Israel: el acceso a la atención de salud no es negociable

30 octubre 2015
Israel: el acceso a la atención de salud no es negociable

Jerusalén (CICR) - Al CICR le preocupan las dificultades que afrontan los hospitales para brindar servicios de atención médica y de salud en la situación actual.

Varios incidentes que han tenido lugar en los últimos días afectan la atención que se brinda a los pacientes y su bienestar, y suponen un obstáculo para la capacidad del personal médico de los hospitales a la hora de prestar servicios muy necesarios.

El hospital de Makassed, que tiene el mayor departamento de Urgencias de Jerusalén Oriental, ha sufrido en los últimos días ingresos reiterados en sus instalaciones por parte de los servicios de seguridad israelíes.

"La tensión alcanzó un máximo el miércoles, cuando unos 40 policías armados entraron en el hospital de Makassed y perturbaron los servicios médicos durante más de una hora. A varios miembros de nuestro personal se les impidió regresar para atender a sus pacientes, algunos de los cuales están graves", señaló el doctor Rafiq Husseini, director general del hospital de Makassed. "Es la primera vez en la historia que este hospital afronta una situación así", añadió Husseini. "Es sumamente difícil gestionar un hospital en estas condiciones".

El incidente más reciente tuvo lugar ayer. Un choque entre el personal del hospital y las fuerzas de seguridad que trataban de volver a ingresar a las instalaciones culminó con el uso de gases lacrimógenos y balas de goma y con un paciente y un miembro del personal del hospital heridos.

"Estaba allí con un equipo del CICR", afirmó Christian Cardon, jefe de la misión del CICR en Jerusalén. "Inmediatamente me puse en contacto con las fuerzas de seguridad israelíes, para contener la situación y evitar nuevas escaladas".

En las operaciones policiales, las medidas de seguridad lícitas deben adaptarse para garantizar un acceso adecuado a la asistencia de salud y no deben perturbar los servicios médicos ni tener el efecto de intimidar ni amenazar al personal o a los pacientes.

"Somos plenamente conscientes de los desafíos que afrontan las autoridades en la situación actual, pero les pedimos que se aseguren de que los prestadores de asistencia de salud, como la Media Luna Roja Palestina, así como los pacientes, puedan llegar a los hospitales sin demoras innecesarias".

Se debe respetar y proteger en todo momento al personal y las instalaciones de salud, y el personal debe poder trabajar en un entorno seguro.

Los hospitales de Jerusalén Oriental han recibido a más de 370 personas heridas desde el 1° de octubre. El CICR colabora estrechamente con los hospitales de todo Jerusalén Oriental durante la crisis y ha distribuido medicamentos y otros insumos médicos al hospital de Makassed y al Ministerio de Salud palestino en Cisjordania. También brinda apoyo a la Media Luna Roja Palestina y al Magen David Adom en su respuesta a la crisis.

Para más información:
Nadia Dibsy, CICR, Jerusalén, tel.: +972 52601 91 48
Krista Armstrong, CICR, Jerusalén, tel.: +972 52601 91 50

Suscríbase a nuestro boletín