiares de los detenidos sobre su situación;

  • ha distribuido 35 mensajes de Cruz Roja y recogido 9 (mensajes breves que contienen noticias familiares);

  • ha proporcionado alimentos a 1.100 detenidos en 10 cárceles;

  • ha entregado 1.800 pastillas de jabón, 50 escobas y cepillos, y 25 baldes a 1.800 detenidos de 7 cárceles;

  • ha sufragado los gastos sanitarios de dos detenidos.

  Asistencia a los refugiados y las comunidades de acogida en Liberia  

El número de refugiados de Côte d’Ivoire que han atravesado la frontera con Liberia continúa aumentando. Según ACNUR, la cifra de refugiados ascendería a los 38.000. “Esta situación supone una carga muy pesada para las comunidades de acogida”, explicó Karin Hofmann, jefa de la delegación del CICR en Liberia. “Para proporcionar agua y saneamiento a los refugiados y la población de acogida, el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ha construido y reparado bombas manuales, letrinas y baños públicos. La mejora de estas instalaciones y el agua potable contribuirán a prevenir la propagación de enfermedades infecciosas”.

Antes de que comience la temporada de siembra en abril, la Cruz Roja Nacional de Liberia y el CICR tienen previsto distribuir aperos de labranza y semillas de arroz a los campesinos de las comunidades de acogida, a los que ofrecerán asesoramiento técnico. El objetivo es, por una parte, compensar a la población de acogida por las semillas de arroz que tuvieron que utilizar para alimentar a los refugiados y, por otra, garantizar su seguridad alimentaria a largo plazo.

Para facilitar el acceso a las comunidades fronterizas y garantizar que los equipos de ayuda humanitaria puedan desempeñar su labor, el CICR y la Cruz Roja de Liberia han reparado algunos puentes y comprobado el estado de otros en la región.

Los voluntarios del CICR y la Cruz Roja Nacional de Liberia siguen ayudando a los refugiados a restablecer el contacto con sus familiares. Para ello, registran los datos de los niños no acompañados, recogen y envían mensajes de Cruz Roja, y llaman a los familiares en Côte d’Ivoire. Asimismo, voluntarios capacitados de la Cruz Roja están ayudando a las personas que se encuentran en comunidades de acogida o en el recién instalado campamento de refugiados del ACNUR en el condado de Nimba a atender estas necesidades. Los voluntarios y colaboradores del CICR también ofrecen servicios de búsqueda en los condados de Maryland, River Gee y Gran Geddeh, que acogen a un pequeño número de refugiados.

  Para más información:  

  Philippe Beauverd, CICR, Abiyán, tel.: +225 22 40 00 70  

  Noora Kero, CICR, Monrovia, tel.: +231 651 99 67 ó +231 77 55 65 33  

  Marçal Izard, CICR, Monrovia, tel.: +41 22 730 24 58 ó +41 79 217 32 24