Estudio del CICR: más conflictos y más partes en los conflictos equivalen a mayores peligros

19 junio 2018
Estudio del CICR: más conflictos y más partes en los conflictos equivalen a mayores peligros
Una imagen de un curso de derecho internacional humanitario para los combatientes en Mali

Ginebra (CICR) – El número de conflictos armados no internacionales aumentó a más del doble desde principios de siglo, según datos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

No solo hay más conflictos, sino también más partes en un conflicto. En los últimos seis años, han surgido más grupos armados que en los 60 años anteriores.

Como consecuencia, se observa un aumento del peligro para los civiles y un reto aún mayor para los trabajadores humanitarios.

¿Hay solución? El nuevo estudio publicado hoy, Roots of Restraint in War (El origen de la moderación en la guerra), aspira a facilitar la comprensión sobre los cambios de dinámica en el campo de batalla. Ofrece nuevas pruebas de que el diálogo con grupos armados puede producir resultados positivos para la población civil y los trabajadores humanitarios.

El CICR procura entablar conversaciones con todas las partes en los enfrentamientos a fin de garantizar el acceso a la asistencia humanitaria y el respeto de las reglas de la guerra. El aumento del número de grupos descentralizados en el campo de batalla –a menudo vinculados mediante alianzas cambiantes– dificulta, pero no vuelve imposible, la conversación con todas las partes y la influencia sobre ellas.

“Nuestro estudio demuestra que la capacitación formal en derecho internacional humanitario contribuye a lograr verdaderos cambios en el campo de batalla”, afirmó la Dra. Fiona Terry, coautora del informe. “También señala la amplia variedad de la influencia externa sobre los portadores de armas, e indica que las normas informales también pueden tener una incidencia significativa sobre el comportamiento en los conflictos. Este tipo de investigaciones contribuye al logro de los objetivos humanitarios del CICR con más eficiencia y eficacia”.

Algunos datos relevantes sobre el contexto actual del campo de batalla
• Solo un tercio de los conflictos tiene lugar entre dos partes. En casi la mitad del total de los conflictos (44%), participan entre tres y nueve fuerzas opuestas, mientras que una cuarta parte de los estados en conflicto tienen más de diez partes beligerantes en su territorio.
• Hacia el final de la guerra en Libia (octubre de 2011), se registraron 236 grupos armados distintos, únicamente en la ciudad de Misrata. El Centro Carter contabilizó más de 1.000 grupos armados que lucharon en Siria en 2014.
• Se observa la participación de grupos yihadistas en una proporción relevante de los conflictos actuales (40%). Cabe destacar también que la amplia mayoría de las intervenciones extranjeras están dirigidas contra grupos yihadistas.

El estudio Roots of Restraint in War (por el momento, disponible solo en inglés) se basa en encuestas, entrevistas y análisis de fuerzas y grupos armados, que incluyen a las fuerzas armadas de Australia y Filipinas; a grupos islamistas como Ansar Dine en la zona del Sahel; a los ganaderos armados en Sudán del Sur y a las FARC-EP en Colombia. Contiene la primera encuesta a combatientes en servicio activo en las fuerzas armadas estatales sobre cuestiones relacionadas con el derecho internacional humanitario, la ética en el combate y la conducta hacia los civiles durante los conflictos.

El estudio revela que en el entorno cambiante de los conflictos de la actualidad, se puede ejercer mayor influencia sobre los grupos armados si se comprende la manera de instaurar una cultura que favorezca la moderación y los límites. Los grupos empresariales, religiosos o comunitarios pueden constituir fuentes de influencia para esta cultura.

El estudio también señala este hecho. La interacción con grupos armados de oposición no debería ser ilegal. Al demostrar la influencia que los actores externos pueden ejercer en el comportamiento de los grupos armados, el estudio constata que el hecho de penalizar la interacción de las organizaciones humanitarias y las comunidades locales con los grupos armados resulta contraproducente para las iniciativas destinadas a mejorar el respeto por las normas humanitarias.

“Si se profundizara el respeto por las reglas de la guerra, se vería reducido en gran medida el sufrimiento de las personas en los conflictos. Este estudio nos aporta elementos de prueba sobre los factores que favorecen la adopción de estas restricciones y que contribuyen a prevenir las violaciones de las normas”, afirmó el presidente del CICR, Peter Maurer. “Describe maneras mediante las cuales el CICR y otros actores pueden lograr que los principios básicos del derecho internacional humanitario se impregnen en el ADN de todos los miembros de las fuerzas armadas y los grupos armados”.

El estudio está disponible en inglés

Para más información:
Matthew CLANCY, CICR Ginebra, tel: +41 79 574 15 54, mclancy@icrc.org